La alta dirección de BBVA renuncia a la retribución variable para 2020



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

MADRID

Actualizado:

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, y el consejero delegado de la entidad, Onur Genç, no cobrarán la retribución variable de 2020. En nota enviada a los medios de comunicación, el banco asegura que se trata de una “Un gesto de responsabilidad en un año marcado por la pandemia Covid-19 y como muestra de su compromiso con los clientes, accionistas, empleados y la sociedad en su conjunto”. Así se recoge en el informe anual de remuneraciones de los consejeros. Además, el banco ha actualizado su política de retribuciones para los próximos tres años, hasta 2023, y someterá a la aprobación de la Junta General las nuevas disposiciones.

En total, 330 empleados de BBVA, entre los que se encuentran el presidente, el consejero delegado y el resto de personas que dirigen el banco a nivel mundial, han renunciado voluntariamente, total o parcialmente, a su retribución variable 2020. En el caso del presidente, esta decisión conlleva una Reducción del 44% en su salario generado en 2020; y para el CEO representa un 45% menos.

Total, Torres Vila ganó 2,45 millones de euros en 2020, importe que corresponde exclusivamente a su retribución fija. Vila también generó una retribución en especie de 228.000 € y mantuvo una aportación anual a la jubilación de 1,6 millones de €.

Por su parte, el CEO, Onur Genç, recaudó 3,4 millones de euros; de este importe, 2,17 millones corresponden a la retribución fija y 1,25 millones por su condición de «alto ejecutivo internacional», importe que sustituye a la prestación de vejez más un complemento de movilidad. Genç, que no ingresó su bonificación correspondiente a 2020, tenía 132.000 euros de retribución en especie, y devengaba un 45% menos que el año anterior.

Nueva política de remuneraciones

El informe de retribuciones también detalla una nueva política de retribuciones que entrará en vigor este año y será de aplicación para el trienio 2021-2023 una vez aprobada por la Junta General de Accionistas, y que se adaptará a las nuevas características recogidas en el Código. del Activo. Gobierno de las sociedades cotizadas de la CNMV, guías de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y directivas comunitarias.

Entre sus novedades está la incorporación expresa de la principio de igualdad de remuneración para hombres y mujeres, la inclusión de métricas de sostenibilidad en el sistema de retribución variable de los consejeros ejecutivos y un cambio en los horarios de pago diferido de la variable – se cobrará el 60% de la retribución en un 20% a cinco años -.

La variable de consejeros ejecutivos también incluye cláusulas de “malus” y “clawback” que permitirán reducir y recuperar los importes abonados en caso de daño reputacional significativo para el banco. Y entre los cambios también hay una modificación del sistema de pensiones de Carlos Torres, que se reducirá a casi un tercio, compensando casi por completo esta disminución con un aumento en su salario fijo y variable objetivo.

Específico, El banco aportará 439 mil euros a la hucha para su pensión frente a los 1.642 millones que ha ingresado desde 2017, que representa el 15% del salario fijo frente al 67% anterior y que, por tanto, está alineado con las aportaciones a los planes de pensiones del resto de la alta dirección. La diferencia se repartirá entre su retribución fija, que pasará de 2.453 a 2.924 millones, y su retribución variable objetivo, aumentada hasta los 3.572 millones. Torres, en todo caso, ha renunciado a 157.000 € anuales coincidiendo con estos cambios, que suponen una reducción del 25% del importe que se integra en la retribución fija. Según detalla el banco, la retribución total del presidente calculada con la suma de la renta fija y variable y la pensión se reducirá con esta medida en un 2%, simultáneamente con los niveles de cobertura por muerte e invalidez del presidente.

La retribución fija del Consejero Delegado se mantiene a su vez en los mismos 2.179 millones que el año pasado y la retribución variable en 2.672 millones. En todos los casos, la recaudación de la variable depende de la consecución de los objetivos estratégicos a los que está vinculada, económicos o no.

Como novedad, para el pago de la bonificación el banco se ha fijado un objetivo este año ligado a la movilización de préstamos sostenibles y que pesará un 10% en el pago de la retribución variable de los consejeros ejecutivos.

Míralos
Comentarios

.