La Audiencia Provincial de Madrid confirma que Calvente no agredió sexualmente al abogado de Podemos



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

La Audiencia Provincial de Madrid confirmó que la anterior carta de Podemos, José Manuel Calvente, no acosó sexualmente al abogado de formación púrpura, Marta Flor Núñez.

En un coche, al que tuvo acceso Libertad digital, el juzgado provincial ratifica el expediente de la denuncia interpuesta por Flor contra Calvente por presunto acoso, hostigamiento, coacción y lesiones sexuales y laborales. El caso fue presentado en primera instancia en julio pasado por el titular del tribunal de instrucción núm. 32 de Madrid, Rosa María Freire.

Según la ordenanza, «con base en el relato de los hechos que se hace en la denuncia, la cual fue ratificada ante el juez de instrucción donde, según se recogió, guardó sustancialmente el contenido de la misma, la declaración del imputado, la contenido completo de las conversaciones entre ambos a través de WhatsApp y correos electrónicos y demás documentos del caso, se debe compartir el sobreseimiento provisional acordado por el tribunal remitente, no haber probado indirectamente la comisión de ninguno de los delitos imputados«.

En un comunicado, José Manuel Calvente señala que tanto el tribunal de instrucción como la Audiencia Provincial de Madrid «han llegado a la conclusión de que la comisión de los delitos que me acusaba mi ex socio del equipo jurídico de Podemos en su denuncia, basándose únicamente en nuestra declaraciones, el informe de la denuncia, mi resumen de las alegaciones y los mensajes completos que he proporcionado a la Corte, y así consideraron innecesaria la práctica de declaraciones de testigos que el denunciante había solicitado«.

“Es decir”, agrega Calvente, “que solo escuchando al denunciante, escuchando al imputado y considerando los mensajes intercambiados, llegaron a la conclusión de que no existía evidencia de un acto de acoso como pretendía el denunciante, proporcionando mensajes fuera de contexto y dándoles un sentido que no era el real, porque lo cierto es que, según ha dicho la Audiencia Provincial, Mi excolega contribuyó con mensajes sesgados y fuera de contexto para intentar probar el falso acoso para justificar su denuncia.«.

Podemos, los «responsables»

En su comunicado, Calvente recuerda que hace un año que Podemos «tomó la decisión de prescindir de mis servicios profesionales, planeando maliciosamente un despido disciplinario basado en acoso sexual inexistente y trabajar con mi ex colega Marta Flor, una acusación totalmente falsa. No obstante, el pasado mes de octubre Podemos reconoció ante el Juzgado de lo Social que mi despido era inadmisible, siendo consciente, tras el rechazo de la denuncia aceptada por el 32º Juzgado de Instrucción de Madrid, de la falsedad de las acusaciones de Marta Fiore ”.

«Pese a la campaña de desprestigio de Podemos en diciembre de 2019 ”, continúa,“ defendí mi inocencia desde el primer día y, como abogado que cree en el estado de derecho, siempre he tenido fe en la justicia y en los grandes profesionales que la imparten ”.

“La denuncia formó parte del grave proceso de acoso y represalias personal y laboral que sufrí durante 2019 por interrogar, investigar y denunciar presuntos hechos delictivos cometidos por algunos miembros de la dirección de Podemos y que actualmente se encuentran bajo investigación penal”, dice la antigua letra de la formación púrpura.

Pablo Iglesias «mintió» para «lincharme»

Calvente también apunta que los hechos falsos que son objeto de la denuncia «fueron utilizados por Podemos y algunos de sus directivos, como Pablo Iglesias, para intimidarme, desacreditarme, difamarme, lincharme personal y profesionalmente ante la opinión pública y depurarme dentro del partido simplemente por decir «no» a determinadas presuntas acciones ilícitas «.

«Pablo Iglesias mintió cobardemente a todos los medios el 6 de diciembre de 2019 cuando presentó mi despido como un caso de acoso sexual, sabiendo que no había ni una sola prueba de que hubiera cometido un acto de acoso contra mi expareja. Pablo Iglesias aceptó con malicia la falsa historia que le habían preparado sus compañeros y empezó a calumniarme públicamente. Esta es la credibilidad que ofrece el secretario general de Podemos y vicepresidente del gobierno español. Ninguna. No esto ni nada. «

«Para el final, Podemos también quiso utilizar esta denuncia para deslegitimar mi declaración como testigo ante el Juzgado Central de Educación 6 de la Audiencia Nacional, caso Dina, y ante el Juzgado de Educación de Madrid 42, caso Neurona ”, concluye.

.