Igor el ruso ataca a cuatro funcionarios el día antes del juicio por asesinato: «Tus muertes son gratis para mí»



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Norbert Feher, alias
Norbert Feher, alias «Igor el Ruso», a su salida de los tribunales en enero de 2020, tras el juicio por el que fue condenado por dos intentos de asesinato en Teruel.Javier Escriche / Europa Press

Norbert Feher, alias Igor el ruso, acusado de matar a tres personas en Teruel en diciembre de 2017 mientras se escondía de la justicia, agredió a cuatro funcionarios del centro penitenciario de Dueñas (Palencia) cuando ingresaban en su celda para trasladarlo a Zuera (Zaragoza). El criminal, ya condenado en España por otros dos intentos de asesinato, agredió a los trabajadores con una teja rota, según el Colegio Profesional de Funcionarios de Prisiones. «Si entra alguien más, lo mato, sus muertes salen gratis», amenazó el preso, según fuentes sindicales. Finalmente lograron encogerlo para hacer la transferencia. Los cuatro funcionarios fueron tratados por sus heridas.

Su nombre no es Igor y no es ruso. Su verdadero nombre es Norbert Feher y este lunes se sentará en el banquillo a ser juzgado por los asesinatos de un campesino y dos guardias civiles en Andorra (Teruel) en diciembre de 2017. De origen serbio, Feher será juzgado por las tres muertes con un jurado popular y entre las estrictas medidas de seguridad implementadas especialmente para él y que incluyen una cabina de vidrio blindado. 60 testigos y peritos desfilarán durante una semana en la Audiencia Provincial de Teruel para reconstruir los días de terror vividos por la provincia.

Más información

A partir de este lunes afronta un juicio por el asesinato en diciembre de 2017 de tres personas en Andorra, ciudad de Teruel a la que llegó tras huir de Italia, país donde ya había sido condenado a cadena perpetua por haber disparado a otras dos. ¿Por qué te refugiaste en Teruel? ¿Quién te ayudó en tu escape? ¿Tenías contactos que no fueron investigados en España? Estas son algunas de las preguntas que pueden surgir durante el proceso. Son interrogantes que plantea el pasado de este criminal y que tanto familiares como abogados piden esclarecer. Su vida se desdibuja entre las certezas que existen sobre él y las historias, en algunos casos imaginativas, que cuenta.

Feher afirma que viajó desde Italia a Teruel en bicicleta, lo que los fiscales consideran «inverosímil». El abogado Mariano Tafalla representa a una de las viudas de los guardias civiles. “Lamentablemente, las investigaciones se limitaron a los hechos cometidos en España, no se pudo deducir ni el camino para llegar ni todo lo que aparece en el caso italiano”, denuncia el letrado.

Los cargos piden una prisión permanente revisable y su defensa pide la absolución porque asegura que padece una «neurosis de guerra». Esta es otra de las incógnitas entre las que se mueve la vida del apodado Igor el Ruso. Si bien ha asegurado en numerosas declaraciones que es un excombatiente del ejército ruso, todas las pruebas de su pasado indican que es un ciudadano serbio de ascendencia húngara que emigró a Italia a principios de la década de 2000 y comenzó a cometer robos allí. Con el tiempo, su escalada criminal se intensificó hasta que cometió sus dos primeros asesinatos en abril de 2017.

Su abogado defensor, Juan Manuel Martín Calvente, confía en que en la audiencia podrá explicar «las vivencias que le llevaron a percibir un movimiento extraño como un atentado». «Es una persona que se ha trasladado a zonas de conflicto», describe. Previo al ataque a los guardias, Calvente aseguró que Feher responderá preguntas de todos lados y que se mostró «tranquilo y sereno». En las historias de su pasado también llegó a contar haber trabajado como gigoló en España y haber experimentado una gran iluminación religiosa en una de sus primeras estancias en prisión por robos en Italia.

La preocupación en la provincia de Teruel comenzó a principios de diciembre de 2017. Los vecinos de los municipios de Albalate del Arzobispo y Andorra alertados durante jornadas de robos en fincas de la zona, denominados masa. Pero la primera señal clara del peligro de Feher llegó el día 5, cuando disparó a dos vecinos que lo atraparon en una finca. Sobrevivieron de milagro. Feher fue condenado a 21 años de prisión por estos dos intentos de asesinato en 2020.

En ese proceso, Feher mostró su frialdad buscando las cámaras, sonriendo en numerosas ocasiones e incluso saludando a los fotógrafos con la victoria. Los forenses que lo examinaron hace tres años en prisión lo llamaron un psicópata que tiene el control total de sus acciones. Cuando el fiscal le preguntó si las dos víctimas sobrevivientes lo habían tocado alguna vez, respondió: «Si me hubieran tocado, no estarían aquí».

El proceso

El juicio de este lunes abordará lo ocurrido en la tarde del 14 de diciembre de 2017. Según relato del fiscal, el criador José Luis Iranzo acompañó un dispositivo de la guardia civil para inspeccionar unas cuevas entre los dos lugares sospechaba que el autor de los disparos que Había alarmado a la provincia en los días anteriores que podría estar escondida allí. Poco después, el granjero se quedó solo y se dirigió a su finca cuando vio una luz encendida en la entrada. No tuvo tiempo de abrir completamente la puerta cuando recibió dos golpes que acabaron con su vida. Feher, quien tomó nota de los hechos, se escondía adentro en busca de refugio, comida y electricidad para recargar sus dispositivos electrónicos. Luego robó el auto de su víctima y condujo unos metros hasta una casa abandonada donde guardaba todas sus pertenencias listas para comenzar su nueva fuga. En ese momento vio llegar a los guardias civiles Víctor Romero y Víctor Jesús Caballero, se escondieron y, cuando estuvieron a tiro, les disparó más de una decena de veces.

Con tres muertos confirmados, la Guardia Civil ha desplegado un enorme dispositivo que prácticamente ha asediado los alrededores de la ciudad. El pánico se extendió entre los vecinos y también la patraña de que el asesino se había atrincherado en uno de los bares de Andorra. Unas horas más tarde, Norbert Feher fue arrestado. «Todo el mundo en la región sigue pidiendo explicaciones sobre lo que hicieron los comandantes de la Guardia Civil para intentar localizar a este hombre en los días entre el primer tiroteo y los asesinatos, cuando ya existían pruebas completas de su peligro», dijo. Abogado de Tafalla, representante de una de las viudas de la Guardia Civil.

Desde su arresto, Feher ha sido trasladado de prisión en dos ocasiones. Según los funcionarios, debido a su alto nivel de peligrosidad. Primero de Zaragoza a Teixeiro y finalmente a Palencia, donde se produjo el ataque. La asociación de funcionarios penitenciarios asegura que «la profesionalidad de los funcionarios ha evitado una tragedia, pero cada día se hace más claro que es cuestión de tiempo que esto suceda».