España se encamina hacia otro estado de alarma



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Espana se encamina hacia otro estado de alarma

A medida que la incidencia del coronavirus aumenta prácticamente en todo el país, las herramientas legales para enfrentarlo son cada vez más breves. El estado de alarma, que permite limitaciones a la movilidad y otros derechos fundamentales, se abre como una herramienta en la que están pensando tanto el Gobierno como las comunidades autónomas, que han enviado su solicitud al Ejecutivo, entre ellas Asturias, Extremadura, La Rioja y País Vasco. El gobierno catalán ha convocado esta tarde una reunión de urgencia para valorar si también exige lo previsto por la Constitución.

Sánchez se mostró dispuesto a tomar medidas rigurosas porque, dijo, «la situación es grave» y «se acercan meses muy difíciles». Fuentes del Gobierno confirman que el Ejecutivo está pensando en el estado de alarma y la posibilidad de que se extienda a toda España en diferente medida, pero el presidente no ha aclarado si esta medida afecta al apoyo del PP (que ahora no ha hablado, pero en general se ha mostrado reacio a un nuevo estado de alarma) o está dispuesto a implementarlo sin su apoyo.

Varias comunidades (de momento Castilla y León, Murcia, Andalucía y Valencia) han anunciado el toque de queda nocturno con la mirada puesta en los juzgados, que tendrán que autorizarlos. El Madrid ha hecho algo similar, que limita la actividad y las reuniones a partir de la medianoche, pero no los movimientos. País Vasco y Melilla fueron los primeros en pedir formalmente un nuevo estado de alarma a Pedro Sánchez para imponer medidas extraordinarias y Asturias, La Rioja y Extremadura lo hicieron esta tarde. Mientras tanto, el gobierno está tratando de llegar a acuerdos con partidos y autonomías para recibir el apoyo necesario. El lehendakari Iñigo Urkullu precisó que está pidiendo un estado de alarma para toda España y que la gestión del mismo queda en manos de los presidentes de las comunidades autónomas.

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, anunció que su comunidad enviará su solicitud esta tarde. «Esto no es para limitar, es para limitar la movilidad», dijo.

El estado de alarma no es sinónimo de encierro doméstico. De hecho, es lo que las autoridades tratan de evitar por todos los medios con medidas intermedias. Así lo expresó el presidente del gobierno en un discurso que recordó mucho a los que hizo en la primavera, durante la primera ola de la epidemia. Ha hecho un llamado a la unidad, tanto de las Administraciones como de la ciudadanía para evitar restricciones totales a los movimientos, pero al mismo tiempo ha abierto la puerta a un nuevo estado de alarma para tomar medidas extraordinarias en aquellos lugares donde el riesgo es extremo.

Planes de salud por días para establecer un toque de queda nocturno en todo el territorio. El ministro Salvador Illa pidió un «apoyo claro» para poder hacerlo. Esto presupone la competencia de autonomías, que serían las que lo aplicarían, y un apoyo suficiente al Congreso de los Diputados, que tendría que votar a favor para poder prorrogarlo una vez iniciado. Ciudadanos ya ha ofrecido su voto para aprobar el estado de alarma y ha pedido al Partido Popular que lo apoye. Con los votos del PNV y Ciudadanos, el gobierno de coalición estaría muy cerca de sumar la mayoría al Congreso, pero el ejecutivo también preferiría contar con el apoyo del PP.

El presidente de la ciudad autónoma de Melilla, Eduardo de Castro (Cs), fue el primero en anunciar, este viernes, que había solicitado por escrito al gobierno de la nación aplicar el estado de alarma para permitir la detención nocturna. «La ciudad está al borde del colapso médico», justificó. Su proyecto es prohibir los movimientos injustificados de 22 a 6 de la mañana, en aplicación del artículo 11 de la ley que regula el estado de alarma, «para evitar botellas, fiestas privadas en domicilios, garajes, etc.»

Tribunal pendiente

El lehendakari, Iñigo Urkullu, compareció este viernes por la tarde para anunciar su petición y así tener amparo legal para las nuevas restricciones que quiere implementar en el País Vasco. Urkullu pide que el estado de alarma se extienda a toda España. La presidencia vasca tomó la decisión solo 24 horas después de conocer que el superior vasco de justicia no autorizaba medidas más restrictivas para la ciudadanía como prohibir reuniones en el ámbito público y privado, con más de seis personas. Este es precisamente el problema al que se enfrentan las autonomías cuando imponen medidas restrictivas de los derechos fundamentales (circulación, reunión …) sin estado de alarma: quedan en manos de los tribunales, que no siempre han establecido los mismos criterios. Permitieron algunas quejas y rechazaron otras. Todavía no hay precedentes de lo que harán con el toque de queda.

A costa de hacer cumplir el estado de alarma, algunas comunidades utilizan decretos que deben pasar por sus tribunales superiores de justicia. Castilla y León fue la primera en solicitar formalmente un toque de queda al gobierno. El primer ministro, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado que lo impondrá tras una reunión con el ministro de Salud, Salvador Illa, con quien se reunió este viernes. Mañueco e Illa insistieron en la importancia de este tipo de intervenciones «drásticas». La ministra destacó la necesidad de consenso con las comunidades para que estas restricciones puedan hacerse cumplir en toda España y explicó que el estado de alarma es el mejor mecanismo legal para brindar una cobertura relevante en caso de que estos toques de queda duren más de 15 años. dias.

Illa ha acogido con satisfacción el Consejo Interterritorial de Salud celebrado este jueves, que dio lugar a acuerdos sobre criterios fijos para la interpretación de los niveles de peligro, pero no instrucciones de implantación inmediata en toda España. «Es un avance importante», dijo, porque sirvió para establecer «criterios comunes para la evaluación de riesgos e incluye un catálogo de medidas de acción. Es un marco de respuesta común». Mañueco recordó la gravedad del momento, que llevó a su comunidad a actuar para exigir la limitación del movimiento nocturno: «No podemos volver a la dramática situación de marzo y abril, debemos demostrar que hemos aprendido». Los servicios legales regionales, agregó, están trabajando para implementar esta orden la primera posible y hacerlo efectivo este fin de semana.

Además de Castilla y León, la Comunidad Valenciana, Andalucía y Murcia también aplicarán toque de queda. El gobierno regional de esta última comunidad consultará con el Tribunal Superior de Justicia sobre la posibilidad legal de hacerlo, pero defiende que el estado de alarma no es necesario y que puede hacerlo con la Ley de Salud Pública de 1986. Por su parte, la El ministro de Salud de Andalucía, Jesús Aguirre, dijo el viernes que estaba considerando extender el toque de queda acordado para Granada y su área metropolitana a toda la región. “Si persiste el aumento de la presión hospitalaria sobre camas y cuidados intensivos, nos veremos obligados a pedir toque de queda para toda la comunidad”, dijo a Canal Sur.

En la primavera, el estado de alarma se detuvo abruptamente porque al gobierno le resultaba cada vez más difícil apoyar la implementación de nuevas extensiones. El Plan de Salud exigía este instrumento legal al menos hasta el 6 de julio, cuando estaba previsto que terminaran las fases de desescalada en todas las comunidades autónomas, pero finalizó el 21 de junio. Esto ha llevado a algunos, como el Madrid, a pasar de la fase 2 a la nueva normalidad. Será el acuerdo de las fuerzas políticas el que permitirá o no volver a aplicar la disposición.

Con información de Virginia Vadillo, Pedro Gorospe Y Javier Arroyo.

Información sobre el coronavirus

– Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

– Así evoluciona la curva de coronavirus en todo el mundo

– Descarga la aplicación de seguimiento para España

– Buscador: la nueva normalidad de los municipios

– Guía de actuación contra la enfermedad