La Audiencia Nacional imputa a Mauricio Casals, presidente de «La Razón» por el «caso Villarejo»



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Mauricio Casals, en la Audiencia Nacional, en abril de 2017.
Mauricio Casals, en la Audiencia Nacional, en abril de 2017.ÁLVARO GARCÍA

La Audiencia Nacional acusó a Mauricio Casals, presidente del diario La razón y miembro del consejo de administración de Atresmedia, grupo del que forman parte La Sexta y Antena 3, en una de las líneas de investigación abiertas en Caso Villarejo. La Sala Penal ha ordenado la reapertura de la pieza 18 del macrosummario, denominado Proyecto Brod, que investiga el presunto espionaje de los hermanos Javier e Ignacio Pérez Dolset, que previamente había archivado el juez de instrucción Manuel García-Castellón. Los magistrados de la parte superior del cuerpo, según consta en un automóvil, quieren una declaración de Casals para aclarar si fue él quien hizo esta orden al comisario retirado José Manuel Villarejo, epicentro de la trama y en prisión provisional desde noviembre de 2017.

A continuación, los miembros de la Sección Tercera de la Sala Penal estiman el recurso de apelación interpuesto por Javier Pérez Dolset contra el expediente, según consta en auto emitido el 18 de diciembre. Consideran que, en la fase en que avanzan las investigaciones, “es oportuno revocar las resoluciones [de García-Castellón] y anule el despido, para que continúen las investigaciones con la declaración del señor Casals ”. Siendo la única persona para la que, por el momento, existen indicios de su posible participación en los hechos investigados ”.

Las pistas que rodean al asesor de Atresmedia provienen de un informe de la Unidad de Interior de la Policía, elaborado en octubre de 2019. Los agentes señalaron que, a partir de los documentos incautados por la trama, una determinada «K» había hecho la comisión en Villarejo. Este personaje, que no puede ser identificado, quiso pasar a la ofensiva tras «haber sufrido una serie de supuestos atentados de carácter económico, social, mediático y legal por parte de los hermanos Pérez Dolset», principales accionistas de Grupo Zed y con un participación significativa también en Grupo Planeta.

Entre la documentación destapada hay un estudio económico del proyecto ”, subrayaron los investigadores, que precisaron que se trató de una primera fase entre 60 y 90 días, con un coste estimado de 275.000 euros y que su objetivo era la de maniobrar contra Pérez Dolset a favor de esta K. Según el recurso de apelación de los hermanos contra el archivo, Villarejo aseguró en su comunicado que Casals estaba detrás de ese nombre clave. El técnico tiene un gran peso en el Grupo Planeta, donde habrían surgido los enfrentamientos entre ambos bandos.

Comercialización de datos

En esta pieza 18 se investigan los delitos de corrupción y el descubrimiento y divulgación de secretos. La documentación hallada por los agentes en Brod, según la Audiencia, «muestra» que Villarejo comerciaba con datos confidenciales de «personas que no fueron investigadas oficialmente», a las que accedió por su condición de funcionario del Cuerpo Nacional de Policía. Entre sus víctimas estaban los Pérez Dolsets.

Los jueces de la Sala Penal admiten que el juez de instrucción, al momento de sobreseer esta parte del caso, reconoció que no existen «pruebas suficientes para atribuir la responsabilidad por el delito de corrupción a las personas señaladas» por Pérez Dolset. Pero a su vez, para respaldar la reapertura, precisan que en una segunda orden de García-Castellón se concluye que “hay elementos para atribuir a Mauricio Casals la paternidad de la comisión a. Villarejo «. “Una vez que se tiene constancia de que hubo una comisión por parte de dicha persona a un funcionario público de servicios específicos de su función, para fines privados, no hay razón para no continuar con la investigación”, dijo el tribunal en el su resolución de este 18 de diciembre.

“Como hemos dicho, el hecho de que no mediaron en los pagos no excluiría el delito de corrupción que podría haberse cometido a través de esta comisión. Tampoco el descubrimiento y revelación de secretos, que pudieran derivarse del acceso a datos confidenciales o de su difusión, durante la prestación, por incipiente que sea, de tales servicios ”, concluye la Sección Tercera.

Casals ya había sido investigado en 2017 por la Audiencia Nacional en el contexto de Caso Lezo, una de las causas de corrupción en torno al PP de la Comunidad de Madrid y por la que fue procesado el expresidente regional Ignacio González. El órgano judicial lo despidió definitivamente unos meses después, creyendo que había «fallado» en presionar a Cristina Cifuentes, quien luego asumió la jefatura del gobierno regional, para que no denunciara a Edmundo Rodríguez Sobrino, director gerente de la editorial de La razón y exdirector de Canal de Isabel II, por malversación en la compra de una empresa en Brasil por parte de esta empresa pública en Madrid.