Europa marcha hacia una doble recuperación a la espera del fondo de rescate



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Un comerciante en la puerta de su tienda en Valencia el 29 de septiembre.
Un comerciante en la puerta de su tienda en Valencia el 29 de septiembre.BIEL ALIÑO / EFE

Alemania resistió durante más tiempo y se mantuvo mejor con respecto a sus socios del sur de Europa debido a la reciente crisis. Y la historia, ya sabes, no se repite del trabalenguas: las cosas deben salir tan mal que casi diez años después, la película no termina de la misma manera. Mientras que las economías del arco mediterráneo -especialmente España- anticipan una salida lenta del túnel, sus vecinos del norte -el país germánico en el frente- apuntan a una recuperación inicial marcadamente más fuerte con exportaciones de bienes industriales y un incremento creciente. La segunda ola de infecciones cubrió mucho más que Francia o la propia España.

El cuadro estable de recuperación apunta a una reactivación de la economía a dos o más velocidades: el norte y el este del continente, por un lado, industrial y menos afectado por el virus; el sur depende en gran medida del turismo y del sector de servicios. Solo los pagos iniciales del fondo de rescate europeo programados para 2021 podrían revertir una concurrencia que ya amenaza con ampliar las brechas en una UE desigual.

El mapa de calor de los brotes de virus apunta a una línea divisoria entre el Rin: con la excepción de Italia, muchas infecciones y aumento en el sur; En el norte, aunque crece al mismo tiempo, bastante menos. La repetición se ve especialmente en España, Francia y Bélgica, mientras Alemania está en guerra. Por ahora: esta semana la canciller Angela Merkel nos instó a no dejar a nuestros guardaespaldas. Esta diferencia en las tasas de infección dificulta la recuperación en el sur, pero el modelo es muy útil: desde el punto cero práctico de la pandemia, las economías del sur son intrínsecamente más resistentes, peor que la manufactura.

«Incluso durante el encarcelamiento conmoción “Era todo menos simétrico”, dice Daniela Ordóñez, analista de la consultora Oxford Economics en París. “Sufrió mucho menos que Alemania, España, Italia y Francia. Y esta tendencia se agrava en la recuperación: se les hace más fácil ”. Las cuarentenas continuaron durante más tiempo y de forma más violenta a lo largo de las costas del Mediterráneo, reduciendo aún más la actividad. Sin embargo, esto no es lo que explica el próximo rumbo diferente, sino el desglose sectorial: «Hay una gran diferencia entre los países industrializados y los no industrializados», dice Ordóñez. En este punto, André agrega Sapir: think tank Bruegel de Bruselas, una salida desigual de la crisis es «inevitable».

El prestigioso IFO alemán fue el último en afirmar que la recuperación alemana en la segunda mitad del año será mucho más fuerte que la hoja de ruta. El PIB caerá algo más del 5% en 2020, frente al 7% que prevé durante el día. Admite que algunas cifras son «más positivas de lo esperado». La producción de más rápido crecimiento en casi tres años tiene mucho que ver con este desarrollo. El FMI, por su parte, mantuvo su previsión de colapso español en el 12,8% para 2020, y si bien aumentó la recuperación en 2021, también advirtió sobre los riesgos que enfrenta la senda de la recuperación y la animó a continuar. estímulos. «En caso de duda, es más completo», dijeron este viernes analistas de la aseguradora Allianz. Un principio que se aplica tanto a la política monetaria (el BCE ya está aquí) como a la política fiscal, y se puede hacer más, el FMI dixit-.

Los últimos indicadores adelantados de la eurozona apuntan en la misma dirección: Alemania y los países del este (que tienen vínculos importantes con la industria alemana) no solo sobrevivieron mejor, sino que también están saliendo más rápido de este pozo de recesión. primera etapa. IHS Markit, la empresa que elaboró ​​el PMI, un indicador rastreado a milímetros por los inversores, apuntaba claramente a una doble recuperación: «Está claro que estamos ante una economía de dos velocidades: las fábricas son un crecimiento impulsado por las exportaciones, el sector de servicios está retrocediendo por las preocupaciones sobre el virus». dijo.

En cuanto a los principales rubros de las exportaciones europeas, se resuelve cualquier atisbo de duda: solo el destino final es China, fuente del virus y también el país con mejor recuperación, en enero. El 80% del incremento corresponde a productos alemanes. «Maquinaria, equipo de transporte, productos químicos, farmacéuticos … Por eso Alemania se está desarrollando: es casi el único socio del euro que se beneficia del desarrollo en China», dijo el analista de Oxford Economics.

La otra cara de la moneda es el turismo. «Después de una temporada extremadamente decepcionante en el sur de Europa, la tendencia a pasar el verano en su país de origen debido a la pandemia en el norte dio a la recuperación una fuerza adicional», dice Carsten Brzeski, jefe de análisis del Viejo Continente del banco holandés ING.

Menos artillería financiera

Con estas mechas, la posibilidad de que Alemania tire del grupo esta vez es menos clara que en crisis pasadas. “De momento todo depende de la integración de cada país con la industria alemana, y hay algo en Italia en el sur, pero España y Francia no mucho”, subraya Ordóñez. Si bien los brotes invitan a lo contrario, solo un aumento en el consumo y los viajes al sur de Europa podrían ayudar. Y los niveles récord de ahorro siguen siendo el objetivo preferido del dinero de los hogares en la actualidad.

La asimetría en las respuestas financieras está hundiendo la herida norte-sur: los países del norte con muchos más márgenes (menos deuda y años de superávit) despliegan todas sus armas de artillería, incluidos los recortes de impuestos, mientras que los socios del sur tienen presupuestos mucho más ajustados desde la Gran Crisis. y con déficits constantes, respondieron con mucha más cautela. En España o Francia, por ejemplo, la mayor parte del dinero se destinó a los ERTE, lo que es muy eficaz para prevenir grandes pérdidas de empleo, aunque no demasiado para reactivar el consumo urgente.

El fondo de rescate europeo, con España, Italia y Grecia como principales beneficiarios, es una pieza imprescindible del rompecabezas. Si el acantilado norte-sur continúa ensanchándose dependerá de si ha llegado con éxito a un puerto. «Si bien la desigualdad continúa aumentando a corto plazo, da algo de esperanza», dice Brzeski. Agrega que «debería ayudar a reducir la brecha a partir del próximo año». Pero aquí también reina la incertidumbre: «Todo depende de los programas que envíen los países para obtener su parte», dice Sapir de Bruegel.