La administración Biden llama a la puerta del sector privado para invertir en Centroamérica



La actualidad en Alicantur Noticias

La administracion Biden llama a la puerta del sector privado

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, cerró compromisos con una docena de empresas y organizaciones el jueves para invertir en Guatemala, Honduras y El Salvador como parte de los planes de la administración Biden para abordar las causas fundamentales que llevan a miles de personas a emigrar a Estados Unidos. Entre los participantes del encuentro -algunos en persona, otros por videoconferencia- se encontraban empresas como Microsoft o Mastercard y organizaciones sin fines de lucro como Pro Mujer, grupo dedicado a ayudar a las mujeres latinoamericanas. También estuvo presente el Foro Económico Mundial.

En palabras de Harris, antes de que comience la reunión en una de las salas de la Casa Blanca, «las empresas, específicamente nuestro sector privado, tienen un papel muy importante que desempeñar, como todos sabemos, en la creación de empleo. En la promoción de oportunidades económicas y desarrollo». El vicepresidente bautizó la reunión de hoy y la política asociada como una «llamada de atención» para que tanto el sector privado como las ONG se involucren en estos tres países del llamado Triángulo Norte, en particular apoyando a sectores más vulnerables que la sociedad, como mujeres y jóvenes. El vicepresidente de Estados Unidos buscaba inversiones para permitir el acceso a Internet, programas de formación profesional y un plan para combatir la escasez de alimentos. Harris planea viajar a México y Guatemala los días 7 y 8 de junio, como parte de la política de acercamiento de la Casa Blanca al problema de inmigración y corrupción que azota a Guatemala, uno de los países líderes en términos de llegadas de migrantes a la frontera sur de Estados Unidos. Estados.

Más información

Según lo informado por la Casa Blanca, Harris llegó a un primer acuerdo con Microsoft, que se comprometió a expandir el acceso a Internet para aproximadamente tres millones de personas en la región para julio de 2022, así como a crear centros comunitarios que capaciten digitalmente a mujeres y hombres. El vicepresidente también formó una alianza con Mastercard para asegurar que hasta cinco millones de centroamericanos tengan acceso a los servicios del sistema bancario, algo de lo que ahora carecen. La propia compañía financiera multinacional dará acceso a las pequeñas empresas a la banca electrónica. La marca de yogur Chobani se ha comprometido a llevar su programa de incubación para producir este producto a empresarios en Guatemala y Nespresso, la subsidiaria de Nestlé, planea comenzar a comprar café de Honduras y El Salvador con una inversión regional mínima de $ 150 millones para 2025.

«Como he dicho varias veces durante los últimos dos meses, el trabajo que hacemos está guiado por dos principios fundamentales», dijo el número dos de Biden. «Primero, la mayoría de la gente no quiere salir de casa. No quiere dejar a su abuela. No quiere prescindir del idioma que habla o de la cultura que conoce. Y cuando lo hace, es para dos razones: porque huyen de un peligro o porque quedarse en casa no les permite satisfacer las necesidades básicas de ellos y sus familias ”, dijo Harris.

Harris habló de dos principios. El segundo, para la administración Biden, sería la convicción real de que tenemos la capacidad de dar esperanza a la gente, y en este caso la esperanza de que si se quedan en sus países, la ayuda está en camino ”. En marzo pasado, Joe Biden nombró a su número dos como jefe de gestión de relaciones con México y los países del Triángulo Norte para abordar el flujo migratorio hacia la frontera sur de Estados Unidos, que se ha disparado desde que Biden llegó al poder. -Harris tándem. El presidente demócrata ha encomendado esa alta responsabilidad al vicepresidente, que él mismo ejerció cuando estuvo en el mismo cargo que Barack Obama, luego de enfrentar duras críticas de los republicanos por la ola de centroamericanos que intentan llegar al país, atraídos por una especie de de efecto de llamada de la nueva administración, ante el estrecho cierre de fronteras establecido por Donald Trump.

Aunque la Casa Blanca no ha dejado de repetir a los migrantes el mensaje de que «no vienen» a Estados Unidos, su número ha ido en aumento desde la primavera del año pasado, con Trump en la Casa Blanca. En abril, se contabilizaron más de 100.000 personas indocumentadas, la cifra más alta en los últimos dos años. En febrero, los arrestos aumentaron un 28% con respecto al mes anterior, y se espera que la tasa de marzo sea aún mayor, ya que hay alrededor de 4,000 arrestos por día, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). El número de niños migrantes bajo custodia estadounidense en la frontera se triplicó a 3,250 en la última semana de febrero y la primera semana de marzo, según documentos federales consultados por Los New York Times.

Regístrese aquí en Boletin informativo de Alicantur América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región