El Tribunal Supremo permite que Andalucía confine un municipio de Jaén



El periódico digital de Alicantur Noticias

Unidad de prueba móvil para covid-19.
Unidad de prueba móvil para covid-19.JUNTA / Europa Press

El Tribunal Supremo aprobó este jueves el encierro decretado por la Junta de Andalucía en Piel de ternera (Jaén, 5.200 habitantes) y que había sido rechazada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). La resolución establece el criterio ya establecido por los jueces de la sección cuarta de la sala procesal según el cual las comunidades pueden limitar derechos fundamentales (en este caso la circulación) invocando las leyes de salud vigentes siempre que justifiquen que la medida es «necesario y proporcionado».

Es la primera vez que el Tribunal Supremo corrige al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, una de cuyas salas ha desestimado hasta ahora todos los confinamientos propuestos por el Consell, argumentando que no estaban justificados ni convenientes. El Tribunal Supremo, en sus anteriores resoluciones, ya había sostenido que la comunidad podía limitar la libertad de circulación de los ciudadanos de los municipios de alta incidencia, pero constató que la Junta de Andalucía no había justificado suficientemente sus solicitudes ni los había protegido en datos de los que pudieran concluir que la medida era necesaria.

Más información

El Colegio tomó nota de ello y esta vez convenció a la Audiencia Nacional incorporando en su solicitud las aclaraciones y precauciones requeridas por la Corte Suprema. Los magistrados aseguran que no hay motivo para rechazar la disposición, por la alta incidencia de la enfermedad (1.793 casos por 100.000 habitantes) y el resto de datos ofrecidos por la Junta de Andalucía, principalmente, el alto nivel de pacientes asintomáticos, cuyo la movilidad podría intensificar las infecciones en las ciudades vecinas. Estos datos fueron recogidos en el informe técnico de la Comisión de Alerta Sanitaria de Alto Impacto de la Provincia de Jaén. Además, la Corte Suprema considera que la restricción es necesaria y proporcionada porque está limitada a una semana, puede dejarse sin efecto antes de su vencimiento y no impide ni circula dentro del municipio, ni transita en el mismo, ni movimientos por causa de Causas justificadas (como viajes a centros de salud, educación o trabajo).

El juzgado recuerda que la clave para ratificar o no una medida de este tipo no está «en la ampliación», sino en la intensidad de la limitación, y que en el caso del municipio de Jaén tiene un alcance relativo. Además, la Corte Suprema no coincide con el TSJA en que hubo un elemento adicional para no ratificar la orden de prisión, en contra de lo dispuesto en Reglamento de la Unión Europea 2021/1953, que rechaza las restricciones a la libertad de circulación que no tienen en cuenta la existencia de ciudadanos ya vacunados y en posesión del llamado pasaporte covid.

La Sala explica que las restricciones adicionales a la libertad de movimiento de las que los Estados deben abstenerse son el requisito de pruebas adicionales, cuarentena o autoaislamiento relacionados con los viajes de los titulares de estos documentos emitidos en otros países de la UE.

La sentencia indica que la ordenanza de la Junta de Andalucía sobre Peal de Becerro no impone ninguna de estas restricciones adicionales, aparte de que el reglamento europeo admite, en determinadas condiciones, la competencia de los Estados para establecerlas también a los titulares de certificados de vacunación. Por tanto, según el Tribunal Superior, no existe un trato diferente para los titulares de dichos certificados y la orden del Colegio no es contraria al Reglamento Europeo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *