Ferraz confía en que Susana Díaz dimita y permita la renovación del grupo parlamentario andaluz



El periódico digital de Alicantur Noticias

Pasadas las 20:00 horas del domingo, fuentes socialistas ya han condenado el futuro de la baronesa andaluza. «Suzanne debe dimitir. No puede continuar como líder de grupo ni como diputada «. Un sentimiento que ha crecido exponencialmente en las últimas horas al igual que la presión para que eso suceda. Sin embargo, de lo que todos son conscientes es de que deben evitarse declaraciones a la galería pidiendo abiertamente su renuncia y que provoquen el atrincheramiento de Díaz, como en diciembre de 2019.

De ahí la aparente prudencia de la dirección federal del PSOE tras la victoria «absoluta» de Juan Espadas -y luego, Pedro Sánchez-, en las primarias de este domingo en el PSOE andaluz. Entre rumores sobre el gerente, el Secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, excluyó esta posibilidad porque «no creemos que tengamos problemas internos que debamos resolver».

En rueda de prensa en Ferraz tras la reunión del Ejecutivo Federal, Ábalos calificó de «irrelevantes esas cuestiones menores -en referencia a la posible renuncia de Díaz- tras los resultados de ayer domingo» por lo que «no tenemos intención de recrearlos». Con ‘eso’ nos referimos a un movimiento interno que esta vez no está en los planes del PSOE. Ni un directivo, ni un golpe de Estado para forzar la dimisión de Díaz que deberán caer solos cuando llegue el momento.

Y no habrá prisa ni descanso. El liderazgo federal envía un mensaje contundente: «La militancia ha optado por ese liderazgo y ese liderazgo es asunto de todos. Todos ayudaremos a ese liderazgo y esa es nuestra obligación. Asumimos que todos ayudaremos a ayudar a ese nuevo liderazgo de Espadas». Un mensaje que ha repetido media docena de veces y que encierra una amenaza oculta: se hará si Susana Díaz pone trabas a lo que realmente está en la cabeza la dirección federal del PSOE: la renovación del grupo parlamentario en el parlamento andaluz, que iniciará los cambios antes del congreso autonómico posterior al 40º Congreso Federal del PSOE.

Y la primera pieza a coleccionar no es otra que la portavoz del grupo parlamentario que actualmente ocupa Susana Díaz. Su reemplazo debe ser abordado por el PSOE andaluz, pero se espera que el aún secretario general se haga a un lado permitiendo operar a Juan Espadas, a pesar de ser solo el candidato a la Junta de Andalucía y no el líder del partido. Fuentes socialistas andaluzas indican que el actual coordinador de la campaña Espadas, Ángeles Férriz como diputada de Díaz como portavoz parlamentaria. Y con ello, está prevista la remodelación de un amplio paraguas de portavoces y presidencias de comisiones, para lo que hay uno de los defenestrados por Díaz tras su salida de la Junta de Andalucía, maria marquez.

Los de Pedro Sánchez quieren bloquear todas las vías fluviales posibles en el barco socialista andaluz. Ante la posibilidad de que una posible derrota de Espadas, tras el avance electoral de Juan Manuel Moreno Bonilla en Andalucía, pudiera reactivar las posibilidades de emerger de la baronesa, urge remodelar el grupo parlamentario para evitar que se rearme internamente como sucedió después de haber sido desalojado. del gobierno hace dos años. «Esta vez no podemos simplemente descartarla como muerta». Tendrá que ser enterrado.

.