El Tribunal Supremo garantiza que los autónomos pueden deducir las comidas de empresa aunque no cierren ningún negocio en ellas



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Dos mujeres en un restaurante de la Barceloneta en Barcelona.
Dos mujeres en un restaurante de la Barceloneta en Barcelona.Enric Fontcuberta / EFE

Los trabajadores autónomos pueden deducir las comidas de negocios que toman con sus clientes, independientemente de que acepten o no un contrato de sociedad. Así lo estableció el Tribunal Supremo en sentencia dictada el pasado mes de marzo, revelada este viernes por el portal AutonomosyEmprendedor.es, y al que tuvo acceso Alicantur. En él, se rompe con la doctrina según la cual las autoridades tributarias habían considerado no deducibles tales gastos, al entenderse que no estaban directamente relacionados con la actividad desarrollada por el trabajador autónomo.

MÁS INFORMACIÓN

El cambio de paradigma en la asimilación de estos gastos está contenido en la consideración de los mismos por parte del Tribunal Supremo, que ahora pone bajo el paraguas que su objetivo es «obtener un mejor resultado empresarial». «Por tanto, aquellos gastos que sean donaciones o obsequios son deducibles» ―esta contraprestación fue la que impidió que fueran descontados «,» coloquialmente se les conoce como atención a los clientes o al propio personal «. ingresos para reconocer el carácter laboral de esa reunión.

«Lo que ofrece esta sentencia es seguridad jurídica», dice Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). “Cuando un autónomo se encontraba hasta ahora con una inspección, muchas veces la justificación de los gastos de las comidas dependía del criterio particular de quien realizaba esa inspección”, subraya. «Ahora el Supremo determina la forma concreta en que debe hacerse».

A partir de ahora bastará, acreditar la reunión, la presentación de un mensaje de texto o vía WhatsApp, un correo electrónico -en el que se informa al cliente del deseo de organizar una reunión en forma de comida-, una llamada telefónica, o con acreditar que la otra persona pertenece a la cartera de clientes habitual. “Es fundamental que se tenga claro cuáles son las formas en las que se puede acreditar, porque es precisamente esto lo que da seguridad jurídica a los autónomos”, dice Amor.

Resultado futuro

En la sentencia, el Tribunal Supremo pretende que si bien los almuerzos de empresa, obsequios a clientes o gastos promocionales no tienen como objetivo «la consecución directa e inmediata de los mejores resultados», por su propia naturaleza y características «persiguen un resultado indirecto y futuro». . Razón por la que pueden estar relacionados con los ingresos. «El servicio al cliente y al proveedor básicamente trata de apoyarse mutuamente para el futuro», añade.

Si bien la ATA no especifica si los autónomos a los que no se les permitió deducir una serie de gastos por estos conceptos podrán solicitarlos retroactivamente con este cambio normativo, lo consideran factible para todos aquellos que han impugnado judicialmente las resoluciones. de Hacienda y que aún se encuentran pendientes de resolución.

Sin embargo, lamentan que muchos autónomos -según las últimas cifras del Ministerio de Seguridad Social, se contabilizaron 3.320.983 afiliados medios en junio, 13.045 más que el mes anterior- estén en disputa para obtener el reconocimiento como coste laboral de todos aquellos desembolsos derivados de la adaptación al teletrabajo. “Porque no son ellos los que voluntariamente decidieron trabajar a distancia, sino que fue algo impuesto”, dice Amor.

Consulte la sentencia por la que el Tribunal Supremo garantiza a los autónomos la deducción de las comidas de trabajo. Si no puede ver la imagen correctamente, descargue el documento PDF aquí.