Fría bienvenida entre los agricultores y oposición al acuerdo alcanzado en Luxemburgo sobre la nueva PAC



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Fueron necesarias cinco presidencias del Consejo Europeo desde 2018 y una cumbre maratónica en Luxemburgo para que el Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea concluyera un acuerdo político sobre la nueva PAC (Política Agrícola Común) para el período 2021-2027, cuyo La normativa entrará en vigor el 1 de enero de 2023. Si bien el Ministerio de Agricultura ha subrayado que corresponde «exactamente» a lo que España ha solicitado, las principales organizaciones de productores Asaja, COAG y UPA acogieron con más calidez el acuerdo. A otros les gusta Unión de sindicatos Advirtieron que el consenso alcanzado por el Consejo no resuelve «la distribución desigual y desequilibrada de las ayudas».

Desde la mayoría de Asaja, su director de Relaciones Internacionales Ignacio López, destacó que «el acuerdo no es lo que queríamos» y lamentó que «El presupuesto está suelto». Salvo cambios de última hora, España recibirá 47.274 millones de euros durante los próximos siete años, un 40% dedicado a objetivos específicamente medioambientales. A lo que podría añadirse la parte correspondiente de los 7.500 millones de euros en los que se redujo el presupuesto adicional de Desarrollo Rural (de los 15.000 millones originales) más las aportaciones de las Comunidades Autónomas y del Estado, así como el Plan Nacional de Inversiones y reformas aún no cuantificado.

Para López, estos más de 47.000 millones no serán suficientes para «cubrir» las demandas de medio ambiente y sostenibilidad que conlleva la nueva PAC. Asimismo, advirtió que «Eco-esquemas» -que en la propuesta el Consejo representa el 20% de las ayudas directas- puede asumir hasta el 40% de las ayudas directas y por tanto reducir el porcentaje que va directamente al agricultor sin mayor condicionalidad verde. Al respecto, preguntó «Mayores niveles de flexibilidad» en la aplicación de «eco-esquemas» para asegurar la competitividad, incluyendo realidades como el costo de la mano de obra para servicios de terceros o familiares. También criticó el hecho de que la ayuda podría limitarse a 100.000 euros por beneficiario.

Por su parte, señaló la popular portavoz de la Comisión de Agricultura Milagros Marcos «No es posible realizar evaluaciones en profundidad hasta que no se tome una decisión final», en referencia a los «diálogos tripartitos» y la votación que se celebrará el fin de semana en el Parlamento Europeo. En este sentido, Marcos ha subrayado que “España fue a la mesa del Consejo sola, sin hablar con ningún país y sin la posición de un país”. Además, señaló que el Ministro de Agricultura vino de Luxemburgo con «12% menos de financiación y muchos otros gastos para agricultores y ganaderos ”. En este sentido, cree que este acuerdo pide al sector «hacer más con menos».

El diputado popular y exministro de Agricultura de la Junta de Castilla y León ha perdido toda referencia a nuevas medidas para la carne de vacuno y pidió una PAC donde «nadie pierde». En este sentido, habló de una mayor flexibilidad en los eco-esquemas a nivel de la presidencia alemana (20%) frente a las propuestas del Parlamento Europeo que ya hablan del 40%.

Lo que han coincidido todas las fuentes de consulta es que, tras el acuerdo político alcanzado en el Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea, es el turno de los llamados «trílogos» o negociaciones entre el Consejo Europeo, el Parlamento Europea y la Comisión Europea para unir posiciones en torno a la normativa que definirá la nueva PAC. Fase que se espera que finalice a principios del próximo año, para la posterior elaboración de planes estratégicos para cada estado antes de que la nueva PAC entre en pleno vigor el 1 de enero de 2023. En 2021 y 2022, la PAC se gestionará con el nuevo marco. presupuesto, aunque con las normas de la anterior política agrícola común.

Míralos
Comentarios

.