Fin de semana infernal con temperaturas de 44 °



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Arranca un fin de semana de calor infernal en prácticamente toda España que cuenta con tres ingredientes que se cuecen en el caldero: un ambiente estable, el sol fuerte propio del verano y la entrada de una masa de aire cálido procedente de África. Por el momento no se puede hablar de ola de calor, ya que primero no Se cumplen los requisitos de extensión, duración e intensidad. proporcionado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para decretarlo. Eso no significa que no será un calor brutal, ya que se espera que se rompan muchos récords de temperaturas altas y bajas en lugares centrales y sureste, pero no durará lo suficiente como para ser considerado una ola.

Más información

Es, por tanto, un «Episodio de temperaturas extraordinariamente altas», en palabras del portavoz de Aemet, Rubén del Campo, que tendrá su pico el domingo en la mayor parte de la Península, y el lunes en el tercio oriental peninsular y en Baleares, donde se moverá la llamarada. El calor apenas se ahorra en la costa cantábrica y en Galicia, donde se esperan 25º / 27º.

Según Aemet, entre el sábado y el domingo se superarán los 35º en amplias zonas dentro de la mitad norte y los 40º en puntos del valle del Ebro y en la mitad sur de la península, en concreto en el valle del Guadalquivir, un auténtico infierno donde el domingo 44º- Se pueden superar puntualmente los 45º. Y atención a las noches, que deben ser calurosas, es decir, por encima de los 25º, en puntos de la zona mediterránea y de la mitad sur como Jaén, Granada, Almería y Málaga.

“Será increíblemente caluroso. Son temperaturas extremas, que incluso en el valle del Guadalquivir, que ya hace mucho calor, rara vez se alcanzan ”, advierte Del Campo, que pide a la población extremar las precauciones. Los valores estarán entre 5 y 10 grados por encima de lo habitual en todo el país y por encima de 10 en Andalucía Oriental, Navarra y La Rioja. Tanto es así que el domingo “gran parte de la Península entrará en las regiones más calientes de toda la superficie terrestre. Será una extensión del tradicional ‘cinturón de calor’ de verano, que suele ir desde Argelia a la India ”, advierte el investigador y meteorólogo de Aemet Juan Jesús González Alemán.

Estas cifras marcan el récord de la temperatura más alta jamás registrada en España colgando de un hilo, 46,9º en Córdoba el 13 de julio de 2017. Baje o no este nivel absoluto, es muy probable que se rompan récords locales «en puntos de Murcia, Alicante y Almería ”, anticipa el veterano meteorólogo Francisco Martín, coordinador del sitio de meteorología RAM, que espera que los termómetros registren 46 grados y fácilmente 47 grados.

Incluso en Canarias, el calor se intensifica desde el domingo, con más de 40 grados en el sur de Gran Canaria. En efecto, este episodio está más cerca de convertirse en ola de calor en el archipiélago que en el resto del país, ya que el intenso calor, con entre 5 y 10 grados por encima de la media, durará hasta el miércoles.

Además, habrá una intrusión de polvo sahariano que afectará tanto a la Península como a Canarias. La alta concentración de polvo o neblina en suspensión tiene un fuerte impacto en la salud y la contaminación y el calor agravan los efectos.

descenso abrupto

El lunes, una depresión atlántica se acercará a la península desde el noroeste, barriendo la masa de aire africana hacia el este. Este movimiento provocará un fuerte descenso de las temperaturas en gran parte del territorio, excepto en el tercio oriental y en Baleares, donde la masa de aire caliente provocará un aumento significativo o incluso extraordinario, de más de 10 grados, llegando a superar los 35º-40º . En las zonas del interior de Murcia y en otros puntos del sureste peninsular puede alcanzar más de 44 grados y en Mallorca puede llegar a 40 grados.

La bajada de temperaturas será “impresionante”, anticipa Del Campo, para subrayar que algunos puntos, como la localidad riojana de Haro, pasarán de superar los 40º a tener un día más típico a principios de octubre en apenas 24 horas. El lunes la temperatura máxima será 20 grados más baja que el domingo. Incluso en el valle del Guadalquivir los valores se recortarán entre cuatro y cinco grados. «Seguirá haciendo mucho calor, pero ya no será extremo», dice Del Campo. El episodio terminará el martes, ya que el fuerte descenso de las temperaturas ya llegará a todo el país.

Por ahora, Aemet no ha activado ninguna alerta roja para el fin de semana, el máximo de una escala de tres, pero grandes áreas del centro y sur de la península, el segundo nivel, y casi el resto del país en amarillo, el más bajo, están en alerta naranja. Solo se luchan las costas, Galicia y Asturias.

.