La Casa Blanca se niega a rectificar y afirma que Putin es un «asesino»



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Corresponsal de Washington

Actualizado:

Joe Biden no se arrepiente de haber llamado «asesino» a su homólogo ruso, incluso si provocó uno crisis diplomáticas más graves entre Moscú y Washington en los últimos años. Su portavoz, Jen Psaki, dijo ayer, quien también dio a entender que el estadounidense sabe de lo que está hablando «porque los dos se conocen desde hace mucho tiempo». Posteriormente, en una breve comparecencia en la Casa Blanca, la prensa le preguntó a Biden sobre las acusaciones, pero este no respondió.

No se trata sólo de que el estadounidense tachara de «asesino» a su homólogo ruso en una respuesta a una pregunta en una entrevista televisiva. Además, la inteligencia estadounidense acusó directamente a Putin de organizar una campaña de interferencia para que Biden pierda las elecciones de noviembre. El Kremlin reaccionó ayer por boca de su portavoz, Dimitri Peskov, afirmando que «quien más debe callar está hablando».

Moscú ya había llamado a su embajador en Washington para consultas después de que Biden prometiera represalias por tal interferencia, revelada por un informe de inteligencia hecho público esta semana. Tanto el Capitolio como un fiscal especial, Robert Mueller, ya han acusado a Rusia de organizar una vasta campaña de interferencia digital en las elecciones de 2016.

En la entrevista televisada del martes en Alicantur Noticias News, Biden fue interrogado sobre la interferencia y dijo que Moscú «pagará las consecuencias». Más tarde, se le preguntó a Biden si cree que Putin es un «asesino» después de la persecución y envenenamiento de los líderes de la oposición, incluido Alexéi Navalni. Biden dijo que sí, sin repetir la palabra.

El informe que acusa a Rusia de una nueva interferencia, preparado para el Consejo Nacional de Inteligencia, que reúne a siete agencias y ministerios, se titula «Amenazas extranjeras en las elecciones federales estadounidenses de 2020». Dice que los esfuerzos de Rusia fueron muy sofisticados, centrándose en la influencia. «gente cercana al ex presidente Trump. No hay mención expresa de estas personas, pero la prensa estadounidense ha publicado abundante información sobre las reuniones con presuntos agentes rusos del que fuera abogado personal de Trump, el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani. La conclusión de la inteligencia estadounidense es que el Kremlin quería beneficiar a Trump, como lo hizo en 2016, y dañar a Biden. «Creemos que el presidente Putin lo ordenó», dice el documento.

Míralos
Comentarios

.