La citación de ingresos reales debe ser un objetivo, no una imposición



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Actualizado:

Creo que no debería haberme entendido bien cuando algunos dicen que ATA se opone a los autónomos para mejorar sus cotizaciones a la seguridad social y así aumentar su protección personal en el presente y también en el futuro. ATA lleva años pidiendo acciones al respecto, pero, como en casi todo en la vida, a veces lo importante no es qué, sino cómo y cuándo. Y sobre el «cómo» y el «cuándo» todavía quedan muchos puntos oscuros en la propuesta que se nos ha presentado sobre un nuevo sistema de cotización para los autónomos.

Lo primero que debo decir es esto la contribución de la renta real debe ser una meta, nunca una imposición. Y lo segundo a tener en cuenta es que se trata de un tema complejo, por lo que no se deben decir las cosas a la ligera. Especialmente si no queremos arrepentirnos más tarde.

Para afrontar esta reforma global de la RETA, debemos partir de la realidad del colectivo, algo que muchos parecen no querer entender. En España hay 3,25 millones de autónomos de los que Hacienda solo conoce la rentabilidad neta de 1,5 millones. Como primera premisa, parece muy difícil aplicar una cuota a los 1,6 millones de autónomos restantes (54%) de los que Hacienda desconoce cuál es su rentabilidad neta. Me refiero a los autónomos que pagan impuestos dentro del hogar, a los que están en módulos, a la empresa … Además de los 195.000 trabajadores que se encuentran en múltiples actividades, es decir, figuran en la RETA y en el Régimen General como asalariados . Es más, los 200.000 nuevos autónomos que se inscriben cada año y cuyos ingresos netos solo se conocen después de un determinado período de tiempo.

Esta reforma podría acabar creando un sistema totalmente injusto Porque habría agravios entre la parte que los que pagan impuestos por estimación directa y el resto encuentran en otros sistemas -cuyos ingresos reales se desconocen- lo que a su vez puede provocar una fuga de muchos autónomos hacia fórmulas de empresa o hacia el régimen de módulos.

La reforma provocaría quejas entre la tasa que pagan los que pagan por tasación directa y el resto que se encuentran en otros sistemas

Por tanto, decir que se debe implementar una reforma integral de la RETA es falso, será un cambio que afectará solo a 1,5 millones de autónomos (46%) dejando al resto fuera del nuevo sistema. También me duele que muchos insistan en información incorrecta. No es cierto que el 85% de los autónomos coticen con la base mínima. Por favor, no digamos más tal cosa. Según datos de la Seguridad Social hay 1.698.000 autónomos de forma mínima, y ​​representan el 52% del total, no el 85% como se ha dicho. En cambio, hay un millón de autónomos cuya base de cotización supera los 1.500 euros mensuales. Y, por cierto, también es curioso que el objetivo de ser más justo con esta reforma se marque cuando hoy la seguridad social impide que los autónomos mayores de 48 años aumenten sus cuotas y las ajusten a sus ingresos reales. Parece incongruente.

Y creo que también es necesario hablar de otro error que se comete cuando se desconoce la singularidad del colectivo de autónomos. Los 2.000 euros mensuales que puede declarar un autónomo y los 2.000 euros que declara un empleado en nómina no son lo mismo. En el primer caso, no están bien definidos. El autónomo no se lleva estos ingresos completos a casa. Desafortunadamente, no podemos deducir muchos gastos de nuestro negocio del impuesto sobre la renta de las personas físicas, por lo que el monto neto real que ingresa a nuestros bolsillos es mucho menor. Incluso declaramos ingresos que no hemos recibido por insolvencia o afrontamos deudas como préstamos ICO.

Otro problema que muchos parecen no entender es el problema del «cuándo». No somos el mejor momento para aumentar una cuota. La mayoría de las empresas atraviesan una de las peores crisis económicas de la historia. La verdadera normalidad para los autónomos lamentablemente no llegará hasta 2025 o 2026 porque la crisis que provocó la pandemia dejará cerrados muchos negocios que costará la recuperación. Ahora proponer un aumento de precio para cientos de miles de autónomos es una nueva cuerda que los asfixiará mucho más.

Todo ello cuando existen otras fórmulas para que los autónomos aporten más y mejoren sus prestaciones. Una de ellas es permitirles pagar las cotizaciones a la Seguridad Social en cualquier época del año para que su base aumente sin afectar la mensualidad, como es el caso de los planes de pensiones. También es posible que los autónomos cambien su base de cotización seis veces al año, en lugar de las cuatro actuales, lo que les permitiría adaptar su salario a los ingresos que tienen en cada momento. O que la aportación de los accionistas se considere un gasto de la empresa y puedan deducirlo como ocurre con el resto de sus empleados. Todas estas medidas aumentarían las cuotas de los autónomos sin limitar su libertad de aportar lo que realmente pueden y no lo que Hacienda cree que están ganando.

Lo temo lo que se entiende por esta reforma es un simple aumento de precios. No lo podemos aprobar, no podrán contar con el visto bueno de la federación mayoritaria de autónomos para agravar la lamentable situación en la que se encuentran los autónomos.

Lorenzo Amor es presidente de la ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos)

Lorenzo amorLorenzo amor

Míralos
Comentarios

.