Juicios en la Audiencia Nacional Francisco Granados y el exsenador David Erguido por «Caso Púnico»



El periódico digital de Alicantur Noticias

El senador del PP, David Erguido, levanta la mano ante el ministro José Luis Escrivá, en pleno de la cámara alta.
El senador del PP, David Erguido, levanta la mano ante el ministro José Luis Escrivá, en pleno de la cámara alta.EUROPA PRESS / J. Hellin. PISCINA / Prensa Europa

El PP de Madrid prolonga su largo calvario en los tribunales. El juez Manuel García-Castellón, instructor de la Audiencia Nacional, propuso enviar al estrado a Francisco Granados, exconsejero de la Comunidad de Madrid y uno de los principales colaboradores de Esperanza Aguirre durante su mandato como presidente autonómico; a David Erguido, exsenador del PP; y otras 14 personas a través de una de las líneas de investigación del Caso púnico. Entre ellos se encuentran siete ex alcaldes de la formación conservadora.

Más información

Mediante auto emitida este jueves, a la que tuvo acceso Alicantur, el magistrado los procesa a todos por la presunta corrupción inventada en cinco municipios gobernados por el popular – Valdemoro (donde el propio Granados ejercía la alcaldía), Algete, Ciempozuelos, Moraleja de Enmedio y Móstoles – y en dos entidades dependientes de la Comunidad – la empresa pública Arpegio y el Ayuntamiento de Madrid Serrano (Pamam) -. Según las instrucciones, la trama manipuló la adjudicación de contratos públicos a Waiter Music y otras empresas del empresario José Luis Huerta para la organización de festivales y celebraciones populares, que luego devolvieron los favores a los políticos.

Esta decisión del juez García-Castellón se produce en la bautizada como pieza aparte número 7 de la de Caso púnico, una macro-síntesis de la corrupción con 13 líneas de investigación diferentes y que coloca a Granados en el centro de la trama. En 2017, de hecho, la misma Audiencia Nacional ya condenó al exconsejero de Aguirre por la primera parte de estas investigaciones, la única que fue juzgada y que se centró en la pista que un guardia civil le hizo a Francisco Granados sobre ‘investigación’.

Según la orden emitida este jueves por el magistrado, las actividades sospechosas de Waiter Music fueron manejadas durante la etapa en la que Francisco Granados, amigo de Huerta, ocupó cargos en la ejecutiva regional de Esperanza Aguirre y dentro del PP de Madrid, donde ocupó la oficina del Secretario General. La Fiscalía afirma que, como contraprestación a estos premios, Huerta organizó fiestas privadas gratuitas para Granados y varios líderes populares, entre ellos Erguido, así como manifestaciones y otros actos del PP. Luego, el empresario recuperó el dinero inflando las facturas que emitió por los contratos firmados con los municipios, según el Ministerio Público.

La orden emitida este jueves -que cierra la demanda contra otros 38 imputados y que acredita a los imputados por delitos de prevaricación y tráfico de influencias- sigue la línea Anticorrupción y establece que Huerta brindó a las personas involucradas en la trama «servicios extra a pedido». . de políticos ”.“ O en extra decidido en el momento de los partidos, prestando buenos servicios privados para actos del PP municipal, o para algunos de sus componentes que nunca han sido facturados ”, afecta la decisión del juez púnico, que Destaca que el titular del Music Waiter lo hizo para «seguir contando con el favor de las distintas» posiciones del partido conservador en la asignación de los festejos.

Red de Consejeros

Con la orden de este jueves, el juez no juzga solo a Granados y Huerta; pero también David Erguido, que dejó la cátedra de senador tras su acusación y que también fue diputado en la Asamblea de Madrid la pasada legislatura, asesor técnico del Gabinete de Presidencia de Aguirre y teniente de alcalde en Algete (2003-2011). En concreto, su presunta implicación en la trama se deriva de su etapa como alcalde.

Erguido, a quien el juez define como un «hombre de confianza» de Granados, conocía y presuntamente participó en las maniobras de fallos irregulares. Además, según el instructor y la Fiscalía Anticorrupción, se benefició directamente de la trama de favores: por ejemplo, el comunicado describe cómo Huerta organizó una «fiesta privada» en Erguido el 7 de marzo de 2008 en el Canal de Isabella. campo de golf.II por la suma de 1.800 euros, «que no pagó».

La lista de imputados la completan otros siete ex alcaldes del PP: José Carlos Boza y José Miguel Moreno, exgobernadores de Valdemoro tras la salida de Granados del concejo municipal; Esteban Parro y Daniel Ortiz, ex primeros concejales de Móstoles; María Ángeles Herrera, de Ciempozuelos; Inmaculada Juárez, de Algete; y Carlos Alberto Estrada, de Moraleja de Enmedio. A ellos se suman Carmen Plata, ex gerente general de Arpegio; María del Carmen Benito Saldaña y Alfredo Ovejero, ex jefes de gabinete del municipio de Valdemoro; y los ex concejales Rafael Marín (Ciempozuelos), Ricardo Godino (Moraleja de Enmedio) y Lorenzo del Triunfo (Algete).

Registrate aquí a nuestra nueva newsletter de Madrid.