Elecciones estadounidenses de última hora, en directo | La mitad de los votantes en 2016 ya votaron una semana antes de las elecciones de este año.



El periódico digital de Alicantur Noticias

El candidato demócrata, Joe Biden, en Atlanta este martes.
El candidato demócrata, Joe Biden, en Atlanta este martes.BRIAN SNYDER / Reuters

Solo queda una semana para el final de este ciclo electoral que culmina con la votación del 3 de noviembre. Con la pandemia desenfrenada en el país, la batalla por la presidencia en Estados Unidos parece destinada a batir récords, y no siempre positiva: es el proceso electoral en el que más dinero se ha gastado en la historia de Estados Unidos, ha dado lugar a uno de los nombramientos de la El Tribunal Supremo es el más rápido en la historia moderna y se encuentra entre los registros diarios más altos de infecciones por coronavirus. Y probablemente el superlativo más positivo: estas podrían ser las elecciones con mayor participación esperada en más de un siglo. La mitad de los votantes en 2016 ya votaron una semana antes de las elecciones de este año.

Con menos del 3% de votantes indecisos, las campañas del martes buscaron aumentar el apoyo a sus partidos con eventos en todo el país: Trump realizó tres de sus actos masivos a los que no se rindió durante la pandemia en Michigan, Nebraska y Wisconsin, mientras que Pence hizo lo mismo en Carolina. La esposa y la hija del presidente también participaron activamente en la campaña. La primera dama Melania Trump centró su primera campaña en solitario en 2020 hablando de la pandemia de coronavirus. Criticó a los demócratas por supuestamente politizar la pandemia y pidió más respeto en el entorno político porque los niños los están mirando. La primera dama acusó a Biden, a quien calificó de «socialista» por sugerir que haría un mejor trabajo para abordar la pandemia que ya ha matado a más de 220.000 vidas en los Estados Unidos. «Bueno, el pueblo estadounidense puede mirar los 36 años de Joe Biden en el Congreso y los ocho como vicepresidente y determinar si creen que finalmente podrá hacer algo por el pueblo estadounidense», concluyó.

Los demócratas, que tienen una forma completamente diferente de hacer campaña en medio de la crisis del coronavirus, con actos frente a una audiencia mucho más pequeña, están apostando por este último rasgo a los feudos republicanos: Joe Biden hizo dos paradas en Georgia, un estado. Republicano tradicional, pero donde la alta movilización de los afroamericanos les hace soñar con la posibilidad de cambiar de color. Además, esta semana, el exvicepresidente tiene previsto viajar a Iowa, mientras que su «número dos», Kamala Harris, estará el viernes en Texas, dos estados que suelen apoyar a los republicanos y donde Trump ganó cómodamente en 2016. Sin embargo, el territorio se ha vuelto competitivo y ya se ha votado más del 80% del sufragio total de las anteriores elecciones presidenciales. Además, este martes la campaña de Biden recibió el impulso del expresidente Barack Obama en Orlando (Florida).

Regístrese aquí en Boletin informativo semanal sobre elecciones en los Estados Unidos