Fuertes lluvias inundan casas y calles en el centro y este de la península



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Los fuertes chubascos que azotaron gran parte del centro y este de la península este miércoles provocaron inundaciones en varios lugares, especialmente en las provincias de Tarragona, Castellón y Toledo, en viviendas o en las carreteras. También hay accidentes en las vías férreas. Renfe ha suprimido cinco Euromed y un Intercity, que transitan entre Barcelona y Alicante. Las 15 comunidades autónomas peninsulares tienen todo o parte de su territorio en alerta amarilla o naranja por tormentas.

Más información

Sobre Cataluña, el paso del frente dejó 77 litros de agua por metro cuadrado en apenas media hora, y provocó inundaciones en las calles y llanuras de las comarcas tarraconenses del Montsià y Baix Ebre. El municipio de Alcanar (9.300 habitantes) es el más afectado. Hasta las 13:00 horas acumuladas 167 litros de lluvia por metro cuadrado. La trompeta provocó el arrastre de vehículos y mobiliario urbano hacia el mar. La N-340 fue nuevamente cortada a altas horas de la noche en un tramo de 10 kilómetros cerca de la ciudad. Los bomberos y los equipos de emergencia han asignado varias unidades en la zona. El servicio de emergencias 112 recibió más de 600 llamadas hasta las seis de la tarde por incidencias provocadas por el mal tiempo.

La tromba de agua golpeó con «graves daños materiales», informa un empleado por teléfono, cámping Els Alfacs, al sur de Sant Carles de la Ràpita y frente a la abadía del mismo nombre.

Su director, Mario Gianni Masià, explica por teléfono que “nunca, nunca, había visto algo así, la furia del agua era impresionante”. Gianni dice que vio cómo «un cuerno de mar repentino comenzó a caer, y durante mucho tiempo, hasta la cerca que separa la carretera de la cámping y el agua entró y encontró su camino ”. El agua desplazó a una docena bungalow, y los clientes, 70 personas, fueron recibidos en la estructura del bar-restaurante. Durante el episodio, el agua arrastró dos coches y «algunas caravanas» al mar. Un hombre que acababa de subir al automóvil fue rescatado en helicóptero y se encuentra en buen estado de salud. Otras dos personas con dificultades para caminar también fueron rescatadas en helicóptero.

Camping Los Alfaques, en Tarragona, tras unas lluvias torrenciales.
Camping Los Alfaques, en Tarragona, tras unas lluvias torrenciales. Josep Lluís Sellart

El director de cámping celebra que «los clientes, muchos de los cuales son habituales, han reaccionado solidariamente, ayudándose unos a otros». Muchos se quedarán, asegura, y otros se han ido porque la trompeta del agua comprometió el sistema eléctrico de la zona donde estaban alojados. No hay personas alojadas en los pabellones, aunque varios han sido autorizados para recibirlos en caso de necesidad. El jefe de la delegación de emergencias de Terres de l’Ebre, Ricard Expósito, asegura que el dispositivo de emergencia está compuesto por 100 bomberos, 30 musgo, y 19 personas de emergencias médicas, Defensa Civil y Cruz Roja preparando lugares para reubicar personas, como el centro cívico Alcanar. «No tenemos conocimiento de personas desalojadas, hay un dispositivo listo, pero no se usa», explica Expósito. informa Clara Blanchard.

Entre los afectados por la trompeta en cámping Esther, de Barcelona, ​​de 59 años, prefiere no dar su apellido para no preocupar a su familia. Es la primera vez que se queda con su marido en una estructura como esta, y lo ha hecho en un bungalow, que en realidad son apartamentos de estilo ibicenco de dos plantas. «Empezó a llover y llover y llover, y el agua se acumuló hasta que rompió el muro y el primer auto que se llevaron fue el mío», se queja. Se asegura de que no se irá hasta que rescaten su coche del agua. «Me ofrecen un hotel, pero me quedo aquí hasta que lo saque, aunque no haya agua ni luz». «Fue todo a la vez, mucha agua …» y admite que tuvo miedo cuando los niños de la planta baja comenzaron a gritar: «Los criamos con las sábanas».

A media tarde, Enrique Valencia, el camarero del bar La Bota Mar, en el paseo marítimo de Alcanar, relata, más tranquilo desde hace unas horas, la angustia que sintió durante la mañana al ver que «tras muchos relámpagos y el trueno L ‘vino fuerte: muy fuerte y sin parar, sin parar ”. “Nunca lo había visto llover así, yo vengo de México, de una zona donde llueve, pero mucho y mucho, nunca”, dice por teléfono, mientras la lluvia no cesa. El agua barrió una pared del restaurante, que solo había estado abierto durante tres meses, lamenta. La dueña del restaurante, Míriam Ballesi, se había ido a Barcelona y aún no ha podido volver a valorar los daños.

Núria Ventura, alcaldesa de Ulldecona (6.500 habitantes), relata el día confiada «en que no lloverá más». En la ciudad tuvieron que evacuar a 500 personas del polígono industrial: “Trabajadores que han quedado aislados porque se han interrumpido los accesos. Ahora ya estoy en casa, solo quedan dos en el pabellón ”, señala y agradece el trabajo de los voluntarios del pueblo que sacaron a las personas afectadas con sus vehículos todoterreno. En el pueblo, los bomberos evacuaron a una decena de personas a casas aisladas en los campamentos. Ventura espera hasta mañana para acceder a los almacenes y granjas inundados y evaluar qué tan dañados están. Además, advierte que «todas las calles del municipio están afectadas y aún no hemos recibido ayudas para 2018».

Fuertes lluvias inundan casas y calles en el centro y

Las fuertes tormentas dejan atascos, accidentes, inundaciones y problemas en el transporte público en Madrid este miércoles.EPV

La administración municipal solicitó ayuda a la Cruz Roja, que atendió a 20 vecinos afectados por las lluvias, alojados en el Pabellón Municipal. No se registraron lesiones personales. Uno de los Intercities fue bloqueado en L’Aldea Amposta a las 15.30 horas, hasta que casi cuatro horas después pudo reanudar su recorrido.

Trompeta en Castellón

La Generalitat pidió a los bomberos que Castellón, quienes este miércoles están trabajando a pedazos para dar respuesta a los efectos del temporal en la provincia. Una decena de personas fueron rescatadas en vehículos propios por los bomberos y la Guardia Civil en la N-238, entre Vinaròs y Ulldecona. Siete equipos de bomberos de la Generalitat llegaron a la zona, donde todavía llovía intensamente a primera hora de la tarde. El camino se corta en varios tramos a última hora de la tarde. A media tarde, una vez finalizado el rescate, el trabajo se centró en el drenaje de agua de la calle.

«Fue en dos minutos», dijo Juan Ciudad, quien tuvo que ser sacado de su automóvil luego de sujetarlo con cuerdas, dada la fuerza del agua que, desbordándose de un barranco, inundó la vía. Casi no caía agua en ese momento, por lo que no fue un viaje aterrador, pero la trompeta llegó por tierra, rebosando, rugiendo. “Teníamos miedo, sí. El agua subía por el auto y mi esposo acababa de ser operado «, dice Conchita Rollad, quien comenzaría sus vacaciones el miércoles. Ellos, como otras cuatro personas de la docena rescatadas, fueron rescatadas y luego trasladadas a una pala excavadora. punto seco. Uno de ellos tuvo que ser atendido por los servicios médicos, informa María Fabra.

Diez kilómetros de camino cortado

Sobre Toledo, la lluvia inundó la vía de acceso TO-23 al polígono de la ciudad cercana al Hospital General y numerosos vehículos quedaron atrapados e inundados, informa la DGT. Son 2,5 kilómetros de ese camino cortado. Balsas de agua provocaron retenciones en CM-40 y A-42. Sobre Hueso de la cadera La A-3 de Tarancón y la AP-36 de Las Pedroñeras son transitables con precaución. A primera hora de la tarde llovió intensamente en la A-4 cerca de Ocaña y Ontígola, con atascos en ambos sentidos, aunque el tráfico se restableció a última hora de la tarde. ADIF ha dejado de circular en la línea de alta velocidad entre Madrid y Toledo, así como en el tren de media distancia Jaén-Madrid que pasa por Villacañas.

En Guadamur (Toledo) una inundación inundó sus calles. Coches arrastrados, daños en las carreteras e inundaciones de casi un metro de altura es la imagen que ofrece la localidad, cercana a la capital, que fue una de las más afectadas por el temporal. La plaza central era inaccesible. La tormenta destruyó grandes fragmentos de asfalto y llenó las calles de barro, restos de árboles y piedras arrancadas de las paredes de las casas. Los vehículos quedaron bloqueados por el barro arrastrado por las inundaciones, que demolieron el monolito construido en el centro de la plaza. Los parques quedaron completamente inundados.

María del Sagrario Gutiérrez, alcaldesa desde hace 24 años, asegura entre lágrimas que hay más de 200 viviendas afectadas en Guadamur: “Para una ciudad de 1.800 habitantes, lo que tardó 15 años en construirse la destruyó en una hora. Nací aquí y nunca había visto nada igual ”. Lo mismo lamenta Álvaro de la Fuente, vecino del pueblo. Su casa, como la mayor parte de la ciudad, es de una sola planta. Señala que «todos los electrodomésticos son inútiles» mientras intenta vaciar con su familia los dos pies de agua que aún se acumulan en su jardín. informa Iker Vega.

En La comunidad de Madrid, la respuesta de emergencia del 112 atendió 237 casos relacionados con tormentas hasta la madrugada, y el cuerpo de bomberos realizó 50 intervenciones por inundación de casas y balsas en la calle. Además de la capital, los municipios de los que se recibieron más denuncias fueron Alpedrete (norte de la ciudad de Madrid), Valdemoro, Parla, Fuenlabrada (sur) y Rivas-Vaciamadrid (sureste). Las lluvias provocaron cortes en el metro, Cercanías y túneles de la capital que dificultaron la movilidad. A la medianoche de este miércoles se activó la alerta amarilla por fuertes lluvias en la región.

En las calles de Madrid, la lluvia fue considerable durante toda la tarde en la A-3, en Fuentidueña de Tajo, Villarejo de Salvanés, Perales de Tajuña, Arganda del Rey y Rivas-Vaciamadrid. En la A-4 existen retenciones en Valdemoro y Pinto, en ambos sentidos.

También en Navarra se han registrado inundaciones. Una fuerte tormenta dejó caer más de 40 litros por metro cuadrado en el transcurso de una hora en Tudela y provocó inundaciones en calles, zonas bajas y algunos vehículos en algunas zonas de la ciudad. A las 17:40 se cortó la N-121 en Caparroso.

El fenómeno meteorológico también estuvo acompañado de un potente aparato eléctrico. Durante las primeras horas de este 1 de septiembre se registraron unos 9.000 rayos en toda la geografía de la península española.