La búsqueda diabólica de una cura para el covid



El periódico digital de Alicantur Noticias

Dos médicos se comunican a través del cristal de la UCI en un hospital con pacientes covid en Berlín.
Dos médicos se comunican a través del cristal de la UCI en un hospital con pacientes covid en Berlín.FABRIZIO BENSCH / Reuters

La triste realidad de esta pandemia es que, más de un año después, no existe cura para el covid. El sorprendente desarrollo de vacunas eficaces en un tiempo récord ha hecho que la falta de atención en los hospitales, donde hay miles de personas ya infectadas que no pueden vacunarse, sea aún más desesperada. Pero los expertos creen que esta situación cambiará en los próximos meses, ya que es posible que varios medicamentos en las últimas etapas de ensayos en humanos lleguen a tiempo para salvar vidas a medida que se acelera la campaña de vacunación masiva.

Esta semana, se publicaron nuevos datos sobre uno de los medicamentos más prometedores, tanto por su efectividad como por la forma en que se usa. Es un antiviral oral. Por primera vez no sería necesario administrarlo en el hospital con una inyección intravenosa. También tiene una ventaja que haría llorar de alegría a cualquier médico: podría utilizarse como fármaco profiláctico. Esto significa que podría prevenir la infección y transmisión del coronavirus, por ejemplo, en personas que han tenido contacto con una persona enferma. En el mejor de los casos, este tipo de medicamentos podría detener las cadenas de infecciones que ahora pasan completamente desapercibidas para el radar de salud.

Este nuevo fármaco, EIDD-2801, nombre comercial Molnupiravir, fue desarrollado por investigadores de la Universidad de Emory (EE. UU.) Como un antiviral de amplio espectro. Su propósito era combatir todas las cepas de gripe, aunque en posteriores pruebas de laboratorio demostró su eficacia contra otros virus de ARN, incluidos los coronavirus.

«Estos son los resultados de inhibición de virus más potentes que se han observado en modelos animales».

Víctor García-Martínez, Universidad Emory

Se ha demostrado que este fármaco reduce la carga viral en 25.000 veces cuando se aplica 24 horas después de la infección en un experimento con ratones injertados con tejido pulmonar humano. Si los roedores han tomado el fármaco antes de entrar en contacto con el virus y luego se produce la infección, la carga viral se reduce unas 100.000 veces. Los resultados se publican esta semana en la revista Naturaleza y complementar los de otro estudio preliminar que aporta otros datos reveladores. El EIDD-2801 protegió del contagio a los hurones que vivían con otros animales infectados.

«Estos son los resultados de inhibición de virus más potentes que se han visto en modelos animales», dice Víctor García-Martínez, inmunólogo de la Universidad de Carolina del Norte y coautor del estudio en esta revista. «Si estos hallazgos se replican en humanos, esperamos que hagan una gran diferencia tanto en la prevención del contagio como en el tratamiento temprano del covid», señala.

Este medicamento se encuentra en la fase 2-3 de ensayos en humanos donde se probará su eficacia. En teoría, es el último antes de que se pueda aprobar el uso del medicamento.

España es uno de los países donde se ensayará esta molécula. “La ventaja de este fármaco es que se puede administrar por vía oral en combinación con otros dos tratamientos, remdesivir y dexametasona”, explica Roger Paredes, médico del hospital alemán Trias i Pujol de Badalona, ​​que participa en ensayos con este antiviral desarrollado para su comercialización por las empresas farmacéuticas MSD y Ridgeback.

Este fármaco actúa introduciendo errores en el proceso de copia del ARN del virus hasta que lo cancela, fenómeno conocido como «catástrofe de errores». El fármaco se está probando tanto en pacientes hospitalizados como en personas infectadas sin enfermedades graves.

«Por supuesto, puede tener un gran potencial por la facilidad de administración en pacientes no ingresados», dice Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología. «Si realmente previene el COVID, facilitaría la profilaxis en caso de brotes en interiores, como residencias», añade.

En cualquier caso, es demasiado pronto para saber si el fármaco funcionará, advierte Elena Muñez, de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del hospital madrileño Puerta de Hierro. “A este fármaco le ocurre algo similar a la plitidepsina, lo que se ha publicado hasta la fecha es muy preliminar”, advierte. El médico se refiere a otro prometedor antiviral producido por la farmacéutica española y que ha demostrado una eficacia unas 100 veces superior al remdesivir, el único antiviral aprobado contra el SARS-CoV-2. Nuevamente, no hay datos concluyentes sobre su eficacia en humanos.

Hay noticias más positivas del frente más duro en la lucha contra el covid: el de los enfermos graves ya hospitalizados. Es en esta parte de la enfermedad donde algunos pacientes experimentan una reacción descontrolada del sistema inmunológico conocida como tormenta de citocinas, el nombre de las proteínas inflamatorias que, en lugar de hacer bien su trabajo, exacerban la inflamación en el cuerpo y pueden terminar provocando la muerte.

Existen otros tratamientos experimentales muy avanzados y prometedores para la fase aguda de la enfermedad

Esta semana se anunció que un fármaco para la artritis que reduce la inflamación, tocilizumab, puede reducir hasta un 50% de las muertes en pacientes de la UCI cuando se administra junto con dexametasona. Este segundo fármaco es un corticosteroide que hasta ahora era el único que se demostró que salvó la vida de los pacientes con covid.

Existen otros tratamientos experimentales muy avanzados y prometedores en esta etapa de la enfermedad. Todos dependen de una forma u otra de los anticuerpos, las proteínas que el sistema inmunológico produce de forma natural y que son capaces de unirse al virus, impidiendo que entre en las células y se reproduzca.

«Nuevos tratamientos estarán disponibles en el mismo año»

Alberto Borobia, jefe de ensayos clínicos en La Paz

El plasma de personas que han superado la enfermedad, que contiene estas moléculas, es uno de los posibles tratamientos en la cola. Existen variantes más refinadas, como los anticuerpos monoclonales, que son básicamente una dosis de un solo tipo de anticuerpo seleccionado por los pacientes y reproducido en el laboratorio por su alto poder neutralizador de virus. En esta misma línea se encuentran las inmunoglobulinas hiperinmunes, que en este caso son policlonales, es decir, atacan a diferentes partes del coronavirus al mismo tiempo. Todos estos tratamientos se están probando en España en ensayos clínicos y los resultados de los estudios se esperan en los próximos meses.

“El mismo año estarán disponibles nuevos tratamientos”, explica Alberto Borobia, responsable de ensayos clínicos del hospital La Paz de Madrid. El médico no cree que se hayan realizado menos investigaciones sobre tratamientos que sobre vacunas, pero esa suerte ha sido peor. «Desde el principio, lo que se intentó fue reposicionar medicamentos que estaban aprobados para otros usos para el covid», dice. “Usamos lo que teníamos, cloroquina, azitromicina, muchas otras cosas y la verdad es que casi todas han fallado hasta ahora”, agrega.

Ahora hay una segunda ronda de tratamientos en camino, como los anticuerpos monoclonales. En Estados Unidos, algunas de estas preparaciones ya han sido aprobadas con urgencia, demostrando ser efectivas especialmente en las primeras etapas de la enfermedad, aunque son muy caras. La Paz también está probando otro compuesto, la colchicina, que se ha demostrado que reduce las hospitalizaciones por covid cuando se administra temprano. Se está probando un tercer fármaco: la melatonina, un compuesto que induce el sueño y podría evitar que el virus se replique.

El mejor escenario sería tener tratamientos que hagan lo que las vacunas podrían no hacer, agrega Paredes. “Antes de que termine esta pandemia, necesitaremos nuevos tratamientos, especialmente para detener la propagación del virus y cortar las cadenas de transmisión y reducir la mortalidad de los pacientes ya infectados, que en algunos casos sigue siendo alta”, explica.

Puedes seguir SUJETO en Facebook, Gorjeo, Instagram o suscríbete aquí al nuestro Boletin informativo.