Iker Casillas vuelve a Madrid cinco años después de su tormentosa despedida



La actualidad en Alicantur Noticias

Iker Casillas, en archivo de imagen.
Iker Casillas, en archivo de imagen.imágenes falsas

Cinco años después de su tormentosa salida del Real Madrid, Iker Casillas regresa al Bernabéu. El club anunció en un comunicado que se une a la Fundación como reemplazo del CEO. Las funciones específicas no se detallan en la nota.

El regreso se había dado por sentado durante algún tiempo, especialmente desde que en agosto pasado había abandonado los campos para siempre. El infarto sufrido 15 meses antes durante un entrenamiento con el Porto le obligó a poner fin a su carrera deportiva. En busca de una nueva vida vestido de civil, llegó a presentarse a la presidencia de la Federación Española, decisión que posteriormente rectificó.

Casillas llegó al Real Madrid a los nueve años y, en el cuarto de siglo en el que defendió su portería, logró 19 títulos con el primer equipo. Sin embargo, después de ser el héroe durante tantas temporadas, el mejor exponente de la antigua cantera de la Ciudad Deportiva, sus últimos años fueron muy accidentados y tuvieron un final duro. Una mañana de julio de 2015 se saludó en soledad y llorando desde la sala de prensa del Bernabéu. Le tomó más de un minuto comenzar a leer unas pocas líneas. «Quiero recordar a todos, a todos, a los entrenadores, porque aprendí mucho de todos», dijo entonces. A nadie se le escapaba que este particular énfasis incluía una mención implícita al técnico que había marcado su despedida del club, José Mourinho.

El portugués, con el que tuvo un amargo enfrentamiento, retiró el título a finales de 2013 y, desde entonces, no lo ha recuperado del todo. Tampoco con el sucesor del banquillo blanco, Carlo Ancelotti. La crisis se ha agudizado hasta el punto de que se ha abierto una brecha entre el portero y parte del público del Bernabéu, incluso con Mourinho fuera de La Castellana. Unas semanas antes de esta despedida, Casillas llegó a manifestar su enfado en medio del partido ante el Valencia en Liga porque un sector de la afición le había reprendido por un error. La herida estaba abierta y no había esperanzas de solución.

“Si miro hacia atrás, no tengo que pedir perdón. Está olvidado. Después de lo que me pasó hace año y medio [en referencia al infarto], Lo veo como una anécdota. Era una pequeña parte del madridismo más joven y voraz. Yo no lo entiendo. En lugar de pensar que el resto me aplaudía y estaba orgulloso de mí … Con el tiempo me di cuenta de que toda esta gente puede seguir criticando, pero hay otro que te sigue idolatrando ”, recordó recientemente en un discurso. con Vicente del Bosque en Alicantur.

La imagen de Casillas solo en la sala de prensa del Bernabéu fue tan impactante que dos días después el club organizó un acto con Florentino Pérez, al que no había mencionado en su discurso de despedida, en un intento de dar una imagen de cercanía a un jugador que se había convertido en el símbolo del Real Madrid. Sin embargo, la medida no resolvió por completo una relación complicada y desgastada. Casillas inició entonces la última etapa de su carrera deportiva en el Oporto, que se truncó a principios de 2019 por un infarto.

Ese día de verano de 2015, el portero cerró su intervención, con la voz quebrada, con un «C’est fine». Ahora, el paso del tiempo ha llevado a Casillas, de 39 años, a buscar hueco en las oficinas del Real Madrid en una tarea que es, de momento, más representativa que ejecutiva. «Sabemos para qué sirve una parte del Real Madrid. Es una buena noticia que vuelva al club de su corazón», dijo Zidane este martes.