Intento de batalla legal por las garantías del ‘procés’



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

El expresidente catalán Artur Mas y las concejalas Irene Rigau y Joana Ortega para la consulta del 9N.
El expresidente catalán Artur Mas y las concejalas Irene Rigau y Joana Ortega para la consulta del 9N.Albert García

Las garantías con las que la Generalitat de Cataluña pretende hacer frente a la fianza de 5,4 millones de euros solicitada a 34 de sus antiguos altos cargos y funcionarios ha desatado una intensa batalla judicial en el Tribunal de Cuentas, órgano supervisor que reclama el dinero presuntamente robado.

La controversia es si una administración puede endosar con dinero público la multa a un ex alto funcionario acusado de uso indebido de dinero público por parte de la misma administración.

Los imputados por los gastos de promoción del proyecto independentista en el exterior han puesto en marcha una serie de iniciativas para inducir al tribunal a retirar la solicitud de informe a la Fiscalía sobre la viabilidad de las garantías. En caso de que el Tribunal de Cuentas rechace esta solicitud, los exgerentes piden que se les permita al menos presentar argumentos en defensa de esta fórmula de pago.

La batalla tiene lugar en tres lados. Por un lado, la delegada investigadora, Esperanza García y su superior, el presidente de la Sección de Fiscalía, José Manuel Suárez Robledano, quienes, antes de pronunciarse sobre la legalidad de las garantías, solicitaron a la Fiscalía del Estado que se pronuncie sobre su viabilidad. Por otro lado, las defensas de los imputados -dirigidos en esta iniciativa por Oriol Junqueras y Raül Romeva, entre otros-, quienes presentaron varios recursos para que el Tribunal de Cuentas volviera sobre sus pasos y admitiera que la consulta realizada en la Fiscalía fue un paso en falso sin ningún apoyo legal. Y en tercer lugar, el abogado del Estado ante el tribunal, que a su vez lleva mes y medio esperando que sus superiores le den instrucciones sobre si responder o no a la solicitud del tribunal.

El primer llamamiento se presentó los días 3 y 5 de agosto. En esencia, los recursos consideraron «inadmisible» la solicitud de remisión a los abogados y solicitaron su revocación. Alternativamente, estaban interesados ​​en permitirles hacer alegatos sobre el origen de esa investigación y «los términos en los que debería presentarse». Si estas solicitudes fueron rechazadas, volvieron a solicitar de manera subsidiaria que antes de que el delegado investigador decidiera sobre las garantías, se le entregara «el informe y el plazo para remitirlas», creyendo que el criterio de la Abogacía podría ser determinante en la curso de este procedimiento.

La segunda carta ya formulaba directamente los alegados alegatos, y alegaba que cuando la delegada examinadora tomaba una decisión sobre las garantías debía «limitarse» a decidir si esta fórmula de pago «se había otorgado de conformidad con un instrumento legalmente exigido» y si lo mismo cubre los importes derivados de la liquidación provisional ”.

5,4 millones

El recurso constata que existen ambas circunstancias, ya que las garantías surgen de una disposición que la Generalitat considera legal -el Decreto 15/21, de 6 de julio, por el que se crea el Fondo Complementario de Riesgos-, y la cantidad que se abonaría sería la que el juez reclama los 5,4 millones antes mencionados como presunto pasivo contable. La carta subraya que este decreto contó con el patrocinio del Consejo de Garantías Estatutarias.

A estos reclamos de las defensas, el delegado investigador respondió negativamente el 1 de septiembre, en el cual motivó su solicitud a la Fiscalía del Estado, a través del presidente de la Sección del Ministerio Público, quien es quien tiene la posibilidad legal de solicitar esta escriba a los minutos. Esperanza García justificó su solicitud a la luz de las «peculiaridades encontradas en las garantías presentadas».

Expresado este motivo, agregó que había actuado en el marco de «acciones preliminares» que «no constituyen procesos contradictorios, por lo que no caben los alegatos de las partes ante la decisión del delegado investigador. A solicitud» del citado informe o sobre la admisión de avales ”.

A raíz de esta respuesta, el núcleo jurídico de los sospechosos apeló al nivel superior, la Sección del Ministerio Público del Tribunal de Cuentas, donde se denuncia una presunta violación de derechos fundamentales con la consiguiente indiferencia. Lo que se pide es que los tres magistrados de esa Sección anulen las decisiones del investigador «reemplazándolo por otro en el que se acordó otorgar a esta parte un procedimiento de audiencia y contestación».

El recurso de apelación subraya que este trámite debe tener lugar «antes de la adopción de la resolución del delegado investigador relativa a la admisión de garantías». También destaca: la negativa recibida hasta el momento «reduce definitivamente la posibilidad de que mis clientes hagan valer sus acusaciones ante un acto que determinará definitivamente un impacto grave en sus activos y patrimonios».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *