Grupo Cosentino, el material con el que se solidifica la ambición



El periódico digital de Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Olvídese de la inspiración. Las musas de la innovación se evocan invirtiendo. Y arriesgarte. Así lo tiene muy claro Francisco Martínez-Cosentino, el hombre que, junto a sus dos hermanos, transformó una pequeña empresa dedicada a la extracción y transformación del mármol en Macael (Almería) en una multinacional, la Grupo Cosentino, referente mundial en la producción y distribución de superficies para arquitectura, factura más de 1.100 millones y emplea a más de 5.000 personas.

«Siempre cito lo que dijo Peter Drucker:»La innovación es la esencia de ser emprendedor“Este es nuestro ADN, lanzar nuevos productos que siempre se diferencian”, dice el presidente del Grupo Cosentino. Y solo hay una forma de avanzar en ese objetivo: “Dedicamos recursos y personas a la investigación constante, como paso previo para generar innovación. No son golpes de genialidad ”, explica Martínez-Cosentino.

La semilla del Grupo Cosentino se sembró en 1940, cuando los padres de los actuales propietarios iniciaron un negocio minero. «Fue un trabajo de mármol muy modestoNi siquiera estaba en el top 50 de Macael en los 70. Mi madre, Eduarda Justo Ortiz, era una mujer muy grande. Manejaba la casa desde su tienda, la típica de los pueblos, donde vendía toda una tienda de abarrotes … Ayudaba a mucha gente, siempre fue generosa y emprendedora. El es la persona que mas me influencio», Asegura Martínez-Cosentino.

Con ese modelo inspirador en mente, la segunda generación de la familia llega al sector del mármol en 1980. Francisco y su hermano Eduardo fundaron Mármoles Cosentino, una pyme con 17 empleados, y luego se unió su tercer hermano, José. Pronto apareció la ambición, el material con el que se forjan los grandes sueños. El objetivo era tocar las puertas de nuevos mercados con el swing de la diferenciación y la diversificación.. «La clara intención era tener un producto industrializado que nos permitiera construir una empresa de futuro y competitiva. Contando solo con los mármoles de mi ciudad, tuvimos muchas dificultades ”, explica Martínez-Cosentino.

La planta de mármol de Cosentino en 1979
La planta de mármol de Cosentino en 1979

El primer intento fue ‘Piedra de mármol‘, una piedra ya industrializada hecha con restos de procesamiento de mármol. Fue un fiasco. Una encrucijada difícil al borde de la ruina. Pero la visión era de mármol y empezar a trabajar sobre una superficie de cuarzo de alta resistencia. “Llevaba mucho tiempo viendo productos similares en ferias fuera de España y hacia 1988 decidimos invertir alrededor de 1.500 millones de pesetas, una barbaridad en ese momento”, explica Martínez-Cosentino. Nació así Silestone, una solución aplicable a diferentes áreas, pero que se ha vuelto omnipresente en las encimeras de cocina de todo el mundo en solo cinco años. Un hito innovador importante. «Sin duda, fue nuestro punto de inflexión», reconoce el presidente de la empresa.

La búsqueda del diferenciador continuó incansablemente en los años siguientes. En 2005 el Silestone antibacteriano, en 2009 llegó Sensa, un granito con tratamiento antimanchas, y en 2013, tras 22.000 horas de investigación, se lanzó Dekton, superficie ultracompacta que ya es su segundo «best seller». «Lo que distingue a mi padre ya su generación es que no dejan de emocionarse en ningún momento, y eso significa que la obra nunca se acaba. Después de un proyecto, siempre viene otro. Creamos un producto, lo lanzamos al mercado, lo mejoramos y luego sale otro y otro. En Cosentino no nos gusta lo que tenemos y pensamos mucho en lo que nos queda por hacer y mejorar.», Dice el hijo del fundador, Eduardo Martínez-Cosentino, CEO de Cosentino North America y Vicepresidente Global de Ventas.

El polígono industrial del grupo en Almería, con más de 3 millones de km2
El polígono industrial del grupo en Almería, con más de 3 millones de km2

La tercera generación llama a la puerta: su hermana Pilar es vicepresidenta ejecutiva del Grupo y Francisco lidera el área digital. Y la hoja de ruta sigue siendo clara: «Las empresas que no apuestan por la sostenibilidad y la tecnología seguramente tendrán dificultades para sobrevivir», enfatiza Eduardo. Una idea sólida como Silestone.

Míralos
Comentarios

.