Elecciones en Ecuador y Perú: entre la incertidumbre y la pandemia



El periódico digital de Alicantur Noticias

Actualizado

Los dos países andinos celebran hoy la presidencia sin candidato preferido

Los empleados preparan materiales electorales en Quito.
Los empleados preparan materiales electorales en Quito.AFP

Las elecciones presidenciales de hoy en Ecuador y Perú son el mejor ejemplo de las dudas políticas que marcan los tiempos del coronavirus, con altas dosis de incertidumbre, muchos indecisos y con el martillo de la pandemia que no deja respirar a sus sociedades.

Se reabrirán las urnas para que los ecuatorianos decidan el regreso al poder del corresmo, con el gran líder Rafael Correa en el exilio, condenado a ocho años de prisión por corrupción. En Perú, el terremoto político es tan profundo que la actual legislatura ya ha visto a cuatro presidentes diferentes, además de la larga lista de ex presidentes que han ido a la cárcel.

Los resultados son completamente abiertos en ambos países andinos, que están sufriendo el embate del Covid: en ocho de las 23 provincias de Ecuador se mantuvo en estado de excepción hasta ayer mientras que Perú registró más de 700 muertes diarias en marzo.

La abrumadora ventaja del actual Andrés Arauz (32,72% en la primera vuelta frente al 19,74% del ultraderechista Guillermo Lasso) más las protestas indígenas lideradas por Yaku Pérez, que se quedó fuera por 32.000 votos, han adelantado una cómoda papeleta para la norma – portador Union for Hope. Pero en solo un mes la tendencia se ha revertido de tal manera que La inesperada remontada de Lasso se cuenta en todas las encuestasAlgunos incluso apostaron por el empate técnico, a pesar del favoritismo de Arauz.

“No esperaban tanto que Lasso renovara su imagen, su discurso y su propuesta. Curiosamente, los más jóvenes (entre 18 y 25) votan por Lasso (65). Mi teoría es que para los jóvenes solo existían. palacio presidencial de Carondelet Rafael Correa y Lenn Moreno ”, dice el analista Matas Abad para EL MUNDO.

En la primera vuelta, Lasso quedó atrapado dentro de los límites ideológicos de su movimiento CREO y su aliado, el Partido Social Cristiano (PSC), plataforma conservadora a la que sumó su pertenencia al Opus Dei y su pasado como banquero, un estigma para buena parte del pais.

“En la estrategia de Lasso, desde el lema ‘Encontrmonos’ tiene un concepto claro de ‘todos somos’ frente a él, Correa. Abrieron el espectro ideológico, moderaron su discurso, se encontraron con minorías”, revela Abad, profesor de Estudios Globales. en la Universidad del Azuay.

Los 13 puntos de ventaja inicial se han reducido manteniendo un altísimo porcentaje de indecisos, en torno al 15%. Las espadas políticas están arriba aunque un Arauz bajista se reserva un colchón de voto en los estratos populares que escapan a las medidas.

Una cuarta característica distingue ambos procesos electorales: el impacto de los debates. Si en Ecuador fue el inicio no oficial de la segunda campaña, en Perú expuso a los 18 candidatos a un país cansado de políticos y escándalos en una campaña minimizada por el coronavirus.

Las encuestas confirman que hasta siete candidatos pueden impugnar el voto seguro de junio. El centrista Yonhy lescano, de Accin Popular, se queda al frente de una escuadra con nmeros muy parecidos: la derecha Hernando de Soto, quien se benefició de su fortaleza en los debates presidenciales; el populista Keiko Fujimori, quien ya ingresó a la presidencia hace cuatro años, y la izquierda Vernika mendoza, candidato del Grupo Puebla.

El ex alcalde todavía aspira muy cerca de ellos George Forsyth, ex portero de Alianza de Lima, y ​​el BolsonaristaRafael López Aliaga. Incluso el sindicalista Pedro Castillo Sueña con un voto que nadie tiene seguro en las elecciones con la mayor incertidumbre de la historia.

.