Juan Espadas triunfa sobre Susana Díaz en las primarias andaluzas del PSOE como futuro candidato a la junta



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Juan Espadas triunfa sobre Susana Diaz en las primarias andaluzas

El sevillano Juan Espadas venció a Susana Díaz en las primarias del PSOE andaluz celebradas este domingo, en las que obtuvo 16,7 puntos por delante de su principal rival. El alcalde de Sevilla, gran desconocido para la mayoría de militantes socialistas, también aspirará a la secretaría general de su partido en el congreso autonómico de fin de año y abre una nueva etapa en el socialismo andaluz -dirigido por Díaz desde 2013-, en que intenta pasar página de la división con la cúpula federal y construir un nuevo proyecto que permita al PSOE recuperar la Junta de Andalucía, que perdió tras las elecciones de 2018. En Ferraz, sede socialista, la victoria de Espadas, que Superó el 55% del apoyo de los militantes, fue un gran alivio. Una victoria de Díaz, que este domingo obtuvo el 38,43% de los votos, se interpretó como una derrota de Pedro Sánchez y un síntoma inequívoco de debilidad.

Díaz reconoció su derrota y decidió hacerse a un lado, aunque no presentó su renuncia. «No tengo ninguna intención de presentarme a la secretaría del PSOE de Andalucía», avanzó con seriedad y apoyado por su equipo desde la sede de formación en Andalucía. El dirigente socialista se ha puesto al servicio de Espadas, pero ha confirmado que seguirá en su cargo de secretario general. Cómo es esa colaboración es algo que, según el líder socialista, tendrán que concretar en los próximos días. Durante la campaña, el alcalde de Sevilla ya había advertido que si ganaba pediría cambios dentro del grupo parlamentario socialista.

«Hoy comienza una nueva etapa», dijo Espadas, cuya euforia y la de su equipo han disipado el desánimo dejado a los pocos minutos por los responsables de la candidatura de Díaz. El líder socialista bajó con su equipo y saludó al alcalde justo antes de que interviniera. El ganador de la velada insistió en el mensaje de unidad y reencuentro que fue la piedra angular de su campaña. El alcalde de Sevilla, además de ser el ganador, también ha dejado claro esta noche que será presentado al secretario general y que mientras tanto permanecerá al frente del alcalde de Sevilla.

El congreso autonómico tardará seis meses en llegar y Espadas quiere que su nominación como candidato se vea cuanto antes en el PSOE andaluz, especialmente en el grupo parlamentario de 33 de los 109 diputados de la Cámara. Díaz es el presidente y la dirección del grupo está dominada por personas de ideas afines. Los cambios en el Parlamento son una decisión que recae en el Ejecutivo autonómico, donde Díaz tiene la mayoría, pero su decisión de ayudar al nuevo candidato andaluz del PSOE a la concejalía podría allanar el camino para la convivencia con la cúpula autonómica saliente que, primeroNo parecía fácil, según las predicciones de los dirigentes de la candidatura de la alcaldía de Sevilla. Espadas reconoció que pretende hacer cambios en el grupo parlamentario e insistió en que no habrá biicefalia.

Por primera vez en su historia, los 45.374 militantes convocados a las urnas han decidido en secreto y voto individual a su candidato a la presidencia del Consejo, en unas elecciones que aún no tienen fecha y que se disputarían a finales de 2022 si hubiera No hubo avance .. Las espadas se impusieron en la mayoría de las capitales andaluzas, aquellas con mayor número de militantes. A falta del anuncio de los resultados finales, ganó en cuatro de las ocho capitales: Almería, Granada, Cádiz y Jaén. En los dos últimos, el tercer candidato, Luis Ángel Hierro, también superó a Díaz, quedando segundo.

Díaz se impuso en tres de las ocho provincias, aunque sólo en Almería fue significativa la diferencia con Espadas. Allí obtuvo el 61,21% de los votos. En Córdoba ganó con un 49,5%, mientras que en Málaga se llevó casi un 48,5%. Las espadas se impusieron en las de Cádiz (66,8%), Granada (61,4%), Jaén (65,8%), Huelva (59,8%) y Sevilla (54,3%). Aunque es prematuro obtener lecturas provinciales, los datos obtenidos por la concejala de Sevilla indican que algunas de las mayorías actuales cambiarán de signo cuando se celebren los congresos provinciales del PSOE. El caso de Sevilla es el más significativo porque hasta ahora se suponía que Díaz tenía un control estricto sobre este grupo, el que tiene mayor número de militantes en Andalucía.

La participación fue superior al 75%. “Fue una jornada transparente y una campaña ejemplo, en la que los tres candidatos mostraron una madurez y carácter ejemplar”, reconoció esta noche el secretario de Organización, Juan Cornejo, quien felicitó a Espadas, quien también fue felicitado telefónicamente desde Pedro Sánchez. Quien será su oponente en la carrera por la presidencia de la Junta, también se ha puesto en contacto con su actual gerente, Juan Manuel Moreno.

Más información

Toda la campaña de Espadas desde que se convocaron las primarias ha girado en torno a la necesidad de un cambio de dirección en el PSOE andaluz, convencido de que con Díaz como manifiesto electoral, los socialistas no recuperarán la Junta de Andalucía. Ese mensaje ha penetrado a los militantes socialistas, frente al que blandía Díaz de la necesidad de un PSOE autónomo, sin «injerencias» por parte de Ferraz. Las encuestas publicadas auguran que si se celebran elecciones autonómicas ahora, el PP de Juan Manuel Moreno será el partido más votado y tendría mayoría absoluta con Vox, mientras que la izquierda (PSOE, Unidos Podemos y los de Teresa Rodríguez) no suma lo suficiente asientos. No ocultaron al PP que preferían a Díaz como candidato.

La campaña de las primarias se utilizó para probar cómo le está yendo al PSOE andaluz. Y el análisis compartido por muchos dirigentes es que la federación andaluza, una vez máquina electoral siempre lista, está aletargada, atomizada, sin un proyecto regional ni un modelo organizativo donde no haya reflexión colectiva desde hace años. «Somos peores de lo que pensábamos», dice un diputado. Esta situación se agravó tras perder el Ayuntamiento en diciembre de 2018 y se intensificó aún más con el cierre de viviendas en el país debido a la pandemia. «No hay un proyecto de jardín común, sino agrupaciones provinciales que son como macetas, cada una gobernada por virreyes locales», dice un líder.

La lógica cultural del PSOE dice que los perdedores de los procesos electorales internos respetan y respetan el resultado. Aunque sean nueve votos -como Zapatero contra Bono- o 22 -los que consiguió Rubalcaba en Chacón-. Esta vez, la diferencia es mucho mayor.

El ejecutivo federal fue el que obligó a las primarias anticipadas a elegir al candidato a la presidencia del consejo con el pretexto de que el presidente, Juan Manuel Moreno, puede convocar elecciones en cualquier momento. Moreno dijo que descarta esa posibilidad y asegura que se quedará sin cargo, aunque algunos dirigentes populares piensan lo contrario y creen que octubre sería un buen momento.

Directores provinciales, agrupaciones locales y secretarias generales se sumaron al avance, también solicitado por Susana Díaz horas antes de que Ferraz lo impusiera ante, según ella, el «ruido» que estaba generando el debate en el PSOE. La elección tiene lugar antes del congreso regional previsto para fin de año, por lo que el voto de los militantes ya condiciona la elección del próximo secretario general.

Es la segunda vez que Díaz pierde en una primaria socialista. En 2017 aspiró a la secretaría federal contra Pedro Sánchez, a quien apoyó en su primera elección como jefe de partido, y ahora cuatro años después contra Espadas, quien estuvo con ella en el comité federal dramático el 1 de octubre de 2016 y también la apoyó. en sus aspiraciones nacionales.