Juez juzga en Cocina al exministro Fernández Díaz y exministerio del Interior y absuelve a Cospedal



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

El titular del Juzgado Central de Educación No. 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, completó la investigación sobre la denominada «Pieza de cocina» del caso Villarejo y propuso juzgar al exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y la excupula del Ministerio por el operativo policial lanzado para espiar a la antigua tesorería del PP, Luis Bárcenasy robo de material relacionado con la investigación del caso Gürtel.

En la ordenanza del paso al procedimiento abreviado, equivalente a la acción penal, el magistrado considera los hechos constitutivos de los delitos, descubrimiento y revelación de secretos, prevaricación, omisión de la obligación de perseguir los delitos, extorsión, tráfico de influencias y malversación. En su resolución, el juez desestima el caso por falta de pruebas para el exsecretario general del PP María Dolores de Cospedal y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, su jefe de gabinete, José Luis Ortiz, así como para Enrique Olivares.

Además del exministro Fernández Díaz, el juez envía a juicio al exsecretario de Seguridad Francesco Martinez, al ex subdirector de operaciones Eugenio Pino, a los policías José Luis Olivera, Marcelino Martín Blas, José Ángel Fuentes Gago, Bonifacio Díez Sevillano, Enrique García Castaño, Andrés Gómez Gordo, al comisario e investigador principal de la macrocausa José Villarejo, así como al conductor de Bárcenas Sergio Ríos Esgueva.

En la máquina de 70 páginas, García Castellón excluye la existencia de un complot político ajeno al Ministerio del Interior Delimitar los hechos objeto de enjuiciamiento con base únicamente en las pruebas existentes.

Los sospechosos conocían la ilegalidad

El juez informa que los sospechosos en esta pieza separada, realizada de mutuo acuerdo y conscientes de la ilegalidad de los hechos en fecha indeterminada entre 2012 y 2013, han iniciado el operativo. Así, Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior y jefe político de este departamento, con abuso de sus funciones y conocimiento de su ilegalidad, instó a Francisco Martínez, quien fue su primer jefe de gabinete y desde enero de 2013 secretario de Estado de Seguridad, lanzar una misión dirigida a obtener información y documentación que pudiera estar en poder del citado Luis Bárcenas.

El operativo consistió en contratar a un colaborador, cercano a la familia Bárcenas, capaz de facilitar la información y el acceso a la documentación que se buscaba. El elegido fue Sergio Javier Ríos Esgueva (también conocido como el cocinero, Cocina, o K2, de ahí el nombre del operativo), quien desde principios de febrero de 2013 ha sido el conductor del matrimonio Bárcenas y una persona de máxima confianza en el medio ambiente familiar.

La resolución indica que las acciones realizadas permitieron constatar que, sin perjuicio de los lineamientos que brindó el ministro y de las razones que pudiera tener, el propósito que guió tanto a Villarejo como a Enrique García Castaño, sería realmente el de apoderarse y conservar dicha documentación en su poder, sin entregarla a sus superiores, poder obtener algún tipo de beneficio personal; extorsión o presión a funcionarios públicos o funcionarios del Ministerio del Interior, o simplemente con el fin de preservar sus respectivos cargos en la cúpula policial y la impunidad en actividades ilícitas que, presuntamente, se habían desarrollado en forma paralela.

Expedientes de Cospedal por falta de pruebas

En su decisión, el magistrado desestima la causa contra Cospedal, López del Hierro, José Luis Ortiz y señala que, a diferencia de los funcionarios ejecutivos del Ministerio del Interior, respecto de quienes existe una sólida base probatoria en el caso de estos tres La debilidad de las razones que justifican su acusación es sorprendente.

La acusación contra Cospedal y López del Hierro de participación intelectual no deja de ser, argumenta el juez, «resultado de una inferencia voluntaria sin fundamento en ninguna evidencia, no encontrando confirmación en el proceso «.

.