¿Existe un estilo de vida madrileño como dice Ayuso? Los candidatos dicen



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

“El orgullo de vivir al estilo madrileño” se ha infiltrado en la campaña 4-M, casi un punto clave y etéreo de un programa electoral de primer nivel. La popular candidata Isabel Díaz Ayuso la desarrolló y simplificó a lo largo de muchos de sus discursos hasta convertir esa identidad teórica en una especie de caricatura madrileña: pasar el rato en una terraza con los amigos después del trabajo. El miércoles, durante una entrevista en Onda Cero con un asombrado Carlos Alsina, quiso completar un poco más su definición de esa peculiar identidad madrileña: “Es el carácter universal de una comunidad a la que acuden ciudadanos de todos los rincones de España y del mundo. . Madrid es una forma de vida (…) todos sabéis bien que cuando vienes a Madrid te diviertes y tienes muchas formas de empezar una vida desde cero y puedes cambiar de compañía y cambiar de pareja y no volver a verla nunca más. Esto también es libertad y no pasa en todas partes ”.

La teoría de Ayuso de que Madrid es más liberal en sus formas y costumbres debido a su alta densidad de población que otras provincias ha sorprendido y provocado debates, no solo políticos. Ya había intentado en su día, hace apenas dos años, en la anterior campaña electoral, otro acercamiento a esa tesis con su idea de que los atascos de los sábados a las tres de la mañana en el centro de la capital podían ser algo bueno: “Era parte de la vida madrileña. Si Podemos sigue en el Ayuntamiento de Madrid no habrá atascos, más que, sí, durante el día, porque están por todas partes. No creo que sea motivo de diversión, pero Es una seña de identidad de nuestra ciudad, que la carretera esté siempre viva ”.

La doctora y candidata de Más Madrid, Mónica García, entrevistada simultáneamente en Cadena SER, se apresuró a responder señalando una de las principales críticas atribuidas a la presidenta madrileña por su manejo de la pandemia y las consecuencias de mantener la comunidad durante muchos meses. con las medidas menos restrictivas de España. García subrayó: “Vivir en Madrid no es pisotear al vecino, no es el modelo de Ayuso salvarse quien puede, no es que la vida en la comunidad sea muy dura, sino que estamos contentos de poder ir a una cerveza, vivir en Madrid es empatía, es el aplauso de las ocho, la solidaridad, las notas solidarias, los vecinos que dejaron huella y dijeron «yo hago la compra». Son todos esos que vienen del exterior y son bienvenidos, porque somos empáticos y solidarios ”.

A petición de Alicantur, otros candidatos, escritores y autores han aportado su visión de lo que es y no debe ser vivir en Madrid. El aspirante a socialista Ángel Gabilondo aporta su retrato desde su punto de vista serio y formal: “Madrid, en su Estatuto de Autonomía, se organiza en virtud de sus peculiaridades y no en virtud de su singular identidad. Esto es Madrid, una comunidad abierta, plural y acogedora. Debemos garantizar el derecho a la diferencia sin diferencia de derechos. Ésta debe ser la peculiaridad de Madrid ”.

En Vox, la cabeza de cartel Rocío Monasterio declinó ofrecer su versión. Pero en las redes, su esposo y vocero del partido ultracongresional, Iván Espinosa de los Monteros, aprovechó para burlarse de la visión de Ayuso con la secretaria general de su grupo, Macarena Olona, ​​quien publicó en Twitter: “El otro día Fui a comer con Iván y nos encontramos con mi ex. Fue culpa de Iván por elegir el restaurante. Seguiré votando por Vox ”. Espinosa entró en juego: «Niego rotundamente que fuera miembro de la vasta saga familiar, relacionada conmigo».

Para el número uno de United We Can, Pablo Iglesias, la libertad no es ni tomarse una cerveza ni dar traspiés por Madrid con su ex, sino algo más ideológico: «Es poder estudiar sin tener recursos».

El escritor Andrés Trapiello, que acaba de publicar Madrid, Con gran acierto de crítica y ventas, niega la supuesta idiosincrasia madrileña: “Ser Madrid no es nada, ser Madrid nadie te da una medalla, y el Madrid vivimos en paz con esta indiferencia. Madrid no tiene identidad, eso es lo que la hace única. Aquí prevalece la mezcla, en las casas, en la calle, en la gente. Y esa mezcla acaba siendo de gran armonía. ¿Cómo? No lo sé, pero lo siento. Y así debe continuar: perteneciente a todos. Cuando alguien vino a decirnos que hay gente buena en Madrid y otra mala, salió mal. La mezcla, poca ontología y nada de metafísica; esta es la fórmula ”.

Desde fuera de la capital, desde Barcelona, ​​el autor Javier Cercas se sorprende con esta polémica: “¡No sabría qué decir si no fuera que éramos pocos y la abuela parió! Solo necesitábamos otro debate sobre la identidad ”.

Para el valenciano Juan José Millás, buen conocedor de la vida madrileña desde hace décadas, esta presunción de identidad madrileña parece “un disparate”. “Vengo de mi barrio, para mí Madrid es un territorio mítico, no existe y ese es su encanto, y el problema es que Ayuso lo hizo existir. Siento que soy de prospe [barrio de Prosperidad] que es donde fui cuando llegué de Valencia ”.

El cantautor y rapero C. Tangana, que acaba de lanzar su tercer disco titulado El madrileño Con gran entusiasmo, explicó en varias entrevistas promocionales su sentimiento sobre la identidad de Madrid como «una forma de vivir el mundo», ya sea que viva en la capital, Buenos Aires o Bogotá: «Madrid es una ciudad de migrantes e inmigrantes, que está compuesta principalmente por personas que no son de aquí. No es un discurso sobre la identidad en un estilo político o nacionalista. Es una identidad que se construye con el otro, con el diferente. No se basa en lo que nos hace herméticos o cerrado, sino todo lo contrario ”. Y dejó en claro que no se estaba refiriendo solo a la música.

Regístrese para nuestro nuevo aquí Boletin informativo sobre Madrid