Felipe VI elogia a Angela Merkel como «precursora» de «soluciones constructivas»



La actualidad en Alicantur Noticias

Felipe VI elogió este jueves el papel de la canciller alemana, Angela Merkelmantener la cohesión de la Unión Europea en tiempos difíciles. «Pocas personas representan mejor el espíritu de la mejor Europaunidos ”, destacó el monarca en la entrega del Premio Europeo Carlos V que recibió el canciller en el Monasterio de Yuste (Cceres). Su“ guía personal pasará a la historia en mayúsculas ”, ha dicho.

El Rey destacó el «pragmatismo y la fiabilidad» de Merkel como «símbolo de solidez en Europa y en el mundo», así como su «espíritu científico, su aguda capacidad analítica, su coherencia y su capacidad de compromiso. Lejos de los protagonistas y extremos que les han permitido llegar a consensos y encontrar soluciones equilibradas ”, lo que les ha dotado de“ gran respeto y autoridad política ”.

Un galardón que supone -en palabras de Felipe VI- un «reconocimiento a un precursor», para el cual «desde sus inicios en la política ha aspirado a cambios profundos, a quienes no han adoptado posiciones conformistas, a las que siempre han buscado». soluciones constructivas, a las que sin duda dejó una importante herencia europea ”. En este sentido, precisó que si hoy“ tenemos que hablar de un Doctrina Merkel, estas serían solo algunas de sus señas de identidad ”.

Por su parte, la canciller reclamó «más soberanía e independencia para Europa» ante los cambios geoestratégicos que se están produciendo en el orden mundial «con el ascenso, desde el punto de vista político, económico y militar, de China». Para ello pidió «una Europa soberana, innovadora, capaz de actuar para afirmar nuestros valores en el mundo».

«Necesitamos ser más proactivos»

La canciller defendió la importancia de mantener una Europa «unida» y «fuerte» que promueva sus «valores» y su «diálogo sincero» ante las «fuerzas centrífugas» que surgen cuando las expectativas puestas en la UE «no son» satisfecho «y» los cambios en la sociedad ocurren a diferentes velocidades «.

Así, Angela Merkel se ha negado a que los «intereses nacionales» prevalezcan «a corto plazo» sobre los comunitarios, ya que cuando esto sucede el proyecto europeo acaba «teniendo problemas», y ha optado por seguir empujando por delante de las «fuerzas centrífugas». que se plantee un «diálogo sincero» ante la propia Unión Europea, que antepone «valores» como la libertad humana, la dignidad, la igualdad del Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos y las minorías.

En este sentido, tras destacar que el proceso de integración europea «nunca termina» y es «continuo», Merkel defendió que en su opinión es necesario ser «más proactivos» y «mejorar la coordinación» y hacer que Europa sea «más independiente». , sin aislarse, pero definiendo intereses para actuar «estratégicamente» y al mismo tiempo articular «más soberanos europeos».

Merkel defendió que para hacer frente a la recuperación de la crisis derivada de la pandemia Covid-19, los gobiernos europeos deben recurrir a «cuentas públicas sólidas» y emprender «arreglos» para estar preparados para futuras incertidumbres.

«No solo en tiempos de crisis, sino especialmente en tiempos de crisis, necesitamos aumentar las decisiones conjuntas más rápido que en el pasado y actuar con solidaridad, para lo cual necesitamos cuentas públicas sólidas y abastecerse en tiempos de auge económico para estar preparados». a la crisis futura ”, recomendó. Para el todavía canciller, las crisis, «por dolorosas que sean, a veces tienen un efecto catalizador» que ayudan a «encontrar razones para cambiar y mejorar».

«Unidos por dentro, fuerte por fuera»

En su intervención, Merkel agradeció «de corazón» el «gran reconocimiento» recibido por el Premio Carlos V y, tras rastrear los orígenes de la construcción europea como inicio de «una gran historia de éxito», defendió la importancia de seguir protegiendo mantenimiento de la paz.

Así, afirmó que «la paz y la historia no se dan por sentadas, hay que protegerlas y defenderlas» para promover una «vida segura» de los ciudadanos frente a las «agresiones y atentados a la democracia y al orden liberal» del extremismo, el terrorismo, la lucha contra la Semitismo y cualquier forma de actitud «hostil» hacia un grupo particular de personas.

En esta línea, Angela Merkel profundizó en el hecho de que «solo una Europa unida es una Europa fuerte», para lo cual es necesario mantener «valores comunes» y permanecer «unidos internamente, fuertes externamente» para la «convivencia» de la Unión Europea. .

Así defendió que debemos «estar siempre» disponibles para considerar y sopesar los más diversos argumentos, sabiendo que la diversidad de saberes y experiencias es una riqueza, un recurso precioso que hay que utilizar para el bien de todos «, espetó. y recordó como ejemplo que los países de la UE se ayudaron entre sí durante la pandemia, señaló.

En cualquier caso, tras haber reconocido también que durante la pandemia se buscaba la «seguridad nacional» como una «prueba difícil para una Europa sin fronteras», destacó que finalmente aprendieron «juntos» a convivir con estos nuevos «retos» con mecanismos de coordinación. . y el restablecimiento de las libertades «en la medida en que lo permita la pandemia».

«Una Europa unida es una Europa fuerte»

Quince años después su compatriota Helmut Kohl Recibida también este prestigioso reconocimiento -en un acto al que también asistió el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez-, Merkel destacó que «nuestro papel en el mundo está cambiando», por lo que precisó hasta en dos ocasiones que «sólo una A A unió Europa es una Europa fuerte ”, dentro de un discurso con un marcado carácter reivindicativo de los valores europeos de democracia, libertad, solidaridad y“ orden liberal ”, pero también con un profundo acento verde.

«Economía y ecología deben ir de la mano», aseguró, citando cómo se deben aplicar los planes de recuperación que ha puesto en marcha la Unión Europea para paliar los efectos económicos de la pandemia tras realizar «vacunas eficaces y adquisiciones conjuntas».

El canciller pidió estar más «unidos por dentro para ser más fuertes por fuera», porque Europa «parece sufrir su propio éxito, un éxito de paz y libertad pero que no están garantizados» por lo que es necesario «protegerlos» de los ataques y atentados – referidos sobre todo a los atentados terroristas – de «todos aquellos que tienen una actitud hostil» hacia el continente europeo.

«Debemos diseñar la globalización de acuerdo con nuestros valores e intereses», remarcó, para «mejorar nuestra coordinación, porque una Europa más independiente no significa más aislada». Y agregó: «Europa tiene suerte para todos, pero debemos preservarla todos los días» para su continuidad.

«Más regla digital»

Al mismo tiempo, Merkel dijo que Europa debe avanzar hacia la «neutralidad climática» y criticó que muchas veces se habla más de los costos que implica emprender un programa de «descarbonización» de lo que supondrían los efectos negativos, argumentando que este es un ejemplo de las recientes inundaciones en Alemania.

Además, advirtió sobre las oportunidades que ofrece la nueva era de la digitalización, de la inteligencia artificial, por ello, en este sentido, también pidió una «mayor soberanía digital de Europa» porque de esta forma el resto de socios económicos explotan mejor el mercado. Viejo Mundo, siempre teniendo en cuenta el “uso responsable de las posibilidades que ofrece y poniendo límites que pasan por razones éticas” que deben prevalecer en el mundo digital para seguir poniendo al ser humano “en el centro”.

Así, la canciller también pidió medidas comunes dentro de Europa para resolver el problema de la migración «por el bien de las personas que buscan refugio y por el bien de Europa».

Angela Merkel, tercera mujer después Velo de Simone (2008) y Sofá Corradi (2016) al recibir el Premio Carlos V en las catorce ediciones celebradas – confesó que obtener este reconocimiento «es un gran honor y algo muy especial para mí» al recordar sus orígenes como «hija de un pastor evangélico» durante el trayecto en el que reclamó la figura del emperador Carlos v, que pasó la última etapa de su vida en este monasterio hasta su muerte, donde luego soñó con una Europa unida.

El premio, establecido por Fundación de la Academia Europea e Iberoamericana de Yuste (FAEY), reconoció la dilatada trayectoria de Angela Merkel «al servicio de Europa, firme defensora del proceso de integración europea y del importante papel estratégico de Europa en el escenario internacional».

Los asistentes al evento

El presidente del PP, Pablo Casado; el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y los ganadores del Premio Europeo Carlos V en ediciones anteriores como Felipe González, Javier Solana Y Marcelino Oreja, entre otros. En su intervención, Fernández Vara destacó el papel impulsor de una Unión Europea «diferente pero que supo unir y tener voz propia» y al mismo tiempo pedirle que recupere «su soberanía, incluso industrial y geopolítica». ante la Unión Europea. Nuevo orden estructural del mundo. Además, destacó referentes alemanes que apuestan por Extremadura, como el artista Lobo Vostell y su museo de Los Barruecos o Helga de Alvear con su más reciente establecimiento en Cceres.

Muy cerca del Monasterio de Yuste se encuentra el cementerio alemán de Cuacos de Yuste, donde están enterrados unos 180 soldados, el único cementerio de España con estas características ya que fueron enterrados soldados, aviadores y marineros alemanes de la primera y segunda guerras mundiales. naufragios o el derribo de sus aviones.

Antes de la ceremonia, y al llegar al Monasterio, Merkel, acompañada de Pedro Sánchez, se acercó primero a saludar a los niños del colegio Cuacos de Yuste, que se encontraban en la entrada portando banderas de España.y Portugal.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *