Huracanes y el nuevo panorama de control político y tecnológico, según el arte cubano



La actualidad en Alicantur Noticias

'Katrina', una acuarela del huracán de 2005.
‘Katrina’, una acuarela del huracán de 2005.

Boletín meteorológico, la última exposición del artista cubano Dagoberto Rodríguez con la galería Sabrina Amrani, llega a la Feria Arco cuando la tormenta tropical Elsa acaba de atravesar la isla, que provocó fuertes lluvias y huracanes, generando imágenes meteorológicas inquietantes, como las que utiliza Rodríguez para reflexionar sobre el espacio en el que vivimos, cómo se ha transformado y cómo podría ser en el futuro. Aunque Boletín meteorológico es el título general de la exposición, incluye obras de otras dos series, Dispositivo, esculturas de arcilla que reproducen los satélites que dirigen invisiblemente nuestra vida, e Umbrales, compuesto por estructuras surgidas durante el encierro que hablan de túneles y puertas que nos llevan a lugares desconocidos e intentan imaginar el futuro.

Boletín meteorológico incluye dos acuarelas en una serie de 12, derivadas de mapas meteorológicos e imágenes técnicas ofrecidas por satélites de grandes huracanes y tormentas que azotan cíclicamente la tierra, especialmente en zonas como el Caribe. Una de las piezas expuestas en Sabrina Amrani es Catalina, inspirado en el huracán de máxima potencia que destruyó gran parte de la ciudad de Nueva Orleans en 2005, causando cientos de muertes y pérdidas multimillonarias. Esas imágenes hipnóticas que marcan en rojo, naranja o amarillo las zonas de mayor lluvia, intensidad o actividad de los vientos, son reconvertidas por Rodríguez en una experiencia estética pero que al mismo tiempo profundiza lo que nos está pasando y lo que estamos viviendo conversión. . “Los ciclones ya son parte de nuestro paisaje y nuestro futuro. Este tipo de tormentas devastadoras son cada vez más frecuentes y poderosas, y no solo azotan el Caribe o los lugares habituales, a veces llegan a Europa, y donde pasa todo lo que devastan…. En eso se está convirtiendo nuestro paisaje ”, dice el artista.

'Pendejos', diasec con bario y marco de aluminio a partir de 2021.
‘Pendejos’, diasec con bario y marco de aluminio a partir de 2021.

Rodríguez nació en un pequeño pueblo de la costa del centro de Cuba y recuerda perfectamente la experiencia de vivir un huracán, en medio de «miedo, pero a veces mezclado con cierta fiesta». “En medio de una monotonía política tan grande como la de Cuba, se avecinaba una invasión de aire y lluvia, capaz de transformar la naturaleza y la economía … Fueron hechos desagradables, pero podían generar operaciones comerciales”, dice.

Más información

Así como los huracanes se han convertido en «actores muy importantes en nuestras vidas», los satélites también son «actores silenciosos, que nunca vemos, pero que están ahí, nos controlan y son parte de un nuevo paisaje», dice. Las series Dispositivo En cierto sentido, es un tributo a Michael Foucault y al término utilizado por el filósofo para indicar los diversos mecanismos institucionales, físicos, administrativos y estructuras de conocimiento que mejoran y mantienen el ejercicio del poder dentro del cuerpo social. “Los satélites artificiales son parte de esos objetos tecnológicos que controlan invisiblemente nuestras vidas, como el estado o las diversas entidades que instauran el poder. Nos miran, calculan nuestra distancia con el GPS, establecen nuestras llamadas con la telefonía móvil… Son auténticas estructuras de poder, que tienen un peso increíble en nuestra existencia ”. Los Dispositivos de Rodríguez son esculturas realizadas con un material primario como la arcilla, y forman parte de la reflexión de Foucault sobre los dispositivos de poder con los que convivimos sin darnos cuenta.

Umbrales es parte del mismo discurso, pero con la intención de explorar o imaginar cómo será el futuro. Las estructuras de Umbrales Nacieron en la mente del artista durante el largo año de prisión por la epidemia de coronavirus, y son una especie de puertas zen por las que pasas y de repente estás en otro espacio, en otro estado. “Son puertas que te llevan a un lugar desconocido, lo que nos pasó el año pasado. Estas piezas describen umbrales, tienen una luz azul depurativa y al mismo tiempo marcan el camino … son una especie de túnel que se adentra en lo que podría ser el futuro.

Paralelamente al Informe Meteorológico y a lo que expondrá la galería Sabrina Amrani, las puertas del estudio madrileño de Dagoberto Rodríguez se abrirán durante la feria Arco para mostrar al público otro tipo de obras que profundizan ese «espacio en el que vivimos», pero desde una perspectiva menos futurista. perspectiva., sin pretender ser una anticipación, sino más bien una reflexión sobre el pasado. Además, qué significó en su caso vivir en espacios públicos en Cuba, como los cines en La Habana. Rodríguez afirma que en 1946 La Habana tenía 660.000 habitantes y 118 salas de cine, «más salas por habitante que Washington, Buenos Aires, París o Ciudad de México». Diez años después, en 1955, la capital cubana contaba con 138 cines -el número más alto de su historia- de los cuales solo 22 siguen en funcionamiento.

'Tomorrow', diasec con marco de bario y aluminio a partir de 2021.
‘Tomorrow’, diasec con marco de bario y aluminio a partir de 2021.

Aunque muchos han desaparecido, La Habana todavía tiene alrededor de 80 de estos edificios en pie, la mayoría de los cuales están abandonados o en estado ruinoso. Otros contienen bibliotecas de videos, clubes de video o salas de ensayo para grupos de teatro dentro de sus conchas, y algunas de estas antiguas salas también se utilizan como tiendas de muebles, floristerías, tiendas de dólar o sedes de grupos de danza y asociaciones de artes marciales. El artista interviene en las fotografías actuales de estas emblemáticas salas e introduce mensajes de contenido político o poético, y este contraste nos habla del pasado, pero también del presente y del probable futuro. En Palo limpio, su ultimo actuación Filmado, Rodríguez colabora con el director Pavel Giraud y el músico de jazz cubano Michael Olivera para transformar una marcha militar en una diabólica timba cubana, una obra que, dice, habla de «timba y represión». Todos juntos, de satélites a huracanes, pasando por el espacio intergaláctico y denunciando el poder, hasta caer sin paracaídas en un cine devastado del barrio habanero.