Historia de una foto: así cayó la cúpula del PP



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Historia de una foto asi cayo la cupula del PP

«Desde la distancia», respondió Soraya Sáenz de Santamaría cuando, el pasado jueves, en su primer día en el Consejo de Estado, le preguntaron cómo veía la situación del PP. Habían pasado apenas dos meses desde que anunció su retiro y cuatro meses desde que compareció en las primarias del partido para suceder a Mariano Rajoy y aspirar a ser el primer presidente del gobierno, pero los biorritmos en política son diferentes: los cumpleaños se celebran en 100 días y algunos eventos pueden tener efecto retardado. Bien lo sabe la gente popular, que en lo que va de año han despedido a un primer ministro, a un exvicepresidente, a un presidente comunitario y a un exsecretario general, o que es lo mismo, Rajoy, Santamaría, Cristina Cifuentes y María Dolores de Cospedal .

Tres tormentas -Gürtel, el comisario encarcelado José Manuel Villarejo y las primarias- desbordaron el organigrama del PP. La metamorfosis comenzó hace nueve años, cuando todavía no se imaginaban cuántos personajes fiesteros desaparecerían de la foto familiar, y se ha precipitado en las últimas semanas, cuando diez días bastaron para destrozar una carrera de dos décadas: la de Cospedal.

“¿Quién imaginó, hace cinco meses, que Rajoy habría dejado el gobierno por una moción de censura cuando acabábamos de obtener el apoyo del PNV para los presupuestos?”, Repiten de nuevo en estado de incredulidad algunas acusaciones populares. El presidente fue desalojado de La Moncloa en la primera moción de censura exitosa en la historia de la democracia española, impulsada por un político que el popular había dejado muerto dos veces: Pedro Sánchez. Nueve años después de que reuniera a toda su comisión ejecutiva para decir ante las cámaras «Gürtel no es una conspiración del PP, es una conspiración contra el Partido Popular», la primera sentencia por la conspiración corrupta obligó a Rajoy a dejar la presidencia del gobierno. De esa foto, en la que fue tomada por la plantilla del PP, habrían caído muchas otras.

Rajoy no quiso dimitir, como habrían preferido algunos cargos populares, y tras su repentina marcha volvió a ocupar su puesto en el registro. Ahora no quiere aparecer en ninguna foto. Está ausente de todas las citas políticas de su partido, aunque se encuentra en la misma ciudad, como sucedió el 27 de octubre en la reunión interparlamentaria de Sevilla. Y la dirección del PP admite que no será fácil convencerle para que se dé cuenta de la imagen con la que el nuevo líder, Pablo Casado, quiere impulsar la convención nacional el próximo mes de enero: él, Aznar y Rajoy juntos.

De esa puesta en escena en 2009, cuando Rajoy desmintió a Gürtel, cayó Federico Trillo, ideólogo de la estrategia de defensa jurídica contra la conspiración, que tuvo que dimitir el año pasado como embajador en Londres por el informe que acusa al Ministerio de Defensa del accidente. en 2003 del Yak-42, en el que murieron 62 soldados.

Esperanza Aguirre también desapareció de la foto: en 2016 dejó la presidencia del Pueblo Popular de Madrid y en 2017 actuó como concejala tras los posteriores escándalos de corrupción en el PP de Madrid, con la entrada en prisión del presidente Ignacio González y del número tres en el gobierno autonómico, Francisco Granados.

Francisco Camps dejó la presidencia de la Generalitat Valenciana en 2011 por su implicación en juicios. Fue absuelto de ese caso, pero el tribunal nacional ordenó reabrir la sala de Gürtel el pasado mes de septiembre para investigarlo. Su vicepresidente, Vicente Rambla, también dimitió en 2014 acusado del caso Gürtel.

Ana Mato, que aparece junto a Camps en la imagen, dejó el Ministerio de Salud en 2014 como ministra de Salud luego de que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz la señalara como una participante rentable en la trama.

El pasado mes de abril también intervino una de las figuras recurrentes en las quinielas de sucesión, la presidenta del Madrid, Cristina Cifuentes, tras el escándalo de un curso de máster 2012 rodeado de irregularidades.

La última tormenta, la de las primarias, arrasó con Javier Arenas, el eterno superviviente del PP, que dejó la comisión ejecutiva para ser vicepresidente del Senado tras apoyar a Santamaría. También se retiró el exministro Íñigo de la Serna, que apoyó al equipo perdedor en la carrera por la sucesión. Y el sangrado no ha terminado. Otros puestos que han apostado por el exvicepresidente en las primarias están preparando su retiro. En el PP hay quienes creen que la marcha de Santamaría y Cospedal, cuya rivalidad ha condicionado la vida interna del partido en los últimos años, traerá un período de tranquilidad a las siglas. Otros hablan del capital operativo que perdieron – «esa fue nuestra principal diferencia con Ciudadanos, la experiencia del gobierno» -. Hay quienes celebran haberse liberado de la «mochila» de esas prácticas que el nuevo líder, Pablo Casado, dice que lo «avergüenza», y quienes desconfían del regreso del hombre que invitó a varios futuros prisioneros a la boda de su hija. : José Maria Aznar. Porque muchos se han ido, pero solo él ha vuelto.

.