i3 Ventures afirma que la junta de Bartomeu pidió cargar goles contra sus oponentes



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Carlos Ibáñez, director único de I3Ventures y Nicestream.
Carlos Ibáñez, director único de I3Ventures y Nicestream.Catalunya Radio

Todo comenzó en febrero del año anterior, cuando el Cadena Ser – estar Explicó que desde finales de 2017, el FC Barcelona contaba con los servicios de I3 Ventures, empresa propiedad del argentino Carlos Ibáñez, que se dedicaba a generar declaraciones de opinión a través de las redes sociales mientras desacreditaba y difamaba a no personas y entidades vinculadas al directorio de directores, incluso a jugadores como Leo Messi y Gerard Piqué. Algo que ha desmentido el expresidente Josep Maria Bartomeu y que ahora el propio Ibáñez se ha encargado de aclarar, como declaró este martes el empresario uruguayo por videoconferencia en el juzgado número 13 de Barcelona. Y admitió que la campaña de desprestigio fue encargada por la directiva, al tiempo que señalaba a Jaume Masferrer como interlocutor entre la empresa y el club, también mano derecha del expresidente.

«Fue un servicio extra fuera del contrato», dijo Ibáñez, revelando que no hubo recargo por esta operación, que, admitió, se realizó en cinco perfiles. Aunque negó que fuera una campaña de desprestigio. “El objetivo era proteger la reputación. Buscábamos formas de detener el daño. Si atacaran a Valverde, yo diría que Guardiola no ganó títulos ”, dijo Ibáñez asegurando que fue para contrarrestar las campañas de desprestigio llevadas a cabo por Jaume Roures -administrador único de Mediapro- y Víctor Font -candidato presidencial que perdió el pulso con Laporta -, que según él habría orquestado estos perfiles, una estratagema que los Mossos estimaron en una pérdida económica de hasta 1,2 millones para el Barça y que, además, le costó el puesto a Bartomeu.

La primera reacción de la gerencia fue lavarse las manos y desmentir tal atropello, al tiempo que admitía que I3 Ventures era una empresa proveedora del club y, si las conexiones con las cuentas se hubieran demostrado en las redes sociales, habrían rescindido el contrato. . No solo se comprobó, sino que el club abonaba un millón de euros al año a la empresa de Ibáñez y las facturas se repartían entre los distintos departamentos de forma que cada uno era inferior a 200.000 euros y así impedía que los contratos pasaran por la aprobación del Ayuntamiento. Playreta que hace unos días los Mossos revelaron como es habitual en la directiva anterior, ya que destaca un expediente similar al de Nicetream (conglomerado de Ibáñez) que superó los dos millones de euros y no pasó la comisión de adjudicación. Aunque aún no se conoce el nombre de la empresa. «El reparto de las facturas lo encargó el director general Óscar Grau (director gerente del Barça) en nombre del club», admitió Ibáñez ante el juez. Aunque señaló que le parecía normal porque le explicaron que así se hacía porque el trabajo se hacía en distintas áreas.

Más información

Después de que se destapó el caso, algunos ejecutivos pidieron explicaciones y, aunque demoró mucho, Bartomeu dejó a Masferrer suspendido de trabajo y sueldo hasta la auditoría encargada por PricewaterhouseCoopers… La auditoría costó 600.000 € y resulta que también se ha fraccionado para que no pase por el tribunal de selección para eludir el control interno. Pero el caso -denunciado por el grupo de socios Dignitat Blaugran- llegó a la jueza Alejandra Gil, titular del tribunal de educación número 13 de Barcelona y responsable de los allanamientos que realizan los Mossos d’Esquadra en el Camp Nou y en las viviendas particulares. de los que están bajo investigación. Esto motivó el enjuiciamiento del presidente Bartomeu, así como de Òscar Grau, el jefe de los servicios legales Román Gómez Pontí y Masferrer, acusados ​​de mala administración (pago de un posible recargo a I3 Ventures) y corrupción entre particulares (presuntamente embolsándose parte del dinero).

En la investigación de los Mossos, que colocó a una de las empresas de Ibáñez en una caravana en campo abierto en el departamento de Canelones en Uruguay, el imputado respondió: “Puede ser un error o una manipulación. Una empresa con 40 empleados es fácilmente verificable donde está ”. Y, hablando de lo que Jaime Malet, propietario de la empresa Telam Partners -recibió 300.000 euros a través de la correduría-, aseguró que le había pedido a Malet que lo introdujera en el mercado español y que por ello cobraba una comisión por cada nuevo contrato. .

Puedes seguir a Alicantur DEPORTES en FacebookGorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *