Juan Espadas, alcalde enemigo del conflicto



La actualidad en Alicantur Noticias

Juan Espadas alcalde enemigo del conflicto

Juan Espadas Cejas (Sevilla, 54) es elegido por los críticos del PSOE andaluz y por la dirección federal de Pedro Sánchez para desafiar a Susana Díaz a liderar el Partido Socialista Andaluz. Intentará convencer a los militantes apelando a la necesidad de un cambio para recuperar la Junta de Andalucía, que perdió el PSOE tras las elecciones de diciembre de 2018. Cuando se les pregunta a los simpatizantes si Espadas es el catalizador que necesita el socialismo andaluz, son muchos los que mantienen unos segundos de silencio para luego contestar: «Todo lo que no es Susana Díaz es y se puede entender a diestra y siniestra»; «No desdeña, pero tampoco emociona» y «esto es lo que es».

Más información

El alcalde de Sevilla acudió a la última vuelta de la fundición de candidatos junto a la portavoz de la ministra de Hacienda y Gobierno, María Jesús Montero, a quien Pedro Sánchez quiso mantener a su lado. Espadas subió al ring hace más de un año cuando mostró su voluntad de liderar el PSOE. Por ahora competirá por la candidatura a la presidencia del Consejo en junio y si gana, su paso a la secretaría general se producirá cuando se convoque el congreso regional a finales de año.

Espadas, a diferencia de Susana Díaz, que se unió a la juventud socialista a los 17 años, tardó en unirse al partido. Se incorporó en 1997, cuando ya llevaba siete años trabajando en la Junta de Andalucía. Se licenció en Derecho en 1989 y un año después se incorporó a la empresa más grande de la comunidad: primero como jefe de gabinete y luego como alto funcionario del Departamento de Medio Ambiente, con una breve pausa en el Departamento de Educación. En 2008, Manuel Chaves lo nombró ministro de Vivienda y Ordenación del Territorio hasta marzo de 2010. Es decir, 20 años en el concejo, tiempo suficiente para ser calificado en algunos sectores como «un juntero».

El candidato de las primarias abandonó el concejo porque el presidente José Antonio Griñán había decidido hacerlo cuando anunció que Espadas sería el candidato a la alcaldía de Sevilla. En realidad, la decisión no la tomó Griñán, sino su ahora rival Susana Díaz. Este se negó a permitir que el candidato en Sevilla fuera Alfonso Rodríguez Gómez de Celis -ambos son la pareja perfecta de enemigos íntimos- y optó por buscar a «alguien a quien no le importa»: Juan Espadas.

Este es otro rasgo que destaca al alcalde de Sevilla. No se enferma, no le gusta ir en contra de las probabilidades o los conflictos. Lo describen como una persona paciente, un pattista, de los que traen trabajo a casa. Como exjefe de gabinete, es uno de los que tiene la costumbre de leer montones de periódicos. También habla mucho: «Te pega por cansancio», dice una persona que trabajó con él. Los dirigentes del PSOE creen que Espadas tiene el perfil ideal para enfrentarse al primer ministro, Juan Manuel Moreno (PP). “Es la cuña de la misma madera, vende moderación y para ir contra Moreno qué mejor que alguien como Moreno”, dice una de las fuentes consultadas.

Espadas no tuvo mucha vida orgánica en el PSOE andaluz, donde las piezas no encajan con un mazazo, sino con un equilibrio exquisito. El candidato era coordinador federal de los grupos ecologistas del PSOE, un oasis en los frenéticos grupos socialistas y más aún en las sevillanas, formadas por tribus promiscuas que están aquí hoy y allá. El propio Espadas pertenecía a la tribu Díaz. Es vicesecretario del PSOE en Sevilla. Apoyó la destitución de Sánchez en la comisión federal el 1 de octubre y, anteriormente, cambió su voto a favor de Carmen Chacón en lugar de Rubalcaba cuando Díaz señaló esto.

La candidata nunca ha pertenecido al círculo íntimo de Díaz, pero es de los que estuvieron con ella la noche de las elecciones del 2 de diciembre de 2018, cuando el PSOE comprobó que la derecha (PP, Cs y Vox) sumaba más que la izquierda. Esa noche, Díaz hizo un gesto de resignación y Espadas, junto a otros, la llevaron a la sala de prensa para informar sobre el resultado.

Sabes lo que significa oponerse. En sus primeras elecciones a la alcaldía de Sevilla, en 2011, logró un rotundo fracaso contra el popular Juan Ignacio Zoido. Esa fase lo endureció. En las elecciones municipales de 2015 volvió a perder, pero ganó el cargo de alcalde, el mayor en manos del PSOE, de acuerdo con su izquierda. Ya en 2019 ganó y llegó a acuerdos tanto con United We Can como con Citizens. Siempre dijo que estaría en el cargo durante ocho años. Si gana las primarias, seguirá siendo concejal hasta que se convoque la elección.