HVO, el biocombustible CO2 neutro que ya alimenta los autobuses de Bilbao



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Actualizado:

Aunque pueda parecer que la electrificación es la forma más directa e incluso la única de reducir las emisiones contaminantes y el CO2, la tecnología avanza en múltiples líneas con el mismo objetivo. sí uno de los campeones es HVO, un biocombustible avanzado, 100% renovable, que cumple con las certificaciones de sostenibilidad exigidas por la Directiva de Energías Renovables de la Unión Europea.

Repsol, Bilbobus e
Alsa
han iniciado la primera prueba piloto en España con HVO, con una flota de doce autobuses Bilbobus que circularán durante los próximos cuatro meses de la ciudad de Bilbao, utilizando biocombustibles avanzados de generación de residuos.

El proyecto dará como resultado una reducción de alrededor de 300 toneladas de CO2 durante el período de prueba piloto y tiene como objetivo demostrar que el biocombustibles de desecho avanzados Forman parte de la solución para alcanzar los objetivos de sostenibilidad en la movilidad terrestre porque ayudan a diversificar la matriz energética de España. En esta ocasión, el volumen de combustible utilizado, proporcionado por el Laboratorio de Tecnología Repsol, será más de 100.000 litros de biocombustible.

Repsol lleva más de dos décadas incorporando biocombustibles a sus combustibles de automoción. En los últimos años, el contenido de biocombustibles y en 2021 esta cifra alcanzó el 9,5% en energía, en línea con los requisitos regulatorios en España que transfieren los compromisos pactados como país con la UE.

¿Qué son los biocombustibles?

Como se explica a este diario Adriana Orejas, director de tecnología industrial y proyectos de tecnología profunda en Repsol Technology Labsol, España tiene una capacidad renovable envidiable, además combina la energía fotovoltaica y eólica de forma muy óptima. Según ha explicado, más del 50% de las emisiones en España son consecuencia del turismo, con un peso importante en este porcentaje del transporte marítimo y aéreo. Según Orejas, hay dos formas de obtener ‘emisiones netas cero’, la de los combustibles a partir de residuos circulares y la de la producción de combustibles sintéticos.

En el primer caso se usa un residuo de un combustible a base de carbono obtenido de plantas a través de la fotosíntesis e usando hidrógeno verde se produce un combustible. Al final se obtiene un balance de CO2 de cero, es decir, se emite a la atmósfera la misma cantidad que se capturó.

En cuanto a la producción de combustibles sintéticos, “estos también se obtienen capturando CO2 e hidrógeno verde por electrólisis y el resultado también es que el CO2 emitido es el mismo CO2 capturado. «Es un viaje sin fin», dice, por lo que una planta industrial de este tipo «podría utilizar un millón de toneladas de CO2 al año». La desventaja, según el investigador de Repsol, es el posible costo de usar energía renovable“Pero, en este caso, en España partimos de una situación ventajosa para el uso de aerogeneradores y sistemas solares”, asegura.

La composición química de los combustibles sintéticos. permite su uso en vehículos actuales con motores de combustión, que representan la gran mayoría de la flota de automóviles, y al mismo tiempo facilita la uso de las infraestructuras existentes repostaje y distribución, que sería el mismo que se utiliza actualmente a través de gasolineras. Tampoco sería necesario realizar cambios en los vehículos.

Repsol anunció la construcción de la primera planta productiva de España en Cartagena de este tipo de ecocombustibles, que producirá 250.000 toneladas anuales a partir de 2023. A partir de hidrógeno y materia prima reciclada (que puede provenir de aceites, grasas para freír o la fracción orgánica de residuos municipales, biomasa procedente de restos agrícolas o forestales), la planta de Cartagena podrá producir biocombustibles avanzados, como el hidrobiodiésel (HVO), biojet, bionafta y biopropano. El resultado sera biocombustibles utilizables sin modificación en los motores actuales y esto supondrá un ahorro de emisiones de 900.000 toneladas de CO2 al año, una cantidad similar al CO2 que absorbería un bosque del tamaño de 180.000 campos de fútbol.

Por otro lado, la empresa está inmersa en el desarrollo en el puerto de Bilbao de un proyecto innovador a nivel mundial producir combustibles sintéticos sintéticos con cero emisiones netas, utilizando hidrógeno renovable y CO2 capturado en los procesos industriales de la refinería de Petronor. Esta planta producirá combustibles sintéticos que se pueden utilizar en los motores actuales de automóviles, camiones o aviones. Para ello, el CO2 capturado se utiliza como única materia prima. en la refinería de Petronor e hidrógeno producido con electricidad 100% renovable. El CO2 emitido por estos combustibles a lo largo de todo su ciclo de vida es equivalente al capturado y utilizado en su fabricación, lo que se traduce en un balance neto de emisiones cero.

En el campo de ecocombustibles gaseosos, el puerto de Bilbao también albergará una planta de generación de biogás Residuos urbanos, que sustituirán parte del consumo de combustibles tradicionales que alimentan la producción de la refinería de Petronor.

Míralos
Comentarios

.