«El Tribunal Supremo nos abre las puertas para ser más ambiciosos con la ley de» motociclistas «



La actualidad en Alicantur Noticias

La ministra de Trabajo Yolanda Díaz está retomando paulatinamente los planes que tenía cuando llegó al gobierno. El cambio de reforma laboral del PP ya ha vuelto a su agenda inmediata. No es que estuviera perdido. Nunca lo hizo, pero se pospuso debido a la necesidad de una respuesta urgente a la pandemia. Aunque antes de llegar a este punto hay otro: el falso autónomo y el caballeros. «Llamaré a los agentes sociales la semana que viene [para regular claramente la diferencia entre asalariados y autónomos]”, Respondió en el programa especial organizado por Alicantur en el que dio respuesta a las preguntas de los trabajadores, desempleados y emprendedores sobre el mercado laboral, ERTE, la precariedad y sobre sus próximos proyectos de futuro.

Respecto a este próximo diálogo social, comenzó destacando que desde el principio siempre ha dejado claro que los distribuidores de plataformas digitales «no son emprendedores». Sin embargo, admitió que le sorprendió el fallo de la Corte Suprema sobre un botones de Glovo que resolvió la disputa legal sobre si el caballeros ¿Están asalariados o no? «Fue muy fuerte». Tanto es así que le llevó a ir más allá de lo que tenía en mente en principio, a ser más ambicioso en el reglamento que tiene previsto en este grupo. Así explicó hablando de la frase: “Ha surgido lo que pensamos que quería decir, nos dice claramente que estas empresas no son intermediarias. Abre nuestra atención ”.

En la misma línea que expresan en privado los líderes de algunos empresarios, Díaz señaló que, para ella, este tipo de empresas compiten de manera injusta al asumir menores costos laborales que otras de la misma industria que contratan a sus distribuidores, uno de ellos. el último sería Just Eat.

Pero en España, la reforma laboral, con todo su significado político, siempre llama la atención. “Durante estos meses hemos demostrado que la legislación del PP no está al servicio de la situación actual. Hemos pasado por alto la reforma laboral ”, reiteró en varias ocasiones. Y esto le lleva a asentarse en su posición inicial: «Sobre esto estamos a punto de emprender la primera parte del acuerdo de gobierno». Esto significa que comenzarán por modificar la negociación colectiva y terminarán con la primacía de los convenios corporativos. «Que los propios negociadores decidan cuál es el acuerdo de referencia para cada sector».

Díaz siempre ha sido crítico con los cambios en la negociación colectiva introducidos por la reforma de 2012 porque «rompieron el equilibrio» entre empleadores y trabajadores. Su intención ahora sería «reequilibrar» esa relación devolviendo a los negociadores de los sectores, donde los sindicatos tienen más fuerza, la posibilidad de decidir qué acuerdo prevalece: el de empresa o el de sector.

Los otros puntos que pretende abordar son la ultraactividad o prórroga indefinida de los convenios hasta su renovación, que en 2012 estaba limitada a un año, y la disciplina de la subcontratación. “A veces hay niveles de competencia desleal entre empresas en esto”, enfatizó sobre los subcontratistas.

Los participantes del programa también le preguntaron a Díaz sobre el desempleo y las dificultades de los ancianos para reingresar al mercado laboral. Habló de «drama» y aprovechó para anticipar que en los presupuestos de 2021 el rubro dedicado a políticas laborales activas crecerá un 30%. “Los redirigiremos en el sentido que nos pide Europa. Trazando patrones e itinerarios individualizados «. La reforma de la política de empleo es uno de los temas pendientes en España. Los informes que publica periódicamente la Unión Europea con recomendaciones suelen indicar la necesidad de que los gobiernos acometan este cambio, lo que hasta ahora no se ha hecho.

Díaz se expandió aún más a la hora de hablar de discriminación contra las mujeres mayores en el mercado laboral en los procesos de selección. Un participante lo instó a legislar para prohibir la necesidad de detallar el género y la edad en el currículum. El ministro recordó que esto solo se hacía en Francia, pero se mostró receptivo. «Lo estudiaremos bien y actuaremos, porque siendo mujer y más de 40 está claro que no importa cuánta experiencia tengas ni seas una gran profesional». [porque habrá discriminación]».

El desempleo juvenil también estuvo presente, un problema eterno en el mercado laboral. Sus cifras, superiores al 40%, le parecen «intolerables» a Díaz. Para ella esto no se debe a la calificación de los trabajadores jóvenes, que están “sobrecualificados”. El ministro apunta a uno de los culpables tradicionales denunciados por varias áreas: «El modelo productivo». “Los jóvenes no tienen problemas de formación. Tenemos un modelo productivo muy sesgado hacia el sector servicios. Y esto los expulsa. Siempre doy información, en España no se utilizan contratos de formación porque hay fórmulas más baratas y más precarias ”.

Sin embargo, también se centró en la «cultura de la precariedad y la temporalidad», y luego invitó a las empresas a cambiarla. “Sin lugar a dudas, es necesario cambiar las reglas. Desde 1984 venimos impulsando un marco legislativo que premia la expulsión de los jóvenes del mercado laboral. Y otro factor que tenemos es un mercado profundamente envejecido, no podemos afrontar la digitalización de este sin los jóvenes ”.

Entre los temas que se abordaron en el programa, también estuvieron ERTE. Díaz destacó que actualmente «no hay registro colectivo sin reconocer o pagar». Aunque reconoció que podría haber problemas en casos individuales. Un participante destacó uno de los puntos que están negociando con los agentes sociales: mayor protección a través de beneficios para los trabajadores afectados por ERTE en comparación con los que están en paro. «Tiene razón», admitió, «hemos convocado una mesa de diálogo y los agentes sociales acuerdan proteger a las personas». Díaz se refiere al extraordinario subsidio que había finalizado con sindicatos y empresarios este verano, pero no fue del todo exitoso.

Desde que se aprobó el reglamento extraordinario de la ERTE, una pregunta recurrente es cuánto tiempo se mantendrá el mecanismo y las ayudas excepcionales. «Mientras sea necesario», reiteró Díaz, quien no desaprovecha la oportunidad de recordar que dejar caer un instrumento que, en su opinión, ha funcionado «sería un grave error». Y en esta ocasión lo hizo apoyado en los últimos consejos del FMI, que esta semana advirtió del riesgo de retirar prematuramente las ayudas sociales y económicas.

Uno de los problemas encontrados durante la pandemia fue la dificultad del colectivo de artistas para acceder a la protección ordinaria frente al desempleo de otros trabajadores. Al ser consultado sobre esto, el ministro de Trabajo destacó que el reglamento actual es de 1985. «Estamos trabajando con los estándares del siglo XX», describió. Dicho esto, prometió, «con el Ministro de Cultura». [José Manuel Rodríguez Uribe], para “redactar un estatuto para el artista tan pronto como la pandemia lo permita”.