Juez en ‘caso Dina’ acusa a Pablo Iglesias de inventar conspiración para presentarse como víctima



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El vicejefe de Gobierno y líder de Podemos Pablo Iglesias es este martes.
El vicejefe de Gobierno y líder de Podemos Pablo Iglesias es este martes.PISCINA MONCLOA /

El juez Manuel García Castellón está acusado de excesiva dureza contra el vicepresidente Pablo Iglesias, a quien Podemos colocó detrás de una campaña supuestamente «falsa» para parecer «tortuoso» por motivos lógicos de 63 páginas. Caso Dina como víctima de las alcantarillas estatales. El juez no desaprovecha la oportunidad de referirse a «imitación judicial», «denuncia falsa» o «simulación delictiva» y «uso tortuoso del proceso penal» y «indiferencia imprudente a la realidad» en referencia a él. el estado de algunos colaboradores.

En su carta, el juez manifestó que «Pablo Iglesias, que vio la tarjeta de Dina Bousselham, sabía que la publicación era producto de una filtración y que las imágenes publicadas fueron enviadas previamente a terceros por la señora Bousselham».

Convencido de que Iglesias está tratando de engañarlo, el juez de la Corte Suprema de la Nación le atribuye cuatro posibles delitos en algunas de las complejas investigaciones que comienzan como parte separada de Iglesias. Caso VillarejoLa División Interior de la Policía se culpó en 2015 (siendo aún colaborador de Iglesias) cuando envió un informe detallado al juez el 19 de marzo de 2019, de que había encontrado una copia de la copia de «extracción de datos» del celular de Bousselham, quien había robado la casa del comisionado retirado José Manuel Villarejo.

García Castellón, quien inicialmente valoró las coincidencias exactas entre el material presuntamente robado y lo que luego se publicó en varios medios (p. Ej. Okdiario) Decidió averiguar si Villarejo había cometido un delito al filtrar esta información o estaba detrás de un operativo para robar su teléfono celular. Una línea de investigación que marcó el eje de las investigaciones en los primeros meses de convocar a Iglesias a declarar como víctima, luego retiro y condición de recuperación por decisión de la Sala Penal de la Audiencia Nacional. De hecho, el líder de Podemos participó en las elecciones generales del 27 de marzo, cuando solo quedaba un mes. «Esta es una conspiración criminal que involucra a policías corruptos, medios de comunicación y grandes empresas», según el testimonio de los testigos. Dijo. Las palabras ahora se vuelven contra él.

Porque todo está cambiando en mayo de este año. Ante la imposibilidad de acreditar a otros medios que Villarejo estuvo detrás de la filtración o robo, el caso se detuvo y dos periodistas Entrevista Bousselham, quien le entregó al Comisionado una copia de la tarjeta, citó a Bousselham, quien estaba en conflicto cuando se dio cuenta por primera vez de que había tomado capturas de pantalla de conversaciones posteriores antes de que le robaran su teléfono celular. impresos e incluso los transmití. El exconsultor también dice que se lesionó cuando le quitó la tarjeta a Iglesias. Estos detalles hacen que el juez sospeche de la primera vuelta del caso: decide centrarse en lo que hay detrás del daño a la tarjeta y la versión de Podemos. La carta enviada al Tribunal de Casación este miércoles recoge los delitos y conclusiones atribuidas a Iglesias, a quien se mide como diputado y miembro del Gobierno.

Descubriendo y revelando secretos. Condenado a entre uno y cuatro años de prisión, el magistrado consideró que Iglesias tuvo acceso a los datos y archivos personales de Bousselham sin su consentimiento cuando el presidente del Grupo Zeta le entregó su tarjeta móvil -que le fue arrebatada por su exdiputado, y el líder de Podemos decidió retenerlo durante meses. Okdiario comenzó a transmitir un episodio. Según el juez, este contenido «confidencial y personal» fue «confiscado». García-Castellón recuerda que ante el agravante de «motivos de género», el vicepresidente aseguró en entrevista que no había entregado previamente la tarjeta al titular «para no presionar más a Dina».

El juez reconoce que para investigar este delito se debe presentar una denuncia anticipada ante el afectado y agrega que debe ser el Tribunal Supremo quien pregunte a Bousselham si quiere actuar. El entrenador entiende que el ex colaborador de Iglesias ha «demostrado su voluntad de seguir adelante por este delito en este trámite», aunque nunca se dirigió a su exjefe e incluso lo defendió en algunos artículos.

Daño informático. Este es el estado de la tarjeta móvil que recibió Bousselham de Iglesias. El juez cree que el vicepresidente hizo daño «para inutilizarnos» durante su tiempo. «Hasta ahora», enfatiza, «ha seguido desactivando el dispositivo», pese a admitir que «no ha obtenido pruebas directas de que la tarjeta haya sido destruida materialmente por el indicador». Es decir, prueba de que es Iglesias quien daña el dispositivo. Aun así, hay suficientes elementos de enjuiciamiento que se pueden atribuir a la indemnización, un delito punible con seis meses a tres años de prisión.

La ficha de sospechoso, que finalmente entregó el colaborador a la Audiencia Nacional, mostró un deterioro externo cuando Bousselham reconoció que fue provocado por un «lijado» de una empresa británica, luego de que el juez ordenara la investigación. contenido. A pesar de esto, insiste en que fue un «fracaso» de antemano. Al detallar estos excesos luego de que la firma británica emitiera una orden internacional para dar a conocer su versión, el juez admite que «aunque no es posible determinar qué le sucedió, no funcionó». También pidió a la policía un nuevo informe sobre el dispositivo electrónico.

Dos investigaciones que fracasaron. La empresa británica anunció que estaba «físicamente intacta» cuando recibió la tarjeta. Y la Policía Científica reconoció que el ‘lijado’ que habían demostrado cuando llegaron al Juicio podría interferir con los procesos de recuperación a los que fue sometida la empresa: «Al no leer el contenido de la memoria, los Agentes dijeron en un informe del 12 de agosto de 2020 que la Sala Penal de la Audiencia Nacional debía devolver el estatus de víctima a Iglesias en este caso. Añadió en un conocido informe semanas antes de su decisión, por lo que contradice a García Castellón, que despegó en julio.

Informe falso o simulación de un delito. El juez argumenta que Iglesias podría sufrir uno o ambos de estos dos delitos. El primero está condenado a hasta dos años de prisión y el segundo a una multa. En opinión de García Castellón, la vicepresidenta y Podemos han desarrollado toda una estrategia para presentarse como víctimas de las «alcantarillas del Estado». Agrega a esto, incluida la «simulación del proceso criminal y su mal uso» cuando se informa en la web en la corte. Okdiario sabiendo que «no hay vínculo entre las imágenes publicadas por el digital» y la desaparición del celular de Bousselham. «No pretendía aclarar un delito de robo o un delito de descubrimiento o divulgación, sino actuar contra el periódico digital». Iglesias sabía que la filtración «era la fuente de Dina», el juez citó el testimonio de José Manuel Calvente, el ex abogado del partido frente a su dirigencia, refiriéndose al «encuentro».

Jueces de Sala Penal, Decisión de 16 de septiembre No hay «evidencia» que respalde las «alternativas» presentadas por el instructor. Además, la Sala agregó que dado que los hechos fueron presuntamente cometidos fuera de la organización criminal investigada y por extranjeros, las «hipótesis alternativas» planteadas no serían competencia de la Audiencia Nacional. De alguna manera, la decisión que se volvió contra Iglesias fue a su favor, porque ante tal decisión el juez decidió suspender sus investigaciones y trasladar sus sospechas al Tribunal de Casación. Estado.