Escándalo en Perú por vacunación irregular de altos funcionarios



La actualidad en Alicantur Noticias

Entre septiembre y enero pasado, con las dosis del estudio que se hizo con la vacuna Sinopharm en Perú, se produjeron estas vacunas, de las cuales no se reportaron y que afectaron a personas con poder de influir en su compra, lo que este domingo resultó en una serie de renuncias inmediatamente aceptadas por el actual presidente, Francisco Sagasti.

En las últimas horas la renuncia del Ministro de Relaciones Exteriores, Elizabeth astete, así como el Viceministro de Salud Pública, Luis Suarez, después del presidente del Consejo de Ministros, Violeta Bermúdez, preguntó quién había sido inmunizado de forma irregular con esas dosis.

«Estoy indignado y furioso por esta situación que pone en peligro todos los esfuerzos de los peruanos que trabajan en primera línea», dijo Sagasti en declaraciones al programa Cuarta Potencia. El mandatario agregó que «en nuestro país, lamentablemente, hemos visto un mal ejemplo de malos líderes», refiriéndose al expresidente. Martín Vizcarra (2018-2020), quien aseguró haber sido vacunado con una dosis de la fase experimental de Sinopharm en Perú.

Sagasti indicó que «ninguna» persona que se beneficiaría de estas vacunas tendrá un lugar en su gobierno.

Las consecuencias de esta crisis aún no se conocen, pero sin duda desestabilizan a un país severamente afectado por el covid-19 y que desde noviembre pasado vivía en graves tensiones políticas, el entonces presidente Vizcarra fue destituido del Congreso.

Esta crisis nació cuando Vizcarra, quien se postula al Congreso para las elecciones generales previstas para el 11 de abril, reveló que recibió la vacuna en octubre, cuando aún era jefe de Estado. Vizcarra dijo que fue vacunado como voluntario para los estudios de Sinopharm en Perú, pero el Universidad Cayetano Heredia, quien realiza estos estudios, negó estar en las listas de voluntarios, al igual que su esposa, quien también recibió la vacuna.

Ante esta negación, Vizcarra respondió que había recibido una cartilla de vacunación similar a la de los voluntarios reales y dijo estar muy sorprendido por la situación.

La revelación del ex presidente desató una serie de rumores de que otros funcionarios ejecutivos podrían haber aceptado las dosis que Sinopharm envió a Perú para probar en la última fase de pruebas.

Así que el viernes dimitió el ministro de Sanidad, Pilar Mazzetti, quien también ocupó el cargo de Vizcarra y se sospechaba que conocía las vacunas del exgobernador.

Sagasti informó que el nuevo Ministro de Salud, Oscar UgarteEl sábado recibió la renuncia del viceministro Suárez, a quien ya había aceptado, y que este domingo recibió la renuncia de Astete, que también aceptó. En entrevista con el programa Cuarto Poder, Ugarte dijo que los dos viceministros de la cartera de salud confirmaron este domingo que fueron vacunados junto a un grupo de funcionarios de ese ministerio en septiembre pasado.

En cuanto al canciller Elizabeth asteteUgarte confirmó que su vacunación se hizo el pasado mes de enero, «tras la firma del contrato» para la compra de 38 millones de vacunas con Sinopharm, de las cuales se acaba de recibir en el país el primer lote de un millón de dosis. En un comunicado público, el exministro aseguró conocer «el grave error que cometí, por lo que decidí no recibir la segunda dosis».

Astete dijo que aceptó una oferta para inocular la primera dosis de la vacuna Sinopharm el 22 de enero, «por lo que entendió que era un residuo del lote de vacunas administrado por la Universidad Cayetano Heredia». Lo hizo, explicó, por «no poder permitirse enfermarse» en el contexto de su trabajo en la lucha contra el covid-19.

.