La defensa cede un cuartel abandonado para paliar la crisis migratoria en Canarias



El periódico digital de Alicantur Noticias

Desembarco de un grupo de migrantes rescatados el 14 de septiembre, en el puerto de Arguineguín (Gran Canaria).
Desembarco de un grupo de migrantes rescatados el 14 de septiembre, en el puerto de Arguineguín (Gran Canaria).DESIREE MARTIN / AFP

El Ministerio de Defensa venderá el cuartel de Las Canteras en La Laguna (Tenerife) para la recepción de inmigrantes, según han confirmado fuentes gubernamentales. La gestión de la estructura quedaría en manos de la secretaria de Estado de Migraciones, que desde hace meses intenta abrir espacios en el archipiélago ante el rebote de las embarcaciones que ha superado la limitada capacidad de alojamiento de las islas. Migraciones ya había pedido ayuda a la Defensa, pero no había recibido una respuesta positiva hasta ahora.

El departamento que encabeza Margarita Robles no es partidario de involucrarse en el tema migratorio más allá de situaciones de emergencia o puntuales y se ha desvinculado del uso que ahora tendrán las instalaciones. “No los usamos y los regalamos para usos civiles. No estamos entrando, ni es nuestro rol, decidir cuál será el uso «, dijo un vocero. En cuanto al mandato, se limitó a decir que se extenderá» el tiempo que sea necesario «.

La decisión de la Defensa de vender el cuartel, mientras se lava las manos de su uso futuro, llega horas después de que el pleno del Senado aprobara una propuesta que instaba al Gobierno, entre otras medidas, a «habilitar espacios que reúnan las condiciones adecuadas para la recepción de migrantes en las infraestructuras propiedad del Ministerio de Defensa. La iniciativa vino de la coalición de Canarias, pero fue consensuada con PSOE, PP, Ciudadanos y PNV.

El cuartel de Las Canteras ya no está en uso y su adecuación a un centro de recepción probablemente requerirá importantes inversiones. El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez (PSOE), dijo el 17 de septiembre que el cuartel no reunía las «condiciones mínimas» para tal uso y pidió que los inmigrantes se distribuyan por todo el archipiélago y no se concentren en sus común. El jefe de la Comandancia de Canarias, Carlos Palacios, había anticipado que, anticipándose al aumento de la llegada de embarcaciones, la Defensa estaba trabajando «en una serie de estructuras, como el cuartel de Las Canteras en La Laguna y el cuartel del Matorral en Fuerteventura, para trasladarlos al Ministerio de Migraciones ”.

La crisis de acogida en las islas se ha agravado con cada nueva llegada y Migraciones se ha topado con multitud de obstáculos para incrementar las plazas disponibles: desde la oposición de las autoridades locales a la acogida de migrantes hasta trabas burocráticas para el uso de terrenos y edificios. . Pese a la experiencia tras la crisis de las canoas de 2006, cuando llegaron más de 30.000 personas en un solo año, no hay suficientes instalaciones en el archipiélago para afrontar un repunte como el actual, que ha provocado la llegada de más de 6.000 personas. en los últimos nueve meses (seis veces más que en el mismo período de 2019).

Tras reactivar la ruta migratoria a Canarias en el último trimestre del año pasado, Migraciones tuvo que improvisar todo tipo de instalaciones junto con Cruz Roja, desde polideportivos hasta hoteles, intentando hasta ahora sin mucho éxito tener más estables y adecuado. Las demandas de la pandemia han complicado aún más la situación y se ha vuelto común que decenas e incluso cientos de migrantes pasen la noche al aire libre durante días justo en el muelle donde desembarcaron. Actualmente existen casi 3.000 plazas de recepción, gracias a la gran capacidad de los hoteles, frente a las 900 de enero y algo más de 70 en octubre de 2019, tras destacar la reanudación de llegadas.

Las islas son también un embudo porque Interior, convencida de que los traslados a la Península, donde hay lugares de acogida, implican un efecto de llamada, permitiendo solo a los migrantes ser atendidos con un pase que difícilmente se otorgaba a migrantes con perfiles más vulnerables. . Desde el año pasado, solo unas 1.000 personas, en su mayoría mujeres y niños, han logrado salir de las islas con esta autorización, según dos fuentes familiarizadas con estas derivaciones. Tampoco ha habido deportaciones desde el inicio de la pandemia, aunque Interior ya ha reabierto los CIE para reanudarlas.