Entra en prisión el décimo recluso de los «Hermanos Koala» por el asalto a un joven en Amorebieta



El periódico digital de Alicantur Noticias

Cientos de personas se dieron cita este jueves en Lemoa (Bizkaia) para condenar el ataque colectivo a Alex, el vecino aún en estado crítico.
Cientos de personas se dieron cita este jueves en Lemoa (Bizkaia) para condenar el ataque colectivo a Alex, el vecino aún en estado crítico.Miguel Toña / EFE

El Hermanos koala ya hay diez menos. La banda violenta que dejó en coma a un joven en la madrugada del domingo 25 de julio, en la localidad vizcaína de Amorebieta, sigue perdiendo unidad. El juez de Durango que investiga el caso ordenó que el último de los diez presuntos pandilleros detenidos este lunes ingrese al penal de Basauri. Fue localizado por la Guardia Civil en Medina de Pomar (Burgos) y posteriormente entregado a la Policía Vasca. Alexandru Andrei Ionita, de 23 años, residente en Lemoa (Bizkaia), sigue internado en el hospital de Bizkaia en Cruces tras la brutal paliza que los agresores registraron y difundieron en Internet. Su familia informó hoy que se sometió a una cirugía en el lado izquierdo de su cráneo, donde sufrió las lesiones más peligrosas, y los médicos le realizarán una traqueotomía el miércoles.

En Amorebieta no hablamos de otra cosa. La ciudad todavía está en estado de shock. Los jóvenes describen a Álex, la víctima, como un chico muy simpático, y a los agresores como peligrosos hombres violentos que esa madrugada del domingo y al día siguiente sembraron el pánico no solo por el atentado contra Álex, sino también por las peleas que buscaban en la ciudad. Zona del bar Amorebieta y por los daños ocasionados en varios puntos del país. La policía vasca los siguió durante tres años. Los agentes mezclan la responsabilidad de la banda en otros tres atentados, con asaltos y robos, también en la localidad de Bizkaia. “Ahora todo el mundo conoce a alguien que conoce a un pandillero, pero la verdad es que hasta la golpiza nunca había oído hablar de ellos”, dice Amaya, vendedora de una tienda cercana al parque donde actúa.

Ertzaintza ya tenía conocimiento de los antecedentes de robos y asaltos de muchos de ellos, y de su historial criminal en muchas ciudades del cinturón industrial de Bilbao, con asaltos, robos y tratos humillantes a mujeres y miembros del colectivo LGTBI. Pero en Amorebieta no habían oído hablar de los Koala Brothers hasta la madrugada de hace dos domingos. De los nueve detenidos, cuatro fueron enviados a centros juveniles, otros cuatro a la cárcel y otro menor quedó en libertad condicional por cargos. La edad de los integrantes de la banda varía de 15 a 38 años. Los mayores serían los hermanos que dan nombre a la pandilla y que someterían a sus nuevos miembros a ritos de iniciación para demostrar su conexión con la pandilla. Ritos que incorporan asaltos y robos.

La Municipalidad de Amorebieta, que emitió una nota poco después del ataque, insiste en que el pueblo es un espacio seguro, pero prefiere no discutir el tema. Cientos de personas se reunieron este jueves frente al Ayuntamiento de Lemoa, donde se ubicaba la residencia de Álex, para denunciar los hechos de violencia.

El secretario general del sindicato Erne, Roberto Seijó, aseguró este lunes que la Ertzaintza tiene conocimiento de la existencia de al menos cuatro bandas violentas y organizadas que operan en Bizkaia y decenas de otros grupos delictivos juveniles en todo el País Vasco. En una entrevista con Radio Euskadi, Seijó solicitó una unidad específica dentro de la policía vasca para combatir estas bandas de menores, como también lo solicitó la Fiscalía y el Poder Judicial vasco. Según sus datos, en 2019 ya existían 4 bandas juveniles «importantes», organizadas y violentas, pero hay más de 24 agrupaciones «de pandilleros que cometen actos delictivos» en Bizkaia, cuatro en Gipuzkoa y una en Álava, por tanto «. quizás hay más de ellos hoy ”, dijo.