Expresidente de Pescanova: «Soy la peor víctima, lo perdí todo»



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Expresidente de Pescanova Soy la peor victima lo perdi todo

El expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, intervino este miércoles en el juicio concursal de la empresa, que dejó un vacío de capital de 1.667 millones de euros. El que era el jefe todopoderoso de la multinacional tomó algún delito -ninguno de ellos relacionado con los ocho delitos en su contra- intentó dirigir a los demás al supervisor y a la CNMV, advertido reiteradamente por el tribunal por no dar sus respuestas, y defendió su gestión. . «Soy la peor víctima, lo perdí todo», dijo.

El fiscal anticorrupción Juan Pavía tuvo que valerse a fondo para interrogar a Fernández de Sousa, quien indirectamente respondió retrocediendo 30 o dando una respuesta diferente a la requerida. «Estén atentos a lo que pide el fiscal», ha tenido que decir más de una vez el presidente de la corte que lo juzgó en la Audiencia Nacional. El expresidente de Pescanova ha admitido haber cometido errores como no vender el negocio del salmón a tiempo o llevar a la empresa a un concurso preliminar para reconsiderar la deuda. «Debe haber una competencia», dijo.

Pese a ello, también defendió su gestión: “Las empresas no mueren por perder dinero. Mueren por el tesoro. Lo primero que tuvimos que hacer fue proteger los trabajos; teníamos la obligación de intentar renegociar la deuda ”. Fernández de Sousa dijo que a Pescanova se le pagó por todos sus proveedores y no se perdió un solo trabajo. «No vamos a hacer esto mal», dijo. La fiscalía busca 28 años de prisión por ocho delitos, que incluyen fraude de cuentas, fraude y quiebra punible. Se ve a sí mismo como el principal responsable de diseñar un «mecanismo piramidal insostenible» para financiar la empresa en quiebra.

Como presidenta, Fernández de Sousa confirmó que ella era la responsable última de todas las decisiones, asegurando que el grupo no llegaría al punto de no retorno si los problemas de liquidez se resolvían de manera oportuna. Lo que no hizo fue explicar los problemas de tesorería que surgieron cuando, en febrero de 2013, cuatro accionistas convocaron a un Consejo de Administración dos días antes para pedir 50 millones de euros para cumplir compromisos financieros a corto plazo. El fiscal repitió la pregunta hasta tres veces, formulándola de otra manera: «¿Cuáles fueron los problemas de tesorería?», «¿No sabes qué tesoro tienes?» y «¿Cuánto tuvo que pagar Pescanova en ese momento?» Me pidió que le contara sobre la reacción de estos accionistas ante la evidencia de que la empresa carece de liquidez para pagar la deuda y si les exigieron confidencialidad.

En este consejo debieron aprobarse las cuentas de 2012 que el auditor consideró incondicionalmente buenas y con 36,6 millones de resultados positivos (que en realidad fueron 791 millones de pérdidas como se conoció más tarde). Cuando los directivos se enteraron de la reunión entre Fernández de Sousa y los accionistas, se negaron a aprobarlos y la empresa se fue antes de la competencia.

Aunque el expresidente reiteró que era el último responsable de las decisiones tomadas en Pescanova, dijo a la auditoría de BDO, que lleva 10 años revisando sus cuentas: Según Europa Press, «no hemos recibido quejas de BDO de que no puedan hacer su trabajo». También aseguró que «hubo errores en la inspección de BDO y no podría calificarlos de otra manera». Fernández de Sousal también recordó que quien lo hace lo revisa. El trabajo del auditor es en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), a la que garantiza que no tendrá observaciones: «En 10 años nunca me han dicho: hay que arreglarlo porque está mal ”.

Además de la pena de prisión de 28 años del expresidente de Pescanova, la Fiscalía busca multas de más de 22 millones de euros a inversores y reguladores por llenar las cuentas de la empresa con el fin de ocultar una deuda millonaria y seguir accediendo a financiación. Según la acusación de la fiscalía, en 2010 y 2011 debía de tres a cuatro veces más de lo que anunció Pescanova.

.