Kubo, emperador de Japón y peón blanco



El periódico digital de Alicantur Noticias

Kubo, durante el partido de cuartos de final contra Nueva Zelanda.
Kubo, durante el partido de cuartos de final contra Nueva Zelanda.AFP7 vía Europa Press / Europa Press

Cada partido y cada gol de Takefusa Kubo (Kawasaki, Japón, 20 años) en los Juegos se celebra en la intimidad de las oficinas del Real Madrid, feliz porque reevalúa a un jugador convencido de que es la capital del conjunto blanco. Sin embargo, sucede que no se espera de inmediato sino posiblemente en el próximo año, porque en este la plantilla tiene una saturación de huelguistas e inmigrantes. Una maraña que de momento está sacudiendo a Kubo, que en Tokio se ha convertido en el emperador de Japón, ahora rival de España en las semifinales en la lucha por las medallas (este martes, 13:00; 01:00).

Con el 7 a la espalda, Kubo es el gancho 4-2-3-1 de Hajime Moriyasu, también el gol porque es el único en la historia en anotar en los primeros tres juegos. Lo hizo en el partido inaugural ante Sudáfrica (1-0), en el segundo palo ante México (2-1) y ante Francia (4-0), siempre abriendo el tarro. En cuartos de final, con Nueva Zelanda a la cabeza (0-0), su gol no fue cumplido ya que Japón resolvió temprano el grupo de penaltis. «Desde el sorteo, siempre supe que si lo lográbamos, nuestra semifinal sería contra España», decidió entonces Kubo; “Hasta ahora me lo he tomado con un poco de calma, pero ahora es el momento en el que daré el 100%. No, 120%, 150%. Llevaré a mi equipo a la victoria «.

Futbolista que llegó a La Masia cuando tenía 10 años, pronto compartió los focos generacionales de Ansu Fati y Eric García. “Era muy disciplinado y siempre tuvo predisposición a aprender. Le gustaba comprender el significado de los ejercicios. Se adaptó rápido y se destacó «, reconoce un técnico que lo dirigió durante una temporada en Can Barça. Hasta que la FIFA sancionó al Barcelona en 2014 por contratar ilegalmente a menores y prohibió a Kubo (y otros jugadores) alinearse en partidos, luego regresó a su país para ganarse un nombre, ya que se convirtió en el segundo jugador más joven en debutar en Japanese First antes de los 16 años. Poco después, la internacionalidad le llegó.

Más información

Tras finalizar su contrato con el FC Tokio en 2019 y ya mayor de edad, Kubo se ofreció de nuevo al Barcelona, ​​que estaba muy interesado, pero no para la tarea de cumplir con sus pedidos. «Pidió un millón al año y la obligación de formar parte del primer equipo en el segundo año», revelan al club azulgrana; “Y eso no podíamos asegurarle; habíamos cubierto la cuota de ciudadanos extracomunitarios con Arthur, Malcom y Arturo Vidal ”. Los deseos de Kubo casaron al Real, que pagó dos millones para empezar en el Castilla y acabar en el primer equipo. Un paso, en cualquier caso, que lleva mucho tiempo -no ha jugado ningún partido oficial- y que no parece que se produzca en este curso sino en el siguiente, porque tiene contrato hasta 2025 y porque el técnico, Ancelotti , tiene muchos inmigrantes. Aunque la Federación Española y LaLiga han acordado que el galés Bale [y Trippier, del Atlético] No ocupará un puesto en el extranjero a pesar del Brexit, los puestos siguen llenos de Militão, Rodrygo y Vinicius, que están en proceso de nacionalización. El problema también es la acumulación de delanteros con Odegaard, Hazard, Odriozola, Mariano, Jovic, Bale, Benzema, Asensio, Vinicius, Lucas Vázquez y Rodrygo, además de Kubo.

Tarea

Aunque tuvo una excelente pretemporada con el primer equipo en 2019, la Real lo ha cedido al Mallorca. Un paso que le hizo crecer en la fase defensiva y que le marcó como jugador a seguir. Pero la progresión se estancó en el año anterior, sucumbió a un Villarreal, donde Emery le dio un pequeño carrete, siete salidas. Suficiente para que Kubo vaya a Getafe en invierno. Tampoco funcionó porque Bordalás intentó empezar a sacudir la alineación y el juego con Kubo y Aleñá, pero pronto volvió al fútbol contra él. Lo que para Kubo significó más banquillo y menos minutos. Todo lo contrario de lo que ocurre en Tokio, donde es el emperador de Japón.

En el Madrid, en cambio, sigue siendo un peón, aunque le gusten al Real, Levante, Mallorca y Espanyol. Antes de que eso suceda, sin embargo, espera apoderarse de España y luchar por el oro.

Registrate aquí a nuestro boletín especial de los Juegos de Tokio