La defensa quiere quitar el uniforme a los soldados retirados que lo deshonran



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

El rey Felipe VI examina a un grupo de soldados retirados en julio de 2019.
El rey Felipe VI examina a un grupo de soldados retirados en julio de 2019.Lavandeira jr

El general Francisco Beca, quien escribió en un chat que «hay que fusilar 26 millones [de españoles]niños incluidos ”, puede seguir vistiendo el uniforme de la Fuerza Aérea y pertenecer a la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, que incluye solo a aquellos militares que demuestren“ conducta impecable ”. La Ley de carrera militar permite al personal militar retirado unirse a la unidad de su elección y participar en «eventos militares y sociales solemnes» en uniforme. Por su parte, el reglamento de la Orden de San Hermenegildo, según la reforma aprobada el pasado mes de agosto, permite la expulsión de los militares retirados solo cuando sean condenados con sentencia firme.

Si surge esa situación, aún queda un largo camino por recorrer; Pues bien, la Fiscalía, ante la cual la defensa denunció el parloteo de los militares retirados, aún no ha decidido si presentar una denuncia. Sin embargo, el departamento que encabeza Margarita Robles está estudiando una fórmula para despojar de uniformes a los soldados retirados que la deshonran con su comportamiento. No es fácil, ya que no existe un procedimiento y requeriría un estudio de caso por caso.

En 2014, Interior aprobó una ordenanza sobre el uso del uniforme de la Guardia Civil, estableciendo que el personal jubilado solo podrá utilizarlo «previa solicitud y autorización oportuna, con motivo de actos institucionales y sociales solemnes». Y prohibió su uso para «cargos electos en órganos públicos de representación». La orden fue anulada por defecto de forma, pero los tribunales no entraron en su contenido.

La ordenanza de Defensa que regula la uniformidad de las Fuerzas Armadas, de 2016, no impone limitaciones; Así, por ejemplo, los diputados de Vox o del PP que sean soldados retirados podrían legalmente dar discursos políticos en uniforme, violando la neutralidad política de los ejércitos.

Según una respuesta del gobierno al diputado de EH Bildu, Jon Iñarritu, en los últimos 10 años se han iniciado ocho procesos disciplinarios por violaciones a la neutralidad política; de los cuales uno concluyó con la resolución del compromiso (expulsión del Ejército), tres con sanción, uno presentado sin responsabilidad y tres en trámite. El único expulsado es el cabo Marco Antonio Santos, quien firmó un manifiesto antifranquista; mientras que los sancionados son los soldados de la reserva que firmaron el manifiesto apologético del dictador.