Ferraz paga por la victoria de Juan Espadas y que Susana Díaz «se convierta en una Borrell»



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Hay poca preocupación entre la dirección del PSOE por la votación del domingo en las primarias andaluzas. «Swords ganará con facilidad», predicen fuentes del ejecutivo federal Confían en que no es necesaria una segunda vuelta, aunque esto es lo que más dudas suscita. Luego de los cambios al reglamento primario realizados en el último Congreso, si el candidato con más votos hubiera superado el 50% del apoyo de la militancia, su victoria se habría proclamado automáticamente; de lo contrario, la votación entre los dos primeros candidatos se repetirá una semana después.

«Ya veremos», le dicen a Ferraz sin atreverme a mostrar confianza en este punto en particular, confiando en que todo se resolverá este domingo 13 de junio y que la votación no debe posponerse al 20 de este mes. Sea como fuere, lo que queda claro más allá de cuándo: «Juan ganará, Susana está muerta».

El «sanchismo anarquista sin recompensa»

Las fuentes consultadas por Libertad Digital explican la estrategia de campaña de la baronesa socialista que anticipa sus futuros movimientos. Susana ha impulsado la presentación de una tercera candidatura para obtener resultados muy equilibrados que le permitan atrincherarse en el partido tras la derrota ”. Un tercer candidato en la contienda, Luis Ángel Hierro, a quien «promovió Susana» porque sus votos le roban al candidato bendecido por Pedro Sánchez, Juan Espadas, como Hierro es el líder del llamado «sanquismo sin recompensa», poco más de mil militantes que apoyaron a Sánchez en su regreso a Ferraz tras su derrocamiento por el viejo PSOE -con Susana Díaz a la cabeza- que se organizó tras no recibir un premio a su fidelidad al secretario general del PSOE.

«Entonces Susana favoreció la entrada de Hierro dándole sus propias garantías. Con el propósito de ajustando mal el contrasteEs decir que el margen del candidato del aparato, Espadas, se diluye y los porcentajes son iguales. Susana ya sabe que no está ganando y solo está pensando en un resultado digno que le permita mantenerse al frente del PSOE-A y poder presentarse de nuevo en las primarias de secretaria general del partido ”.

«Susana se convertirá en Borrell»

Un escenario de bicefalia que las citadas fuentes definen de la siguiente manera: «Susana quiere convertirse en Borrell», aprovechando ese mismo resultado para permanecer al frente de la secretaría general del PSOE andaluz hasta la celebración de su congreso regional a finales de Octubre / principios de noviembre, tras la celebración del 40º Congreso Federal del PSOE a mediados de octubre en Valencia. «Su intención es reaparecer» porque es su «última bala».

Pero Tanto Moncloa como Ferraz confían en que entrará en razón y aceptará las «ofertas» que han hecho y seguirán haciendo para retirar y desalojar la federación. Un contexto en el que podría volver a tener opciones para ingresar al Consejo de Ministros antes de la reorganización ejecutiva prevista para septiembre, justo antes del cónclave socialista.

Pala, vacuna de comparación

Un retiro puntual como única opción de reubicación y tras el fracaso de sus viajes durante la campaña por las primarias. Primero, la estrategia de identificar a Juan Espadas como candidato del aparato de Ferraz. Algo que se encontró cara a cara con el ausencia escrupulosa de liderazgo y gobierno federal en la campaña. Ante la división de la federación andaluza, la más estresada en las últimas batallas del PSOE por los enfrentamientos entre Susana Díaz y Pedro Sánchez, «Sánchez ha frenado» y ha querido ‘desaparecer’ de Andalucía para proyectar a Juan Espadas como candidato al consenso y de la integración tras el susanato.

«No hay que olvidar que Espadas fue un elemento central del susanismo como alcalde de Sevilla. Pedro aprovecha ese elemento central para transformar la estrategia a su favor» escondiéndose detrás de su candidato. La clave: proyectarse como el antídoto a la polarización que vacuna a los 46 mil militantes andaluces cansados ​​de tanto enfrentamiento contra la venganza. Por lo tanto, el inteligente táctica visual utilizada por Espadas en sus actos de campaña, vistiendo a su personal de campaña con enlaces alternos: «Voté por Pedro», voté por Susana «.

¿Por qué Susana calla con una disculpa?

Consciente de la efectividad de esa estrategia, Díaz se vio obligado a no abrir fuego. “Susana no es tonta, es una gran conocedora de lo orgánico y no pudo volver a empuñar la espada”, por eso el otrora todopoderoso caudillo andaluz evitó hacer sangre concediendo gracias. «Este es un voto de los militantes, que somos más de izquierda que de votantes, y que la mayoría es sanchista». En otras palabras: si Díaz hubiera fingido su oposición a las gracias, se habría pegado un tiro en el pie.

«Es una decisión del gobierno. No contribuiré al ruido. Lo que hay que meditar es el gobierno de España ”, deslizó Díaz el jueves al Ser. Su silencio frente a la tribuna va acompañado de su convicción expresada en las agrupaciones durante la competición: «Esto mata a Juan», ya que primero presupone el costo y luego la identificación de Espadas con el aparato.

Elecciones andaluzas «a finales de 2021»

Pero es posible que el precio del perdón nunca llegue. Como ocurrió con el golpe de Ferraz cuando convocó a las primarias en Andalucía sin motivo aparente como cortina de humo a la debacle socialista en Madrid el 4-M y tras el criterio contra el todavía líder del PSOE-A. «Que nos dirijan desde fuera, no. Las primarias exprés se realizaron después de Madrid. Ese criterio ha alterado el orden de una comisión federal ”, dijo Díaz este jueves en entrevista con Cadena Ser, en referencia al organismo necesario para convocar la consulta de las bases, que, paradójicamente, no fue consultado.

Algo que Ferraz basa en el previsible avance de la Elecciones andaluzas «en torno al verano» con elecciones de fin de año. De confirmarse, Díaz y su familia recibirían el primer golpe por no ver el movimiento del presidente, Juan Manuel Moreno Bonilla, quien estaría de acuerdo con el escenario que vislumbra Pedro Sánchez contra el criterio del expresidente que declaró no creer en el El avance se debe a que el PP «debería estar de acuerdo con Vox».

.