La antigua cúpula de Activa Mutua, acusada de malversación de fondos públicos



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

La antigua cupula de Activa Mutua acusada de malversacion de

Irregularidades en la gestión de Mutua Attiva llegan a los tribunales. La Fiscalía acusa a los exagerados de este organismo, ya sancionado por pagar primas y permitir gastos ilegales, de malversación de fondos públicos. La acusación va dirigida contra cinco ejecutivos, según supo Alicantur. Además, Joan Piñol, alcalde de Móra d’Ebre y exdiputado provincial de Junts, está acusado de haber recibido un salario de la mutualidad durante tres años sin ir a trabajar.

Activa es una de las 19 mutuas colaboradoras de la Seguridad Social, antes llamadas mutuas de accidentes de trabajo, entidades sin ánimo de lucro que gestionan millones de euros de dinero público de las aportaciones de trabajadores y empresarios. En los últimos años, la gestión de muchas de estas entidades ha sido cuestionada por diversas irregularidades. El Ministerio de Trabajo tuvo que intervenir dos de ellos, Mutua Canaria y Mutua Universal, y otros están o han estado involucrados en procesos judiciales por fraude a la seguridad social.

Las irregularidades de Activa Mutua se conocieron en junio de 2017, cuando Alicantur desveló denuncias por supuestas prácticas ilícitas, como la captación de nuevos clientes -actividad comercial que la ley prohíbe para las mutuas-, contratos de dedo y favores a determinadas empresas e individuos. La Seguridad Social puso a sus inspectores a investigar y dos años después, en junio de 2019, el Consejo de Ministros propuso una multa de casi un millón de euros al organismo. Entre otras cosas, los investigadores encontraron que la indemnización mutua se infló y actuó con fines de lucro. Paralelamente al proceso administrativo, la fiscalía anticorrupción lleva más de un año investigando los hechos. Este verano, presentó una demanda contra seis personas.

Un tribunal de Reus ha comenzado a arreglar las declaraciones de siete testigos para diciembre, y se espera que muchos de los sospechosos testifiquen en enero. Los hechos investigados se limitan a los años 2016, 2017 y 2018, a pesar de que los reportes de los ex trabajadores aportaron documentación de prácticas irregulares anteriores a esa fecha. Entre los sospechosos se encuentran Miquel Àngel Puig, consejero delegado de Activa Mutua entre 2011 y 2018 -fue despedido unos meses después de conocerse la investigación de la Fiscalía- y José Ángel Zabalza, entonces subdirector y que sigue apareciendo en la organigrama de la Fiscalía Mutua.

Luego de la multa por gasto irregular, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social decidió proteger a la institución y su equipo directivo. Tras la marcha de Puig, la mutualidad afirmó que el nuevo técnico era Zabalza, pero Trabajo no ratificó el nombramiento. Poco tiempo después, autorizó la llegada de Miguel Ángel Díaz Peña, inspector de trabajo jubilado y mano derecha del entonces secretario de Estado de Seguridad Social de Rodríguez Zapatero, Octavio Granado.

″ De los seis cargos ejecutivos sujetos a la sanción (2015-2017), solo uno ocupa actualmente un cargo directivo ”, dijo Activa Mutua, que el miércoles dijo que no sabía cuántos gerentes se imputan”. A excepción de este cargo directivo, el resto de ex directivos que no han sido despedidos, continúan desempeñando actividades profesionales básicas, en puestos de consultoría y apoyo a delegaciones, sin funciones ejecutivas ni personal que les retribuya ”, añadió. en respuesta escrita se negó a comentar sobre la acusación, y con Piñol, quien dijo no saber que estaba siendo procesado en este caso.

Según fuentes de la mutualidad que piden el anonimato, Díaz Peña ha «saneado» los supuestos cargos corruptos y reorganizado el organigrama del organismo, que cuenta con casi 800 empleados y atiende a 65.000 empresas. Tras la salida de Díaz Peña hace unos meses, por baja laboral, varios responsables de los hechos denunciados han vuelto a ocupar puestos directivos. «Y no lo están averiguando en la seguridad social», agrega. La Dirección General de Organización de la Seguridad Social recibió una carta en la que denunciaba que varios directores territoriales que había despedido Díaz Peña vuelven a ocupar cargos de responsabilidad. Uno de ellos era el jefe del alcalde que lo habría cobrado sin trabajar.

En el último año “se ha reforzado el seguimiento de la mutualidad y se ha informado a los controles, intervenciones ya la policía sobre posibles irregularidades”, dijo una portavoz del Ministerio de Trabajo y Previsión Social.