Félix Romero invita al consumo responsable con «Café Pergamino»



La actualidad en Alicantur Noticias

Toledo

Actualizado:

Cuando te levantas y te tomas una taza de café, no conoces la historia que hay detrás. Félix Romero Cañizares (Barcelona, ​​1975) pretende dar a conocer a Félix Romero Cañizares (Barcelona, ​​1975) con su tercera novela recién publicada, «Pergamino de café»(Kolima Books), que se presentará este martes a las 19:00 en una videoconferencia a la que asistirá el reconocido periodista Manuel Campo Vidal y la directora de la editorial Kolima, Marta Prieto.

En esta novela, siempre impregnada de olor a café, él también director general de Medio Natural y Biodiversidad del Gobierno de Castilla-La Mancha nos sumerge entre los cafetales de una zona montañosa colombiana que podría estar en la Sierra Nevada de Santa Marta. Una región que conoce por los múltiples viajes que hizo con su hermano con el proyecto «Pacific Summit», que le permitió visitar países de África, América y Asia.

Felix Romero invita al consumo responsable con Cafe Pergamino

«A través del viaje se van conociendo mucho mejor», dice el escritor residente en Toledo, que reconoce su amor por el continente americano, que ha viajado de norte a sur: «América es una enorme enciclopedia para conocer el mundo». . Y, en particular, sobre Colombia, donde se desarrolla la acción, asegura que es «un país de muchos contrastes donde las cosas han cambiado mucho desde el acuerdo de paz después de tantos años de conflicto, pero el narcotráfico sigue muy presente». «, él se queja.

La novela narra la historia de una serie de personajes en un lugar imaginario de esa región colombiana llamada Arellano, donde las familias de colonos dedicados a los cafetales, que van ganando cada vez más tierras en la sierra, quitándolas a la comunidad indígena de Los Jaguares. Todo esto en un momento en que el conflicto está latente en Colombia entre el Estado, la guerrilla y el narcotráfico, cada vez más importante en un país que desde su independencia no ha tenido un solo momento de paz.

Esta difícil convivencia entre algunos personajes, que esconden algunos secretos de su vida privada, lleva a una serie de hechos en los que los habitantes de este lugar casi idílico, con un carácter exuberante, en ocasiones parecen ser manejados por otros personajes que interpretan, como un tablero de ajedrez. , con todos los que están al alcance de la mano. Al final, sólo los «mamos», los chamanes indígenas, son capaces de ver, como murciélagos, el mundo al revés y parecen entender lo que realmente está sucediendo.

De hecho, los únicos personajes de la novela que triunfan son los indios jaguares, que se mantienen fieles a sus creencias y costumbres de respeto por el mundo que los rodea. De hecho, son ellos los que advierten del cambio climático que pone en peligro su tierra, como dicen en un momento. Según Romero Cañizares, «estas comunidades indígenas tienen un vínculo con la naturaleza y han evolucionado paralelamente a ella, sin entrar en el brillante desarrollo de la globalización, y deben tener libertad para decidir cómo quieren vivir, sin ninguna imposición».

Don Basilio, el cura de Arellano, gran conocedor de la planta y del producto del café, además de claro defensor de los indios, es quien deja las reflexiones más profundas a lo largo de la novela. «El narcotráfico no terminará hasta que se legalice la cocaínaEs una de ellas, una declaración del párroco con la que el escritor coincide en parte porque cree que «por mucho que le haya puesto fin, no ha podido. Además de prohibirlo o no, debemos educar y concienciar a la sociedad de los peligros de esta droga.

Una zona de la Sierra Nevada de Santa Marta, llena de cafetales
Una zona de la Sierra Nevada de Santa Marta, llena de cafetales – Tristan Quevilly

Con esta historia, el también autor de «El árbol pigmeo» (2018) y «El fuego silencioso» (2019) Uno de los problemas que aquejan al mundo y, en particular, a la región colombiana donde se encuentra la acción, como es la agricultura extensiva, que está destruyendo muchos ecosistemas, vuelve a la ficción. En este caso, los cafetales, que están ejerciendo presión sobre los indígenas y su forma de vida, pero también los ríos y bosques circundantes, afectados por el creciente uso de pesticidas.

“Sin ecología no hay vida ni economía para sostenerse, como ahora se ha demostrado con la pandemia del coronavirus”, dice él también, licenciado en ciencias ambientales e ingeniero forestal, quien informa que se consumen 400.000 millones de tazas en todo el mundo. año del café y «detrás de su producción a menudo hay tantos dolores e injusticias». En cualquier caso, se declara aficionado a este producto, específicamente el café Arábica, que es el que se planta en esta zona del matorral colombiano, con un sabor delicado y muy fragante.

A pesar de que «Café Pergamino» terminó de escribir en 2018, ahora ha visto la luz, justo cuando Félix Romero Cañizares está más comprometido con su labor en el gobierno de Castilla-La Mancha. Sin embargo, espera encontrar tiempo para promocionar su nueva novela. «Mi expectativa es que el público lo sepa para tomar conciencia del consumo responsable de café», dice el escritor, quien tiene más historias comenzadas y en mente, por el momento guardado «en un cajón». Tendremos que esperar mientras tomamos un buen café.

Míralos
Comentarios

.