España, tarde y sin rastreador para detener brotes de covid-19



La actualidad en Alicantur Noticias

Los casos de Covid-19 han ido en aumento durante semanas en España. Los hospitales reciben un flujo constante de pacientes lo que, mirando hacia atrás, te hace temer que la situación se salga de control en cualquier momento. los centros de atención primaria Viven un verano al límite, en el que las modelos exhaustas tienen que cuidar a sus pacientes habituales así como a los afectados por el coronavirus. Los pocos rastreadores no pueden seguir el ritmo. Y los baños se sienten al límite. Este es el contexto en el que caen las nuevas restricciones encaminadas a intentar frenar la propagación del virus, acordadas el pasado viernes por el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas. «El virus avanza muy rápido y las medidas para detenerlo son muy lentas.”, denuncian varias sociedades médicas cuestionadas por este diario.

Los expertos, que la semana pasada emitieron un comunicado alertando de la «alta probabilidad» de un nuevo colapso sanitario y pidiendo medidas más contundentes, perciben el acuerdo entre las autonomías como un paso adelante. Pero no como una solución convincente. Él está especialmente preocupado por esto. falta de recursos, lo que dificulta el trabajo de la atención primaria y los hospitales. Y el ausencia de la «legión de perseguidores» que se prometió para anticipar infecciones. Sobre todo ahora, en vísperas de septiembre, cuando se esperaba que se reanudaran las actividades laborales y escolares interrumpidas por la pandemia.

Medidas tardías

Las sociedades médicas denuncian que las restricciones destinadas a frenar las infecciones vienen con el «fuego» de casos que ya han comenzado. Y no como medida preventiva, como se pidió hace meses. «Hemos estado tratando un goteo creciente de pacientes con covid-19 durante semanas y no ha sido hasta ahora que se han tomado medidas para contener las infecciones. Es un paso que debería haberse hecho hace mucho tiempo», explica. Barba de Germán Peces, Vicepresidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Y así lo confirman todos los demás portavoces de las sociedades médicas contactados por este diario. El aumento de casos ya se ha trasladado a los hospitales. En Madrid, por ejemplo, ya hay centros que dedican un piso solo a pacientes con covid-19. El Hospital 12 de Octubre ha suspendido la mayoría de las cirugías no urgentes previstas.

Las mediciones se retrasan. El veto a los fumadores, que en lo sucesivo no podrán exhalar humo a dos metros de distancia, fue levantado en mayo por un grupo de expertos de la SEPAR. Es decir, al inicio de la reducción de la escalada. La advertencia se ha trasladado a algunas normativas comunitarias como recomendación. Y no fue hasta ahora, en agosto, que se acuñó una restricción. «Hasta que tengamos un tratamiento eficaz o una vacuna, estas medidas son lo único que nos salvará de otro problema de salud «, dice Peces-Barba.

Sin rastreador

El aumento de casos ya está dejando su huella en varias capas. Empezando por los laboratorios encargados de analizar las pruebas diagnósticas. Julio García, explica el portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) que los centros afrontan «una demanda incesante de PCR con recursos limitados». «Si hiciéramos unas 300 pruebas al día en marzo, ahora somos más de 1.500«, ilustra. La capacidad para encontrar casos positivos ha aumentado. Al igual que la detección de perfiles leves o asintomáticos, que ahora suponen hasta el 60% de los nuevos diagnósticos. No planificar una respuesta a estos casos. «¿De qué sirve que hagamos tantos PCR si después no hay acción detrás de ellos? En este punto no podemos hablar de contratar trackers. Ya deberían estar actuando», dice García.

«En este punto no podemos hablar sobre la contratación de rastreadores. Ya deberían estar actuando».

Julio García

Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC)

Por el momento, la solicitud de más pruebas diagnósticas choca con la falta de especialistas. García habla de eso contratos precarios, mes a mes, y una feroz competencia por encontrar personal calificado. El problema viene de atrás. Pero sus repercusiones son de especial preocupación ahora, un puertas a una era de gripe y otros virus respiratorios lo que podría derribar el trabajo de estos centros. «Estamos al límite de nuestra resistencia física y mental. Nos falta un plan. Un refuerzo. Algo que nos garantice que no nos quemaremos», dice García.

Tensión en atención primaria

Mientras tanto en centros de atención primaria el aumento de los diagnósticos de covid-19 se ve con preocupación. Salvador Tranche, el presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC) explica que en estos momentos el personal sanitario de cabecera trabaja en temporada de verano con hasta 40% del personal de vacaciones. Correspondiente a la cuidado regular del paciente, quienes durante meses dejaron de lado su seguimiento, con el seguimiento de nuevos casos de covid-19. Y ante un incremento de aspectos positivos que no se esperaba en este momento.

«Ahora mismo no podemos hablar de colapso de la atención primaria. Pero a estas alturas, cuando esperábamos que no hubiera casos, el aumento de diagnósticos es preocupante ”, explica Tranche. El problema esta en falta de recursos y coordinación. Apenas se incorporó personal sanitario a los centros. Ninguno de los rastreadores. Los médicos comienzan a sentirse abrumados por el aumento de casos, especialmente en las comunidades más afectadas. Ya estamos viendo las primeras señales de alerta y estamos pidiendo refuerzos antes de perder el control de la epidemia ”, añade el médico.

«Ya estamos viendo las primeras señales de alerta y estamos pidiendo refuerzos antes de perder el control de la epidemia»

Salvador Tranche

Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC)

“No olvidemos que a finales de febrero solo teníamos un puñado de casos en España. Y un mes después ya estaban allí 67.000 declarados. A estos hay que sumar los miles de «pacientes invisibles» que hemos tratado desde atención primaria, que ya en junio se sumaron más de un millón y medio de casos sospechosos”, subraya el portavoz de la SEMFYC. La preocupación, por tanto, no está tanto en la situación actual, sino en la posibilidad de que se desborde en las próximas semanas. Centro europeo para la prevención y el control de enfermedades ya advertido que España está en estos momentos entre los países europeos con mayor incremento de casos. En este momento, de hecho, se destaca por ser el país con el mayor incidencia acumulada de infecciones Europa: la tasa es de 132,2 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, por delante de Luxemburgo (98,6), Malta (98,3), Rumanía (88,5) y Bélgica (60,8).

Llamar la atención

En los hospitales «estamos asistiendo a un número creciente de casos y tememos que la situación se revierta pronto», dice Peces-Barba, neumólogo y vicepresidente de la SEPAR. Entre marzo y abril, la sala de emergencias se ocupó de la primera ola de casos con escasez de equipo, guantes, máscaras, respiradores. Con médicos exhaustos y expuestos a la infección. «Ahora mismo no sabemos si las administraciones han corregido los errores que sufrimos en la primera ola de casos. Los trabajadores de la salud estarán ahí, en la primera línea. Y no fallaremos. Pero quién nos garantiza que los hospitales están listos para participar en una nueva. ola de pacientes con covid-19? ¿Habrá suficiente equipo? Es personal? Agradeceríamos que nos dieran un mensaje tranquilizador ”, dice el médico.

De momento no sabemos si las administraciones han corregido los errores que sufrimos en la primera ola ”

Barba de Germán Peces

Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Las sociedades médicas insisten en trasladar esta preocupación a la sociedad. «No para alarmar, sino para advertir de lo que podría pasar», explican al unísono varios expertos en conversaciones con este diario. «Vemos que hay segmentos de la población con un baja percepción de riesgo. La manifestación del otro día en Madrid es un ejemplo ”, explica. Ricardo Gómez Huelgas, Presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). «En esta fase de la pandemia, después de todo lo que hemos pasado y ante un nuevo aumento de casos, Mantener posiciones de negación es un acto de irresponsabilidad colectiva.«, evalúa el presidente de la SEMI.

Rafael Manuel Ortí Lucas, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), pide restricciones para combatir el virus se explican con mas didáctica. «Y no sólo con multas. O con culpa», valora la trabajadora sanitaria. «Necesitamos que las personas comprendan qué son las prácticas de riesgo para poder evitarlas. Ahora mismo, es fundamental promover la educación y la responsabilidad social», agrega.

Cambios estructurales

Más allá de las preocupaciones más inmediatas, los expertos también piden cambios estructurales en el sistema de salud. De SEMI, por ejemplo, Gómez ataca Solicitud mejorar los mecanismos de gobernanza comunes. «Carecemos de la existencia de una agencia a nivel estatal para coordinar los problemas de salud pública. Necesitamos una sistema cohesivo y justo, que basa sus decisiones en evidencias científicas y no en consideraciones políticas ”, evalúa el experto. El acuerdo alcanzado el pasado viernes en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, de hecho, supone algo inédito. Nunca antes en la historia de la democracia se habían acordado medidas estatales en materia de salud pública. «Nosotros necesitamos coordinar las políticas de salud, que hasta ahora han sido algo lentos y erráticos ”, añade.

«Necesitamos coordinar las políticas de salud, que hasta ahora han sido un poco lentas y erráticas»

Ricardo Gómez Huelgas

Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)

La llegada de la pandemia, un fenómeno predecible pero impredecible, mostró que los sistemas de salud pública no estaban preparados para una crisis sanitaria de esta magnitud. «Ahora ha quedado claro que tienes que invertir en prevención. Y no solo por covid-19, sino por lo que podría suceder a continuación. Responder de forma inmediata a las enfermedades crónicas las otras «epidemias silenciosas» que vivimos ”, reflexiona Ortí Lucas. La sociedad solo recuerda a los trabajadores de la salud cuando el problema ya existe. Necesitamos cambiar el chip. «Es decir, actúa antes de que sea demasiado tarde.

«Hay que invertir en prevención. Y no solo por covid-19, sino por lo que podría pasar»

Rafael Manuel Ortí Lucas

Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH)

.