Fallece el poeta José Manuel Caballero Bonald a los 94 años



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Fallece el poeta Jose Manuel Caballero Bonald a los 94

José Manuel Caballero Bonald murió a los 94 años en su casa de Madrid. La noticia la dio este domingo a las 8:08 Josefa Ramis, su mujer, con quien se casó en Mallorca hace 61 años y con la que tuvo cinco hijos: «Se acabó», les dijo a sus amigos, para quienes Pepe era el cómo. ella es Pepa. Durante meses ha sido la voz de la escritora, ganadora del Premio Cervantes en 2012, poeta, novelista y autora de dos volúmenes fundamentales de memorias: Tiempo de guerras perdidas Y El hábito de vivir.

Caballero Bonald, para quien el día y la noche no tenían límites, dejó de hacer vida pública mucho antes de la pandemia. El cáncer de piel le había provocado algunas «averías», como las llamaba, que no quería exhibir. Era raro ver a un hombre en el dique seco que tuviera siete vidas y cien trabajos: profesor de literatura, lexicógrafo, editor, productor musical y tantos otros amigos. Para celebrar su Premio Cervantes, le entregaron la llave de una bodega en Jerez, su ciudad natal, para que pudiera entrar en cualquier momento y con quien quisiera. Lo contó con la satisfacción de un niño, como si su carrera literaria finalmente tuviera sentido y el discurso de Alcalá de Henares ante el rey fuera un grato homenaje a esa llave mágica. Fue profeta en su tierra —una fundación que lleva su nombre— a pesar de —o quizás porque— nada le molestaba más que un «andaluz profesional». Prefería los flamencos con pocas palabras y aquellos que, como él, son capaces de mezclar humor, picardía y bondad sin hacer escándalo.

Más información

El poeta, novelista y ensayista nació el 11 de noviembre de 1926. Su padre era criollo cubano y la familia de su madre era de origen francés afincado en Andalucía desde mediados del siglo XIX. Tras pasar la guerra civil entre Jerez y Sanlúcar, estudió náutica y astronomía en Cádiz, disciplinas que transformó en filosofía y literatura en Sevilla y Madrid.

En 1952 obtuvo el segundo premio del Premio Adonáis por su primer libro, Adivinaciones. En 1959 establece una relación con los poetas que luego pasan a formar parte del grupo de los 50. Fue con motivo del vigésimo aniversario de la muerte de Antonio Machado. En Collioure conoció a Blas de Otero, José Agustín Goytisolo, Ángel González, José Ángel Valente, Jaime Gil de Biedma, Alfredo Costafreda y Carlos Barral entre otros autores.

Enseñó literatura en Bogotá antes de regresar a España en 1963. En 1965 fue a Cuba y en 1968 estuvo detenido un mes en la cárcel de Carabanchel por motivos políticos. En 1969 publicó la antología Vivir para contar.

Más información

En el mismo año llega otra de sus magníficas obras: la Archivo de cante flamenco, un álbum de estudio preliminar de seis discos grabado para la compañía Vergara. Como los folcloristas norteamericanos que admiraba, el poeta, que entonces y en la década siguiente se ganaba la vida trabajando para una discográfica, hizo un viaje en busca del canto, con la idea de salvar las voces de quienes dominan una generación que es desaparecer.

En 1961 su primera novela, Dos días en septiembre, recibió el Premio Biblioteca Breve, al que sucedió Mario Vargas Llosa La ciudad y los perros. En 1975 publicó su ensayo Luces y sombras flamencas. En 1981 recibió el Premio Ateneo de Sevilla por su novela Todos los pájaros nocturnos se escucharon pasar. El autor ha enseñado en universidades estadounidenses en diversas épocas de su vida y ha viajado a muchos países como conferencista y congresista.

José Manuel Caballero Bonald recibió el Premio Cervantes en 2012. Previamente, recibió el Premio Nacional de Letras Españolas en 2005 y un año después el Premio Nacional de Poesía de Manual de delincuentes. En 2016 ganó el Premio Francisco Umbral por su libro de poesía Desaprender.

En 2020, una vez en su última entrevista con Alicantur, se identificó con «Tercera Guerra Mundial», ganó el coronavirus. Estaba en una clínica de Madrid, donde había acudido por otras dolencias, pero allí se enteraron de que estaba infectado. Fiel a su carácter donde solo caben algunas cosas importantes (Pepa, su esposa, nietos, hijos, Sanlúcar de Barrameda), salió del plató con ese rasguño y con una preocupación: no poder usar el teléfono del hospital en esos días.

En 1998 se crea la Fundación Caballero Bonald, con sede en la casa donde nació y cuyo objetivo es la custodia y difusión de la obra del autor. Desde 2010, parte de su legado ha quedado en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes y verá la luz en 2051, en el 125 aniversario de su nacimiento.