Evacuación bajo la inminente amenaza de lava: “Estoy devastado. No sé a dónde iremos con dos niñas y dos ancianos «



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Te habla la Guardia Civil. Abandonan voluntariamente las casas hasta las 7 de la tarde. Lugar de encuentro, Pabellón Canario de Combate Camilo León ”. La camioneta de los cuerpos armados patrulla sin descanso la calle principal del barrio La Laguna, en Los Llanos de Aridane. Mientras recorren toda la calle, rostros de angustia, vecinos que nunca dejan de entrar y salir de sus casas para meterse en autos, camionetas y camionetas lo que consideran más preciado: colchones, neveras, motos, televisores, sillas … Y de fondo , los incesantes rugidos y las bocas cada vez más cercanas del volcán.

El Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca) decretó la evacuación de los casi 800 vecinos que residían en este enclave al mediodía del martes, al que se acerca la lava con un ritmo lento pero imparable. Es el mismo barrio que los Reyes eligieron hace poco menos de tres semanas para escuchar de parte de un grupo de portavoces de los afectados la historia del desastre vivido en los primeros días de la erupción. Veinte días después, el colapso de parte del cono volcánico y el mayor flujo de lava resultó en la última evacuación desde que el volcán de La Palma se encendió el 19 de septiembre.

Enrique González, de 46 años, se encuentra en una camioneta desalojando la casa de su tía de 78 años con su pareja. Ya se fue del barrio hace unos días. “Vi cómo la lava arrasaba con Todoque. Esto ya me ha dolido porque conozco a todos los que están allí. Ahora imagina cuánto duele, ver que mi antiguo barrio está a punto de desaparecer ”.

«Esta es la segunda vez que me desalojan en menos de dos semanas». Marisol Marcano, de 36 años, habla mientras atiende a una de sus dos hijas menores en la puerta de su cuñada. «Estoy devastada por dentro, no sé a dónde iremos con dos niñas y dos ancianos», declara angustiada.

El volcán de La Palma, lejos de hundirse, ha adquirido un vigor destructivo en los últimos tres días. La caída de la parte norte del cono favoreció el escape del magma. El punto de encuentro de los desalojados es el Pabellón de Lucha Camilo León en el corazón de la ciudad. Desde allí se realizará un triaje y se les dirigirá al cuartel de El Fuerte (en las afueras de Santa Cruz de La Palma) o al hotel que sirve de albergue en el municipio de Fuencaliente.

En la puerta del pabellón se encuentra Noelia García, alcaldesa del municipio más importante de la isla. Los vecinos que llegan con sus camiones cargados no dudan en abrazarla y llorar desconsoladamente. “Ahora mismo tenemos que acompañar a las familias y dar cobijo a todos aquellos que no tienen otra opción”, explica. “Lo fácil es quitarse y ponerse. Es difícil, pero no hay nada más. Lo difícil, si no imposible, es recuperar lo que la lava se ha llevado ”.

Algunos hombres cargan sus efectos personales en un camión en la ciudad de La Laguna.
Algunos hombres cargan sus efectos personales en un camión en la ciudad de La Laguna.Miguel Calero (EFE)

Una de estas víctimas que abandona el pabellón es María Candelaria Rodríguez, vecina de La Laguna y propietaria, junto a su hermano, de una pizzería. “Los dos, por el momento, no sabemos si iremos a la casa de un amigo. Pero estamos más tranquilos porque han llevado a mis padres al hotel de Fuencaliente. Son muy mayores, tienen 80 y 84 años, y están muy desorientados, muy preocupados ”.

Se ha instalado un equipo de la Cruz Roja en el lugar para ayudar a identificar a las personas desplazadas y, sobre todo, brindarles ayuda psicológica. “Han pasado casi cuatro semanas”, recuerda Laura Marrero, psicóloga a cargo del Equipo de Respuesta a Emergencias (ERIE) de la intervención psicosocial. «Y cuando parecía que la situación estaba bajo control, ahora el volcán parece haberse reactivado», se queja. “A pesar de que la gente tiene mucha resiliencia y resistencia, este ahora si, ahora no termina destrozando los nervios de todos ”.

Actualmente hay varios elencos relativamente activos. El primero, que según el portavoz de Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, “ha perdido vapor y no tiene lava”, es el que rodeaba al norte y al sur del monte Todoque. Existe otro torrente que desciende con fuerza y ​​corre paralelo al principal «causando daños considerables en las zonas cultivadas y habitadas» y que se sitúa a unos 200 metros del mar y corre el riesgo de crear un nuevo delta de lava (fajana). La tercera lengua de lava, que se desprendió de la anterior, es la que provocó esta nueva evacuación.

Los vecinos de la Via de la Cruz Chica número 3, a escasos metros de la iglesia de La Laguna, suben a la azotea para recibir a su casa. Desde la calle, un policía de la Guardia Civil todavía advierte que a las siete de la tarde tendrán que salir de casa. Miran el reloj. Solo les quedan diez minutos. Miran hacia el volcán por última vez y adivinan el camino que puede seguir el río de lava.

«Mira», dice una mujer, «detrás de esa casa amarilla está la primera lavandería que fue al almacén de mi tío y luego al plátano». No hay drama en su voz, solo cansancio, resignación. Al bajar las escaleras, las puertas abiertas de sus apartamentos revelan el desorden del vuelo.

En las últimas horas se han convertido en ladrones de sus efectos personales, rebuscando una y otra vez entre cajones y armarios para no dejar nada de valor, desarmar las camas y apilar las sillas para recogerlos todos en una camioneta. Cierran la puerta del edificio. En la esquina, entre la farmacia y la gasolinera, la Guardia Civil está desmantelando el control que en las últimas semanas ha prohibido la entrada a la zona de exclusión. A partir de las siete de la mañana, La Laguna también estará en la zona prohibida. En la esquina, una furgoneta blindada recoge los flujos y documentación sensible de la sucursal de La Caixa. A pocos metros, media docena de fieles permanecen en oración en la Iglesia. El volcán sigue ganando terreno.