Equipamiento, anticipación y «mirar hacia adelante»: buenas prácticas para conducir una motocicleta



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Cuando nos subimos a la bici, debemos ser conscientes de que tenemos una gran responsabilidad no solo por nuestra propia seguridad sino también por la del resto de usuarios de la vía. Por ello, es importante tener en cuenta una serie de consideraciones antes de arrancar y pensar en diferentes campos como el equipamiento, la técnica, el estado de la motocicleta y el propio flujo del tráfico y otros aspectos adicionales a disfruta plenamente de la bicicleta.

1. Equipo piloto: El conductor, y también el pasajero, debe traer el equipo adecuado para conducir una motocicleta. El uso de casco es obligatorio, pero recuerda que debe estar homologado, ser de tu talla y llevarlo correctamente abrochado. Segundo Continental, es preferible elegir un casco integral, ya que ofrece una mejor protección que los cascos abiertos en general. Los guantes también están a punto de ser obligatorios, pero es fundamental estar bien protegido tanto en las manos como en el resto del cuerpo, por lo que es buena idea contar con ropa de moto específica para protegernos con guantes, pantalón, chaqueta y botas. con protecciones especiales contra la abrasión y elementos reflectantes. Además, suelen ser prendas que protegen del frío o con rejillas de ventilación para el verano y materiales impermeables contra la lluvia.

Dos. Conduciendo con tus ojos: Seguro que has oído hablar de la recomendación de «apartar la mirada» de la escuela de conducción o de otro lugar; cuando vas en moto. Esta técnica consiste en fijar la mirada en la zona a la que te diriges o donde quieres ir con tu vehículo. Esto ayudará a su bicicleta a seguir la dirección con mayor precisión. También hay que tener en cuenta que los espejos no son decorativos, por lo que es importante mirar a izquierda y derecha con alta frecuencia, por ejemplo, cada 5-10 segundos en la ciudad y cada 15-20 segundos en la carretera. Además, a la hora de realizar cualquier maniobra (cambio de sentido o de carril), no debemos olvidarnos del ángulo muerto, por lo que siempre tendremos que echar un vistazo a un lado para asegurarnos de que no haya vehículos pasando por nuestro lado.

3. Anticipación: Más que una técnica, se puede decir que es una actitud. Piense en los posibles movimientos que pueden realizar otros vehículos, por muy locos o incorrectos que parezcan, y deje suficiente espacio para que usted reaccione a tiempo.

Cuatro. Distancias de seguridad: La distancia con el vehículo de delante debe ser la que nos permita frenar o frenar ante una posible colisión. A menudo se habla de la «regla de los 2 segundos», que consiste en contar 2 segundos de espacio desde que el vehículo pasa por un punto fijo de la carretera hasta que pasa o 3 segundos en carreteras interurbanas. También hay que hablar de adelantamientos, donde hay que evaluar las condiciones de seguridad con respecto al vehículo al que se está adelantando y la distancia necesaria para completar la maniobra de adelantamiento sin comprometer a otros usuarios.

5. Reacondicionamiento de la motocicleta: Su motocicleta o ciclomotor necesita inspecciones periódicas, no solo para aprobar la BTI sino también para garantizar su seguridad. En Continental siempre recomiendan que compruebes primero el estado de tus neumáticos de vez en cuando (una vez a la semana), comprobando la presión, el estado general del neumático y la profundidad de la banda de rodadura. En caso de desgaste excesivo o anormal, se recomienda reemplazar los neumáticos por otros nuevos. También es una buena práctica comprobar la iluminación (luces de posición, baja, alta, intermitentes y matrícula), el estado de los retrovisores, los frenos (líquido, cables, discos o tambores), los niveles de aceite y otros líquidos, la transmisión (cadena, cardán y correa) y el motor (fugas de líquido, ruidos y filtros de aire, aceite y gasolina).

6. Cero alcohol, cero drogas: Obviamente olvídate del alcohol. No pienses en el límite (0,25 mg / l de aire exhalado) o si te multan o no. Asimismo, consulte con su médico por si le afecta de alguna forma o le hace incompatible con la conducción por posibles efectos adversos que podrían ponerle en riesgo.

7. Precaución en entornos urbanos y distancias cortas: El usuario tiende a bajar la guardia en el entorno urbano y en viajes cortos, uno de los mayores errores que se pueden cometer y que está certificado por los datos negativos sobre accidentes y bajas en estas zonas.

8. Mayor cuidado en condiciones adversas: Si normalmente tiene que conducir una motocicleta con los cinco sentidos, cuando las condiciones son más difíciles, debe prestar más atención y cuidado. En situaciones de lluvia, nieve, noche o poca visibilidad, no solo debes ser extremadamente cauteloso sino también tomar algunas medidas como reducir la velocidad, aumentar las distancias de seguridad, descansar más seguido y cambiar la forma de conducir. Por ejemplo, evite pisar pintura en condiciones de humedad, conduzca en marchas más altas y frene y acelere con más suavidad para evitar perder agarre o adaptar la velocidad a la visibilidad en condiciones de niebla.

9. Qué hacer en caso de caída: Si lamentablemente sufrimos una caída, lo primero que debemos hacer es desenganchar el manillar para no ser arrastrado por la bicicleta. No intentes levantarte antes de que todo tu cuerpo se haya detenido para no sufrir más caídas y golpes. No importa lo leve que haya sido la caída, tómate un tiempo para descansar y pide ayuda si es necesario. También haz una revisión completa de la bicicleta para ver si puedes continuar con ella. En caso de la más mínima duda es preferible solicitar asistencia en una grúa para que la revisen en el taller. En cualquier caso, después de un golpe de este tipo, se recomienda una revisión exhaustiva profesional si se vieron afectados elementos importantes como los frenos, las luces, el motor, las ruedas (llantas y neumáticos) o la batería.

10. Qué hacer en caso de accidente: Recuerda que si eres testigo de un accidente, estás obligado a prestar ayuda y buscar ayuda de las autoridades o asistencia médica. En ese momento, se solía hacer referencia a la regla PAS, que responde a las siglas de Proteger, Advertir y Ayuda. Esto es, en primer lugar, para proteger a los heridos, a nosotros mismos y al resto de usuarios que sufren el accidente. Después de eso no tienes que perder tiempo y tienes que llamar al número de emergencias 112 para que los trabajadores de la salud puedan venir lo antes posible. En el último momento dependerá de nosotros ayudar en nuestras posibilidades, pero sin intentar mover al lesionado, porque podríamos empeorar la situación.

Míralos
Comentarios

.