Falsedad, medias verdades y contradicciones del manifiesto de Colón



El periódico digital de Alicantur Noticias

Rosa Díez lee parte del manifiesto de la concentración de Colombo contra los favores de los separatistas catalanes.
Rosa Díez lee parte del manifiesto de la concentración de Colombo contra los favores de los separatistas catalanes.Rodrigo Jiménez / EFE

El escritor Andrés Trapiello, el presidente del Grupo S’hacabat !, Yeray Mellado, y la líder de la difunta UPyD, Rosa Díez, leyeron un manifiesto en tres partes durante la protesta de este domingo en la Plaza de Colón de Madrid contra el indulto a los independentistas catalanes condenados por el Corte Suprema. En la manifestación, organizada por el grupo Unión 78 en defensa de la Constitución, se avistaron diversas banderas preconstitucionales. Estas son otras contradicciones, falsedades, medias verdades y opiniones del manifiesto.

Rosa Díez: «El gobierno está violando la Constitución». FALSO

“Si en estas condiciones el gobierno perdona a los criminales, violará la Constitución. Nos llamamos Unión 78 para recordar la necesidad de defender nuestra Constitución de los ataques de quienes tienen el deber de hacerla cumplir, comenzando por el gobierno nacional. Ya no toleraremos nuevos ataques a la justicia y la división de poderes en silencio o en espacios cerrados; No nos quedaremos callados ante la autocomplacencia de un presidente que, asociado a criminales separatistas, traiciona sus obligaciones constitucionales «, dijo Rosa Díez. Es falso. La Constitución prevé la figura del perdón. Se concede formalmente por el Rey -de hecho, la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso desafió directamente al monarca a no firmarlo- lo que, según la ley fundamental, corresponde «al ejercicio del derecho al perdón según la ley». «

Diez: «Sin petición y sin arrepentimiento no hay perdón». FALSO

“Creemos que estos indultos representan un grave atentado a la democracia, perpetrado por el propio gobierno español. La ley lo dice, los fiscales lo denuncian, la Corte Suprema lo reiteró: sin petición y sin arrepentimiento no hay perdón ”, dijo Rosa Díez. El arrepentimiento, sin embargo, es un hecho a tener en cuenta, pero no un requisito jurídico indispensable para el indulto, que puede beneficiar a «todo aquel que haya sido condenado en sentencia definitiva y haya comenzado a cumplir la condena». La ley prevé tres formas de apertura del expediente: que el condenado o alguien en su nombre lo solicite; sin que se requiera su consentimiento; a propuesta del tribunal de condenas o de la fiscalía o directamente del gobierno.

El Tribunal Supremo argumentó, entre otras cosas, que la falta de arrepentimiento para oponer las gracias a los separatistas catalanes, pero la sala militar del Tribunal Superior no lo solicitó, por ejemplo, en 1993, cuando se manifestó a favor de este Disposición de indulto al Teniente Coronel Antonio Tejero por el 23-F presuntamente de «conveniencia pública». El entonces gobierno, encabezado por Felipe González, lo rechazó.

Diez equipara gracia y amnistía, pero no son lo mismo

«No permitiremos que Sánchez enmascare la amnistía para el golpe catalán», continuó Rosa Díez. Amnistía y perdón son cifras diferentes. El indulto es una medida individual que perdona la pena, pero no el delito. La Constitución, de hecho, prohíbe el indulto general. La amnistía es verdaderamente una medida colectiva.

Paralelos controvertidos. ETA y el independentismo

El escritor Andrés Trapiello, que leyó la primera parte del manifiesto en Colón, comparó el movimiento de protesta contra el perdón con ¡Basta ya!, Colectivo vasco surgido en 1999 ante el terrorismo de ETA. “No hemos sido convocados por ningún partido político de derecha ni de izquierda, hemos sido convocados por una plataforma de ciudadanos hecha a imagen y semejanza de la que se formó en Euskadi para decir ‘¡Basta!’ Y eso es lo que estamos diciendo aquí también: es suficiente ”, dijo.

Rosa Díez también hizo una comparación similar. «Después de destrozar todo consenso, Pedro Sánchez necesita el voto de los criminales condenados por sedición y malversación, como los de esos otros que han sido condenados por terrorismo y están tan orgullosos de su historial criminal», dijo, refiriéndose a Bildu y a la edad. . En España, la ley de partidos, aprobada en 2002, reserva la potestad del poder judicial para disolver grupos en casos de conductas que violen «repetida y gravemente» principios democráticos, como el uso del terrorismo y la violencia para lograr objetivos políticos.

Diez: Sánchez usa el perdón como pago. FALSO

“Sánchez ha puesto la justicia a la venta y la utiliza como medio de pago”, dijo Rosa Díez. “El gobierno ofrece a los delincuentes todos los medios para reincidir, profundizando la brecha política y social, tanto en Cataluña como en toda España. Pero no renunciamos al silencio. No permitiremos que nuestras libertades, nuestra Constitución o nuestra nación se entreguen como pago a los delincuentes para que Sánchez pueda permanecer otros dos años en La Moncloa «, agregó. Sánchez fue investido con el apoyo de, entre otros, grupos separatistas, pero el Ejecutivo ya ha aprobado los presupuestos generales, lo que facilita que se agote el legislativo. Por otro lado, el presidente siempre ha mantenido que la independencia y el referéndum quedan fuera de la mesa de diálogo abierto con el independentismo catalán, por lo que la nación no se «vende».