Ferraz abre la disputa con Díaz en busca de un rival con quien afrontarlo en las primarias



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

El PSOE arranca su 40º Congreso Federal y el rosario de congresos autonómicos que seguirán al cónclave que renovará el liderazgo de Pedro Sánchez al frente del partido. Sin oposición alguna dentro de la formación, ese nombramiento, que se celebrará los días 15, 16 y 17 de octubre, reforzará al Primer Ministro y cuenta sólo con el estímulo de los cambios que decida introducir en la gestión. Serán decisiones personales y no fruto de negociaciones con las federaciones.

Será en los cónclaves regionales donde tendrán lugar los movimientos más importantes. El ejecutivo federal del PSOE se reunió ayer y decidió que el Comité Federal el próximo sábado, que dará inicio al calendario pre-congreso, se celebrará en Barcelona. Un claro guiño a la CPS y su candidato Salvador Illa.

En el comunicado difundido ayer por Ferraz, la dirección federal decidió abrir un frente claro en el PSOE andaluz en aras de un cambio de dirección. La situación en torno a Susana Díaz es la que suscita mayor incertidumbre. Pero hay algo que se sabe: habrá una batalla. Ferraz optó ayer por incluir una inusual advertencia en un comunicado que daba cuenta de la apertura del proceso que todos entendían estaba destinado a Sevilla: «De cara al próximo Congreso, la dirección socialista pretende fortalecer mucho la tarea del partido y, por extensión , fortalecer y renovar el liderazgo autonómico en algunos casos para hacer competitivo al PSOE en todos los territorios. Además, la dirección establece que estos congresos autonómicos deben realizarse antes de finales de 2021, aunque por ley hayan transcurrido 90 días desde la fecha del Congreso Federal , lo que permitiría que los cónclaves regionales llegaran a mediados de enero, pero Ferraz quiere que el proceso no se demore demasiado.

Diaz continua

El movimiento de liderazgo socialista no es inofensivo. Representa el primer fallo oficial a favor del reemplazo. Tampoco es baladí porque, aparte de Andalucía, las reformas podrían limitarse a Galicia y Madrid, plazas contratadas y donde no se espera competencia una vez surja el liderazgo federal a favor de un candidato. Por tanto, el mensaje es inequívoco.

Susana Díaz ya demostró y reiteró que su voluntad es volver a aparecer. Según informó Alicantur Noticias el 9 de enero, su entorno especuló con la posibilidad de no tener rival si los sanchistas andaluces no llegaban a un pacto y Sánchez evitaba ungir a un elegido. Aunque asumieron que por el momento había «dejado de hacer» impulsando movimientos como Felipe Sicilia, Diputado de Jaén y patrocinado por la Vicesecretaria General, Adriana Lastra.

Con el movimiento de ayer ya está claro que Ferraz peleará, aludiendo a la necesidad de que el juego sea competitivo. En el equipo de Díaz defienden que tras el lógico «shock» de perder el tablero están recuperando posiciones. «Hay fiesta», defienden. Sin embargo, las encuestas son muy dispares a este respecto. Y en la dirección federal comprueban que «nadie» reflexiona de momento que el PSOE podría recuperar la Junta de Andalucía.

La situación, sin embargo, es compleja, porque en Andalucía el movimiento contra Susana diaz no tiene una persona de contacto única. Por el contrario, existen diferentes sensibilidades y estrategias dispares. Sicilia lleva meses argumentando que debe haber una alternativa, pero sin aclarar si competirá. La hipótesis de María Jesús Montero es menos comentada en el PSOE andaluz como posibilidad.

También hay rumores que apuntan al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, que hace unos días apoyó un «proyecto nuevo, renovado e ilusionante». Tambien parece Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, aunque en su caso siempre se asocia a una biicefalia en la que ocuparía la parte orgánica pero no la candidatura. Mucho ruido y críticas de ese sector del «racing» que Sicilia ha traído con su gira. Es una disputa en la que también serán importantes las disputas entre provincias. Díaz y su equipo creen que tiene el apoyo de la mayoría, pero en la dirección federal observan que no hay bloques monolíticos y que muchos grupos no responden a una sola voz.

Míralos
Comentarios

.