Entre 60 y muertos



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Entre 60 y muertos

Estoy en esa edad difícil, la crisis de los 60 años. Hasta hace dos días, formaba parte del grupo de 60 a 65 años que recibiría la vacuna AstraZeneca. Ahora estoy asignado al 60-69, aunque no he notado ningún cambio fisiológico debido a él. Mi hermano tiene 72 años y está llegando al borde del cielo de las vacunas por fuera. Es posible que me vacunen antes que él, contra todos los criterios racionales. Si la crisis de los cuarenta se refiere al adiós irreversible de la juventud, los sesenta consisten sobre todo en mirar a los mayores y en remojar las barbas. Tu preocupación no gira en torno al otoño en el que vives, sino al eterno invierno que te espera al otro lado del río. Pero bueno, supongo que va a pasar a los 65, como prescribe la crisis de los cuarenta a los 45. Ley de la vida.

Después de esta gran introducción metafísica y límite, echemos un vistazo a los números que siguen al solvente análisis matemático de Kiko Llaneras, experto en datos de esta revista. Una persona entre 60 y 69 años, como la que habla con usted, tiene una probabilidad de dos por millón (0,0002%) de desarrollar un trombo después de recibir la vacuna AstraZeneca. Si no está vacunado e infectado, el riesgo de ingresar a la UCI es de 140 por millón (0,001%), o setenta veces más. Solo con esos datos, derivados de la experiencia británica, me habría vacunado.

Rechazar la vacuna AstraZeneca, como rechazar las vacunas en general, es un error a cualquier edad, pero en la mía llega a la categoría de estupidez

Pero esto presupone una baja incidencia de contagio. Con una incidencia alta, como la exhibida en mi ciudad, el riesgo de enfermar de covid severo se multiplica por 200 a la edad de 65 años, y por tanto la ventaja de estar vacunado asciende a 14.000 veces. Rechazar la vacuna AstraZeneca, como rechazar las vacunas en general, es un error a cualquier edad, pero en la mía llega a la categoría de estupidez.

Sin embargo, los veinte son una excepción. A su edad, el virus pierde tanto vapor que el riesgo de enfermarse gravemente es similar al de sufrir un trombo de AstraZeneca, ambos extremadamente bajos. Por lo tanto, el regulador del Reino Unido ha preferido vacunar a las personas de 20 a 29 años, cuando sea necesario, con cualquier otro producto. Con esta advertencia, los beneficios de vacunarse con AstraZeneca son abrumadores para cualquier persona mayor de 30 años. Los límites de edad que están probando España y otros países europeos no parecen haber sido diseñados por científicos, sino por abogados que intentan evitar futuras demandas o costos electorales. Un grave error político, y no uno de los más fáciles de corregir.

La prioridad en España es vacunar a todas las personas en riesgo lo antes posible, con especial atención a las personas mayores y los enfermos crónicos. Que me vacune antes que mi hermano de 72 años no tiene el menor sentido. Los trombos de AstraZeneca son como un petardo en un concierto, donde la gente acaba muriendo intentando escapar. Tiempos difíciles para la ética.

Puedes seguir IMPORTA en Facebook, Gorjeo es Instagramo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.