¿Es un delito poner la calcomanía de ITV en un automóvil que no la ha pasado?



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Él Corte Suprema lo condenó ajustado a los etiqueta la inspección técnica de vehículos (ITV) en un coche que no ha pasado se considera delito de uso de certificación falsa. De esta forma, la Audiencia Nacional resolvió una cuestión que había tenido sentencias contradictorias en varias audiencias provinciales.

En esto mismo sentido Ambos concluyeron una frase del Audiencia de Asturias, que consideró la etiqueta BTI como un documento oficial, como otro de Las Palmas, que entendió como un certificado. En ambos casos se constató que su uso por personas no autorizadas para ello constituía un delito de falsa certificación.

en reversa, el Audiencia de Barcelona argumentó que la etiqueta BTI tiene la naturaleza de una mera herramienta o marca distintiva que facilita el control policial, de ahí el uso de etiquetas adhesivas legítimas por parte de quienes no están autorizados a hacerlo no esta integrado en la noción de documento, envío o certificación a que se refiere el artículo 400 bis del Código Penal. El juzgado de Barcelona concluyó que solo la ficha o tarjeta tiene la condición de documento oficial, pero no su signo distintivo, por lo que sostuvo que su colocación estaba sancionada por vía administrativa y no penal.

Las motocicletas también deben pasar la BTI

Las motocicletas también deben pasar la BTI

Sin embargo, la Corte Suprema señala que la proceso de certificación y control corresponde a Administración PúblicaPor tanto, cualquier reproducción o manipulación de estas marcas o el uso no autorizado de sellos legítimos forma parte de la finalidad probatoria asignada a la placa original y adquiere su pleno significado, por lo que se incluye de lleno en el Código Penal.

El Tribunal Supremo confirmó una multa de 720 euros por el delito de utilizar un certificado falso

Además, recuerda que “la directiva europea sobre inspecciones técnicas periódicas de los vehículos de motor y sus remolques equipara la capacidad de demostración correspondiente al certificado de finalización BTI con la sellos adhesivos que se matriculen específicamente en esta función en lo que respecta a la superación de la prueba «.

En el caso concreto que da lugar a esta sentencia, el Tribunal Superior confirma una multa de 720 euros por delito de uso de certificado falso impuesta al propietario de un automóvil que tenía una calcomanía de ITV adherida a la ventana frontal que tenía una fecha de vigencia de septiembre de 2019, cuando el vehículo se había quedado sin inspección técnica al 5 de mayo de 2016.

Coches que superan la revisión de la ITV en una estación de Valencia

Coches que superan la revisión de la ITV en una estación de Valencia

Joaquin Corbalán / Getty Images

Según sentencia de un juzgado de Jerez de la Frontera, confirmada por el Juzgado de Cádiz y ahora por el Tribunal Supremo, el imputado, «con un final falso y para hacerlo no ser sancionado por haber caducado la BTI, utilizando un documento auténtico sin ser el legítimo dueño, procedió a pegar la calcomanía en su vehículo sin corresponder a su auto ”.

Él condenado se volvió hacia el Supremo alegando que su conducta no constituyó delito, considerando que el etiqueta mal adjunto no era un documento oficial ni una certificación para justificar la aplicación del artículo 400 bis del código penal.

Los coches mayores de cuatro años deben pasar ITV cada dos años; Desde los diez años, tienen que superarlo todos los años. El objetivo es garantizar en que estoy perfectas condiciones viajar sin suponer un riesgo para sus ocupantes, otros usuarios y el medio ambiente.

ITV Madrid

Estación ITV de Madrid

A pesar de ser un procedimiento obligatorio En nuestras carreteras hay copias que no han pasado, otras han caducado e incluso algunas unidades que se han descartado en primera instancia o que han fallado. En 2019, la DGT emitió medio millón de denuncias relacionadas con BTI.

Conduce con esto revisión caducada trae un Multa de hasta 200 euros. Sin embargo, los agentes no sancionaron a quienes pasaron el plazo durante el estado de alarma, ya que el gobierno extendió su vigencia. De hecho, ante la acumulación de inspecciones pendientes (estimadas en cinco millones), el Estado se vio obligado a prorrogar el BTI vencido por tres meses entre el 21 de junio -cuando cedió el estado de alarma- y el 31 de agosto.